19 de julio 2012    /   CINE/TV
por
 

The Newsroom, la obra del traidor Sorkin

19 de julio 2012    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

En tiempos difíciles, los políticos en el poder apelan al patriotismo: «Sean patriotas, ¡arrimen el hombro!». La petición incluye, en ocasiones, una coletilla: «En vez de atacarnos, tendrían que estar con nosotros». Aaron Sorkin (creador de El ala oeste de la Casa Blanca), deja claro su concepto de patriotismo en The Newsroom: si eres periodista, da las noticias con integridad; no temas a los partidos, ni a las multinacionales ni a los medidores de audiencia.

PERIODISTAS DE FICCIÓN: CANALLAS Y QUIJOTES

«Los periodistas son canallas que mandarían ahorcar a su madre para vender más ejemplares», dice Ben Hecht, periodista y guionista de Primera Plana.

Sorkin prefiere considerar a Will McAvoy (Jeff Daniels) como un Quijote que ha perdido el rumbo en los últimos años.

«La serie no refleja la verdadera realidad del periodismo» dicen los detractores de The Newsroom. Sorkin se defiende: «Me gusta escribir sobre héroes que no llevan capas ni disfraces».

JEFF DANIELS, DE EXPLORADOR A PERIODISTA

Uno se pregunta si la elección de Jeff Daniels como protagonista de The Newsroom obedece a que el actor interpretó al explorador de La rosa púrpura del Cairo. De hecho, el comienzo de The Newsroom recuerda la secuencia en la que el explorador de La rosa púrpura sale de la pantalla y se encarna.

El explorador y McAvoy comienzan como figuras planas; sólo tienen fachada. Realmente no son héroes, sólo imágenes. «Usted es popular porque no molesta a nadie» dice un profesor universitario a McAvoy, cosa que éste no desmiente. McAvoy es uno de los invitados a unas jornadas universitarias, y responde con desgana a las preguntas de profesores y alumnos; atrás quedó su ansia por contar la verdad.

En La rosa púrpura una espectadora pasiva provoca el cambio del héroe. En The Newsroom es una mujer activa, una musa que inspira el deseo de la verdad (y que más adelante tendrá un peso importante en la trama).

Tanto el explorador como el periodista toman conciencia de que pueden hacer algo más que tratar de ser complacientes. Pueden implicarse en los problemas… y lo hacen.

El explorador escapa con la dama en apuros, y el periodista se destapa cuando el profesor universitario pregunta: «¿Puede decir por qué América es el mejor país del mundo?»

McAvoy no acepta que Estados Unidos sea considerado el mejor país del mundo, a pesar de la propaganda oficial y patriotera:

McAvoy recuerda los logros del país, en otros tiempos, en Ciencia, Tecnología y Artes, y apunta por qué fueron posibles:

Cultivar la inteligencia, no menospreciarla; amar a la razón, no a los partidos (aunque estos te llamen traidor); la información… La columna vertebral de The Newsroom.

La explosión de rabia contenida de McAvoy marca el comienzo del (re)nacimiento de un héroe «sin capa ni disfraz» que le lleva a bucear en la verdad sobre el derramamiento de petróleo de BP en el Golfo de México, una noticia real.

SORKIN & HBO VS. BP

El verdadero mérito está detrás de las cámaras, Sorkin y HBO critican la mala gestión del desastre por parte de las Autoridades y de BP que, recordemos, podría ser un poderoso patrocinador o enemigo.

The Newsroom es una serie necesaria. Sorkin pretende inspirar a una generación de periodistas que aún no ha sido moldeada por el desencanto, el dinero fácil y los políticos. También anima a los creadores de ficción a no ser políticamente correctos, a no ser complacientes con las novelas o los guiones.

La musa de The Newsroom lo dice así: «La gente querrá saber las noticias si se las das con integridad. Aunque esa gente sea un cinco por ciento. Un cinco por ciento más de lo que sea es lo que marca la diferencia».

En tiempos difíciles, los políticos en el poder apelan al patriotismo: «Sean patriotas, ¡arrimen el hombro!». La petición incluye, en ocasiones, una coletilla: «En vez de atacarnos, tendrían que estar con nosotros». Aaron Sorkin (creador de El ala oeste de la Casa Blanca), deja claro su concepto de patriotismo en The Newsroom: si eres periodista, da las noticias con integridad; no temas a los partidos, ni a las multinacionales ni a los medidores de audiencia.

PERIODISTAS DE FICCIÓN: CANALLAS Y QUIJOTES

«Los periodistas son canallas que mandarían ahorcar a su madre para vender más ejemplares», dice Ben Hecht, periodista y guionista de Primera Plana.

Sorkin prefiere considerar a Will McAvoy (Jeff Daniels) como un Quijote que ha perdido el rumbo en los últimos años.

«La serie no refleja la verdadera realidad del periodismo» dicen los detractores de The Newsroom. Sorkin se defiende: «Me gusta escribir sobre héroes que no llevan capas ni disfraces».

JEFF DANIELS, DE EXPLORADOR A PERIODISTA

Uno se pregunta si la elección de Jeff Daniels como protagonista de The Newsroom obedece a que el actor interpretó al explorador de La rosa púrpura del Cairo. De hecho, el comienzo de The Newsroom recuerda la secuencia en la que el explorador de La rosa púrpura sale de la pantalla y se encarna.

El explorador y McAvoy comienzan como figuras planas; sólo tienen fachada. Realmente no son héroes, sólo imágenes. «Usted es popular porque no molesta a nadie» dice un profesor universitario a McAvoy, cosa que éste no desmiente. McAvoy es uno de los invitados a unas jornadas universitarias, y responde con desgana a las preguntas de profesores y alumnos; atrás quedó su ansia por contar la verdad.

En La rosa púrpura una espectadora pasiva provoca el cambio del héroe. En The Newsroom es una mujer activa, una musa que inspira el deseo de la verdad (y que más adelante tendrá un peso importante en la trama).

Tanto el explorador como el periodista toman conciencia de que pueden hacer algo más que tratar de ser complacientes. Pueden implicarse en los problemas… y lo hacen.

El explorador escapa con la dama en apuros, y el periodista se destapa cuando el profesor universitario pregunta: «¿Puede decir por qué América es el mejor país del mundo?»

McAvoy no acepta que Estados Unidos sea considerado el mejor país del mundo, a pesar de la propaganda oficial y patriotera:

McAvoy recuerda los logros del país, en otros tiempos, en Ciencia, Tecnología y Artes, y apunta por qué fueron posibles:

Cultivar la inteligencia, no menospreciarla; amar a la razón, no a los partidos (aunque estos te llamen traidor); la información… La columna vertebral de The Newsroom.

La explosión de rabia contenida de McAvoy marca el comienzo del (re)nacimiento de un héroe «sin capa ni disfraz» que le lleva a bucear en la verdad sobre el derramamiento de petróleo de BP en el Golfo de México, una noticia real.

SORKIN & HBO VS. BP

El verdadero mérito está detrás de las cámaras, Sorkin y HBO critican la mala gestión del desastre por parte de las Autoridades y de BP que, recordemos, podría ser un poderoso patrocinador o enemigo.

The Newsroom es una serie necesaria. Sorkin pretende inspirar a una generación de periodistas que aún no ha sido moldeada por el desencanto, el dinero fácil y los políticos. También anima a los creadores de ficción a no ser políticamente correctos, a no ser complacientes con las novelas o los guiones.

La musa de The Newsroom lo dice así: «La gente querrá saber las noticias si se las das con integridad. Aunque esa gente sea un cinco por ciento. Un cinco por ciento más de lo que sea es lo que marca la diferencia».

Compártelo twitter facebook whatsapp
John Waters: "Enseñé mi película a unos asesinos en la cárcel y su reacción fue: 'Estás mal de la cabeza'"
The Pirate Bay: una guerra entre dos generaciones que no se comprenden
Globb TV: una televisión online de contenidos profesionales
Clásicos que hablan de uno de los grandes temores de la humanidad: el miedo a la ciencia
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 7
  • Hola Javier,

    ¿De verdad crees que esta serie pueda inspirar no sólo a los periodistas sino al resto del mundo? Mientras que siga existiendo el capitalismo como sistema habrá dos grandes armas contra dicha utopía: por una parte, para informar se necesita dinero, con lo cual nunca habrá imparcialidad, y por otro lado, te recuerdo que vivimos en un mundo indiviualista programado para consumir, es decir, «The Newsroom» quedará impregnado en el espectador tanto como lo hizo el 11S, el 15M, el terremoto de Japón, la guerra de Libia, el escándalo Urdangarin, los recortes, etc. Mañana nadie se acordará de Will McAvoy…

  • Muy esperanzador tu comentario, pero me temo que al mundo al que vamos abocados no habrá lugar para idealistas, de hecho en este tampoco. Los palos a Sorkin por la serie no son sólo por la utopía.

  • Es una serie muy buena, lo que más me gusta es que muestra la realidad que muchos medios de comunicación enfrentan, The Newsroom 2 maneja de una forma muy interesante a censura de la información y lo que muchas veces no se puede decir por miedo a represarías, pero creo que si duda es una serie que nadie se pude perder.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies