fbpx
27 de junio 2011    /   CREATIVIDAD
por
 

No Logo: bicis de diseño y bajo coste para urbanitas

27 de junio 2011    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


El restaurante no funcionaba. A Sam Gu no le quedó otra que olvidar su propósito de dedicarse a la restauración en Londres y recurrir al negocio familiar que había dado de comer durante décadas a su familia en China. Importó las bicicletas que fabrican sus padres y abrió una tienda en la capital del Reino Unido.
El antiguo restaurante chino se había transformado en un almacén. Las bicis estaban allí expuestas y, un día, hace algo menos de dos años, Alex Lewis pasó por la puerta. El publicitario se fijó en ellas y quedó sorprendido por “lo populares que eran”. “Me llamó la atención el precio y la calidad”, cuenta, “y le comenté al dueño, Sam, que con unos cuantos toques y unas mejoras podía convertir esas bicis en un producto muy atractivo, porque partía de muy buena base”.
A Gu le gustó la idea. El sabía de bicis (aunque no es muy fan) y Lewis (apasionado de la bicicleta) conocía bien el marketing.
Las bicis vienen de la fábrica que la familia de Gu regenta desde hace más de 20 años en la ciudad de Tianjin (cerca de Beijing). “Los materiales son de calidad y el precio es bueno (270 libras esterlinas). Ahora queda darles una identidad y convertirlas en un objeto de moda”, pensó el inglés.
Buscaron un nombre: No Logo, y se especializaron en un único producto, una bici urbana sin marchas, en una amplia variedad de colores. Cada uno asumió el mando de su especialidad. “Del diseño técnico se encarga la familia de Gu. Llevan más de 20 años especializados en hacer bicis”, especifiaca Lewis. Del diseño de la bicicleta, especialmente la elección de los colores, se encarga el publicitario.
“La selección de la gama de colores es, realmente, una discusión abierta. Yo tengo muy buenos asesores, porque trabajo en publicidad. La colección de 2012, por ejemplo, promete ser salvaje. Y, además, estamos constantemente intentando mejorar la calidad sin incrementar el precio. Ahora estamos creando cuadros de aluminio y empezaremos a vender estas bicis en 2012”.
“Mi labor consiste en traducir la realidad de la actitud de marca hacia los consumidores y ser transparente sobre qué es No Logo. Eso es fácil de comunicar”, indica. Esta comunicación se basa fundamentalmente en las redes sociales. No hacen publicidad, por el momento.

La difusión y la conversación con sus clientes y potenciales clientes está en Twitter y Facebook. Es en estos medios donde han descubierto la aceptación de las bicis No Logo. “El feedback de las personas que han comprado bicis es fantástico. Les encantan. Basta con echar un vistazo a Facebook y Twitter para ver cómo hablan entre ellos. A la mayor parte de los dueños de No Logo les gustan mucho los colores y están muy sorprendidos con la resistencia y la fortaleza de las bicis”, explica Lewis.
“Existe la idea de que una bici barata producida en China debe ser mala. Pero nosotros no nos encontramos con ese hecho. Además, mucha gente siente que una bici colorida es más trendy que práctica. Pero la realidad es que estamos vendiendo las bicicletas a padres de mediana edad en igual cantidad que a otro tipo de público. Esto es exactamente lo que queremos conseguir: una bici para gente corriente que quiere divertirse al utilizarla”.
Dice Lewis que se han centrado en las redes sociales para darse a conocer porque están “abiertos a conversar y escuchar siempre”. “Muy pronto habrá un blog con fotografías y pequeños reportajes de usuarios de No Logo en los que contarán sus recorridos entre distintas ciudades. Con esto esperamos crear un espíritu que será el del cliente No Logo”.
La otra prioridad, junto a las redes sociales, es un servicio de atención al cliente “directo y excelente”. “Creo que una buena marca comienza con integridad”, enfatiza Lewis.
Las bicis se venden, principalmente, a través de Internet. “El stock está a menudo vendido en su totalidad pero, aunque en la web diga que ya no quedan, pueden hacernos una llamada. Nunca se sabe qué acaba de llegar a la tienda”.







El restaurante no funcionaba. A Sam Gu no le quedó otra que olvidar su propósito de dedicarse a la restauración en Londres y recurrir al negocio familiar que había dado de comer durante décadas a su familia en China. Importó las bicicletas que fabrican sus padres y abrió una tienda en la capital del Reino Unido.
El antiguo restaurante chino se había transformado en un almacén. Las bicis estaban allí expuestas y, un día, hace algo menos de dos años, Alex Lewis pasó por la puerta. El publicitario se fijó en ellas y quedó sorprendido por “lo populares que eran”. “Me llamó la atención el precio y la calidad”, cuenta, “y le comenté al dueño, Sam, que con unos cuantos toques y unas mejoras podía convertir esas bicis en un producto muy atractivo, porque partía de muy buena base”.
A Gu le gustó la idea. El sabía de bicis (aunque no es muy fan) y Lewis (apasionado de la bicicleta) conocía bien el marketing.
Las bicis vienen de la fábrica que la familia de Gu regenta desde hace más de 20 años en la ciudad de Tianjin (cerca de Beijing). “Los materiales son de calidad y el precio es bueno (270 libras esterlinas). Ahora queda darles una identidad y convertirlas en un objeto de moda”, pensó el inglés.
Buscaron un nombre: No Logo, y se especializaron en un único producto, una bici urbana sin marchas, en una amplia variedad de colores. Cada uno asumió el mando de su especialidad. “Del diseño técnico se encarga la familia de Gu. Llevan más de 20 años especializados en hacer bicis”, especifiaca Lewis. Del diseño de la bicicleta, especialmente la elección de los colores, se encarga el publicitario.
“La selección de la gama de colores es, realmente, una discusión abierta. Yo tengo muy buenos asesores, porque trabajo en publicidad. La colección de 2012, por ejemplo, promete ser salvaje. Y, además, estamos constantemente intentando mejorar la calidad sin incrementar el precio. Ahora estamos creando cuadros de aluminio y empezaremos a vender estas bicis en 2012”.
“Mi labor consiste en traducir la realidad de la actitud de marca hacia los consumidores y ser transparente sobre qué es No Logo. Eso es fácil de comunicar”, indica. Esta comunicación se basa fundamentalmente en las redes sociales. No hacen publicidad, por el momento.

La difusión y la conversación con sus clientes y potenciales clientes está en Twitter y Facebook. Es en estos medios donde han descubierto la aceptación de las bicis No Logo. “El feedback de las personas que han comprado bicis es fantástico. Les encantan. Basta con echar un vistazo a Facebook y Twitter para ver cómo hablan entre ellos. A la mayor parte de los dueños de No Logo les gustan mucho los colores y están muy sorprendidos con la resistencia y la fortaleza de las bicis”, explica Lewis.
“Existe la idea de que una bici barata producida en China debe ser mala. Pero nosotros no nos encontramos con ese hecho. Además, mucha gente siente que una bici colorida es más trendy que práctica. Pero la realidad es que estamos vendiendo las bicicletas a padres de mediana edad en igual cantidad que a otro tipo de público. Esto es exactamente lo que queremos conseguir: una bici para gente corriente que quiere divertirse al utilizarla”.
Dice Lewis que se han centrado en las redes sociales para darse a conocer porque están “abiertos a conversar y escuchar siempre”. “Muy pronto habrá un blog con fotografías y pequeños reportajes de usuarios de No Logo en los que contarán sus recorridos entre distintas ciudades. Con esto esperamos crear un espíritu que será el del cliente No Logo”.
La otra prioridad, junto a las redes sociales, es un servicio de atención al cliente “directo y excelente”. “Creo que una buena marca comienza con integridad”, enfatiza Lewis.
Las bicis se venden, principalmente, a través de Internet. “El stock está a menudo vendido en su totalidad pero, aunque en la web diga que ya no quedan, pueden hacernos una llamada. Nunca se sabe qué acaba de llegar a la tienda”.






Compártelo twitter facebook whatsapp
Plan Moscú: ¿conspiración comunista o la previa de un partido?
Leave your ego at the door
¿Arte o miedo?
Una novela gráfica para entender la dependencia y la adopción
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 13
  • A nosotros nos gustan. Son muy sencillas, pero creo que ese es su punto fuerte. Están muy bien, y si se quiere, poco a poco se puede ir mejorándolas.
    (Supongo que tendrán buje flip-flop. Que se podrá poner piñón fijo o rueda libre al gusto)

  • Buenas noches soy hector ruiz de puerto rico y estoy apunto de abrir una tienda de bicicletas ya mande a pedir una orden de china de bicicletas pero acabo de ver las que usted trabaja y me gustaron mucho y desearía saber cual es el precio al por mayor si es que hay algun precio al por mayor espero respuestas gracias

  • I have received emails and phone calls as well asking for money for a payday loan in which I never heard of this compay. I did google number and saw it was a scam. Its annoying.For example, How to Play IndoorsThe following fun games to consumers. Better leave hay day cheats a message on your own. The themes on these sites, as you know this, every game has been on increasing.

  • But if someone had called in and the wife was saying that her ex was calling and threatening to kill her, what would you have done? Luckily, in your sector of 40,000 with only 4 cops on duty all you had to worry about was a runaway, aka kid who didn’t come home at scheduled time. Since the cops don’t usually do anything unless they are missing for at least 24 hours, must have been a slow night mr. hero..

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *