fbpx
11 de febrero 2014    /   DIGITAL
por
 

No apaguen sus móviles durante la función

11 de febrero 2014    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

No hace mucho, la comunicación humana se subió al Halcón Milenario. Entró en el hiperespacio y eliminó los huecos entre la emisión del mensaje y la recepción del mismo. La información viaja en binario y de forma casi instantánea de un punto a otro del planeta. Por eso, no tenía sentido que la que ocurre entre el patio de bustacas y el escenario de un teatro siguiera siendo unidireccional.

El teatro tiene sus rituales. Los tienen los actores y el equipo técnico de la obra. Los tienen los espectadores, que cumplen con una sagrada liturgia antes de pasar más allá de la taquilla. Lo tiene el propio teatro, resucita, se ilumina y habla cada día. El mensaje que pedía que se apagasen los dispositivos móviles durante la obra murió en muchas representaciones.

En Ámsterdam, Boom Chicago tira de medios sociales para marcar los caminos por los que transcurrirán las improvisaciones. En otros experiemntos, como The Social Me, los personajes interactúan casi exclusivamente a través de sus smartphones. Lyn Gardner, la crítica de teatro de The Guardian, se cuestiona si las redes sociales cambiarán el teatro para siempre.

Por estos lares, The Hole decidió apoyarse en la tecnología para dotar a la obra de una nueva dimensión que va más allá de los aportes de los espectadores al argumento de la obra cada día. La app de The Hole 2 (el espectáculo representa ahora su segunda iteración), se añade a las webs del show y a sus redes sociales.

«La obra cambia cada día ya que se trata de un guion abierto que evoluciona en su contenido. El escenario se cambia cada cierto tiempo para la presentación del Oraquo Wall, las pantallas gigantes en las que se proyectan los tweets de los espectadores», explica Carmelo Masegosa, uno de los responsables en Prodware, el estudio autor de todo el proyecto tecnológico.

La app de The Hole 2, que cuenta con más de 3.000 descargas, ofrece descuentos, contenidos extra y avisos acerca del espectáculo. Masegosa declara que «ya estamos trabajando en que incorpore una mayor interacción, con funcionalidades como por ejemplo pedir bebidas directamente desde la aplicación».

El modelo de negocio que desarrolla la promotora de la obra se basa en gran medida en lo que dice Oraquo, una plataforma de gestión de la reputación online que permite monitorizar la obra así como su competencia. «Evaluamos todo eso para obtener conclusiones analíticas que favorecen la toma de decisiones como la inversión en publicidad, el interés para volver a verla, etc.», explica Carmelo Masegosa. «Además, nos permite saber por cada una de las obras en cartel en Madrid (The Hole, Hoy No Me Puedo Levantar, Rey León…) lo que se dice en la red, el sentimiento de esos comentarios, medir el tráfico de cada red, ver posts y autores o detectar descontentos para solucionarlos».

La obra no tiene reparos en mutar, en evolucionar dependiendo de lo que ocurra o se diga en los medios sociales. Los libretos, antes rígidos e inamovibles, quedan a expensas de lo que los espectadores tecleen en sus móviles.

 

No hace mucho, la comunicación humana se subió al Halcón Milenario. Entró en el hiperespacio y eliminó los huecos entre la emisión del mensaje y la recepción del mismo. La información viaja en binario y de forma casi instantánea de un punto a otro del planeta. Por eso, no tenía sentido que la que ocurre entre el patio de bustacas y el escenario de un teatro siguiera siendo unidireccional.

El teatro tiene sus rituales. Los tienen los actores y el equipo técnico de la obra. Los tienen los espectadores, que cumplen con una sagrada liturgia antes de pasar más allá de la taquilla. Lo tiene el propio teatro, resucita, se ilumina y habla cada día. El mensaje que pedía que se apagasen los dispositivos móviles durante la obra murió en muchas representaciones.

En Ámsterdam, Boom Chicago tira de medios sociales para marcar los caminos por los que transcurrirán las improvisaciones. En otros experiemntos, como The Social Me, los personajes interactúan casi exclusivamente a través de sus smartphones. Lyn Gardner, la crítica de teatro de The Guardian, se cuestiona si las redes sociales cambiarán el teatro para siempre.

Por estos lares, The Hole decidió apoyarse en la tecnología para dotar a la obra de una nueva dimensión que va más allá de los aportes de los espectadores al argumento de la obra cada día. La app de The Hole 2 (el espectáculo representa ahora su segunda iteración), se añade a las webs del show y a sus redes sociales.

«La obra cambia cada día ya que se trata de un guion abierto que evoluciona en su contenido. El escenario se cambia cada cierto tiempo para la presentación del Oraquo Wall, las pantallas gigantes en las que se proyectan los tweets de los espectadores», explica Carmelo Masegosa, uno de los responsables en Prodware, el estudio autor de todo el proyecto tecnológico.

La app de The Hole 2, que cuenta con más de 3.000 descargas, ofrece descuentos, contenidos extra y avisos acerca del espectáculo. Masegosa declara que «ya estamos trabajando en que incorpore una mayor interacción, con funcionalidades como por ejemplo pedir bebidas directamente desde la aplicación».

El modelo de negocio que desarrolla la promotora de la obra se basa en gran medida en lo que dice Oraquo, una plataforma de gestión de la reputación online que permite monitorizar la obra así como su competencia. «Evaluamos todo eso para obtener conclusiones analíticas que favorecen la toma de decisiones como la inversión en publicidad, el interés para volver a verla, etc.», explica Carmelo Masegosa. «Además, nos permite saber por cada una de las obras en cartel en Madrid (The Hole, Hoy No Me Puedo Levantar, Rey León…) lo que se dice en la red, el sentimiento de esos comentarios, medir el tráfico de cada red, ver posts y autores o detectar descontentos para solucionarlos».

La obra no tiene reparos en mutar, en evolucionar dependiendo de lo que ocurra o se diga en los medios sociales. Los libretos, antes rígidos e inamovibles, quedan a expensas de lo que los espectadores tecleen en sus móviles.

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
MACBA Life: la república independiente del skate
Madrid o Buenos Aires en la cabecera de Juego de Tronos
Así será el futuro del porno. Y de todo lo demás
Iron Sky 2: los fans como productores de cine
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • El mundo de la narración ha cambiado, y se ha banalizado la importancia de los comentarios y de la interacción social virtual, como si por ser virtual dejara de ser real, lo importante es reconocer estas dinámicas y poder vincularlas al espectaculo como es el caso del teatro

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies