fbpx
21 de noviembre 2016    /   CREATIVIDAD
por
 

¿No serás por casualidad nieto de Picasso?

21 de noviembre 2016    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Si es así, enhorabuena. Puedes presumir de haber recibido parte de una de las mayores herencias de la historia. Según el diario Le Point del 11 de julio de 1977, nada menos que 1.251.673.200 francos. Aunque la verdad es que no acertaron. La cifra real fue aún mayor.

Pero con todo, lo más sorprendente de esa herencia no es la suma acumulada a lo largo de la vida del pintor. Lo que realmente impresiona es la cantidad de obra que legó a sus familiares. Su nieto Olivier Widmaier cuenta en su libro Picasso Portraits de famille que en el testamento de su abuelo figuraban 1.885 pinturas, 7.089 dibujos, 1.228 esculturas y más de 30.000 obras adicionales entre litografías, cerámicas, grabados, estampados y tapices.

Nadie puede negar que cuando Picasso dijo aquello de «la inspiración existe, pero ha de pillarte trabajando» hablaba desde una experiencia personal muy contrastada. Sobre todo porque a esas cifras tan abrumadoras hay que añadir las piezas existentes en los grandes museos, las colecciones particulares, el stock de las galerías privadas… Todas ellas, por supuesto, perfectamente catalogadas.

¿Todas ellas? Hay quien asegura que, ante la amenaza nazi, Picasso sacó de París algunos de sus mejores cuadros a través de amigos artistas que pintaron encima de ellos con el fin de ocultarlos.

Uno de esos amigos fue Jacinto Salvadó. Este pintor catalán posó como modelo para que Picasso realizara sus famosos arlequines. Años más tarde, en 1940, viajó a Suiza, y trasladó entonces muchos de sus propios lienzos.

Hoy la obra de Salvadó está muy valorada. Pero todavía hay quien cree que bajo alguna de sus pinturas se oculta más de un Picasso desconocido. De hecho, la fundación que lleva ese nombre, a través de la Universidad Politécnica de Valencia, está investigando tres cuadros de gran tamaño de ese artista, bajo los cuales aparecieron sendas pinturas que podrían ser de su maestro y amigo. Los tres han sido comprados en Suiza por Basilio Muro, un famoso coleccionista y galerista español.

¿Aparecerán nuevos Picassos inéditos? Esa sería una gran noticia para todos los que admiramos a este artista. Aunque algunos piensen que sólo valdrían para aumentar más, si cabe, el patrimonio de la familia.

Si es así, enhorabuena. Puedes presumir de haber recibido parte de una de las mayores herencias de la historia. Según el diario Le Point del 11 de julio de 1977, nada menos que 1.251.673.200 francos. Aunque la verdad es que no acertaron. La cifra real fue aún mayor.

Pero con todo, lo más sorprendente de esa herencia no es la suma acumulada a lo largo de la vida del pintor. Lo que realmente impresiona es la cantidad de obra que legó a sus familiares. Su nieto Olivier Widmaier cuenta en su libro Picasso Portraits de famille que en el testamento de su abuelo figuraban 1.885 pinturas, 7.089 dibujos, 1.228 esculturas y más de 30.000 obras adicionales entre litografías, cerámicas, grabados, estampados y tapices.

Nadie puede negar que cuando Picasso dijo aquello de «la inspiración existe, pero ha de pillarte trabajando» hablaba desde una experiencia personal muy contrastada. Sobre todo porque a esas cifras tan abrumadoras hay que añadir las piezas existentes en los grandes museos, las colecciones particulares, el stock de las galerías privadas… Todas ellas, por supuesto, perfectamente catalogadas.

¿Todas ellas? Hay quien asegura que, ante la amenaza nazi, Picasso sacó de París algunos de sus mejores cuadros a través de amigos artistas que pintaron encima de ellos con el fin de ocultarlos.

Uno de esos amigos fue Jacinto Salvadó. Este pintor catalán posó como modelo para que Picasso realizara sus famosos arlequines. Años más tarde, en 1940, viajó a Suiza, y trasladó entonces muchos de sus propios lienzos.

Hoy la obra de Salvadó está muy valorada. Pero todavía hay quien cree que bajo alguna de sus pinturas se oculta más de un Picasso desconocido. De hecho, la fundación que lleva ese nombre, a través de la Universidad Politécnica de Valencia, está investigando tres cuadros de gran tamaño de ese artista, bajo los cuales aparecieron sendas pinturas que podrían ser de su maestro y amigo. Los tres han sido comprados en Suiza por Basilio Muro, un famoso coleccionista y galerista español.

¿Aparecerán nuevos Picassos inéditos? Esa sería una gran noticia para todos los que admiramos a este artista. Aunque algunos piensen que sólo valdrían para aumentar más, si cabe, el patrimonio de la familia.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La última cena… con comida rescatada de la basura
High Score House: ¡Me pido fregar los platos!
Ray Bradbury detenido hoy por pasear por Madrid
Los últimos seis metros caminados por Duchamp
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *