fbpx
12 de junio 2017    /   CREATIVIDAD
por
 

¿Tienes 5 minutos? Entonces se acabó procrastinar

12 de junio 2017    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Aunque no lo creas, tienes una cosa en común con uno de los fundadores de Instagram. ¿La cuenta corriente, dices? Bueno, entonces ya son dos las cosas que tienes en común con Kevin Systrom.

Al CEO de Instagram, como a ti, le encanta procrastinar. ¿Que qué es eso? Una cosa muy semejante a la que hace Mariano Rajoy, es decir, demorar sin fecha una tarea que debes realizar y desear que se resuelva sola.

Para evitar que lo despidieran de la empresa que fundó, Systrom puso en marcha un sistema que ponía fin a su procrastinación. Un truco que le está dando muy buenos resultados: el «trato de los 5 minutos».

Cuando no tiene ganas de emprender una tarea, Kevin Syntron hace un pacto consigo mismo: hacerla únicamente durante 5 minutos. Lo curioso de todo es que, transcurrido ese tiempo, continúa con la tarea. Cuando se quiere dar cuenta, la ha concluido con éxito.

La explicación es más o menos sencilla. Según los psicólogos, el hecho de procrastinar suele producirse por miedo. Incluso cuando se tiene ganas de realizar la tarea en cuestión, el temor a fracasar, a ser criticado o al estrés que produce, provoca esa demora que impide que se llegue a hacer.

La regla de los 5 minutos, sin embargo, reduce esos miedos y permite que la persona enfrente el reto sin demasiadas complicaciones. Al fin y al cabo, solo son cinco minutos.

Sin embargo, a medida que transcurre ese plazo, la sensación de controlar la situación aumenta y, lejos de cesar en la actividad, se continúa con ella. Pruébalo tú mismo. Cuando quieras darte cuenta, la tarea estará concluida, tu trabajo resuelto y tu autoestima mejor que cuando empezaste.

Otra de las explicaciones de la regla de los 5 minutos es que sirve para desvelar aquellas incógnitas que provoca lo desconocido en toda persona que emprende un reto. «¿Será difícil?», «¿Podré con ello?», «¿Llevará mucho tiempo…?». A medida que transcurren los minutos, ese terreno inexplorado comienza a ser más familiar y, por tanto, menos temible.

Tampoco hay que olvidar otro elemento clave: la concentración. Cuando una persona está inmersa en una tarea, su concentración es tal, que el tiempo pasa volando. Tanto es así, que incluso se llega a olvidar de que el trato originario era solo de 5 minutos.

De esta forma, un trabajo que en un primer momento parece demasiado grande y complejo, gracias a este truco, no deja de ser grande, pero sí de ser complejo.

Ahora que ya sabes cómo dejar de procrastinar, cuéntaselo a Rajoy, a ver si consigue que el país vaya, si no igual, al menos la mitad de bien que Instagram. Gracias.

Aunque no lo creas, tienes una cosa en común con uno de los fundadores de Instagram. ¿La cuenta corriente, dices? Bueno, entonces ya son dos las cosas que tienes en común con Kevin Systrom.

Al CEO de Instagram, como a ti, le encanta procrastinar. ¿Que qué es eso? Una cosa muy semejante a la que hace Mariano Rajoy, es decir, demorar sin fecha una tarea que debes realizar y desear que se resuelva sola.

Para evitar que lo despidieran de la empresa que fundó, Systrom puso en marcha un sistema que ponía fin a su procrastinación. Un truco que le está dando muy buenos resultados: el «trato de los 5 minutos».

Cuando no tiene ganas de emprender una tarea, Kevin Syntron hace un pacto consigo mismo: hacerla únicamente durante 5 minutos. Lo curioso de todo es que, transcurrido ese tiempo, continúa con la tarea. Cuando se quiere dar cuenta, la ha concluido con éxito.

La explicación es más o menos sencilla. Según los psicólogos, el hecho de procrastinar suele producirse por miedo. Incluso cuando se tiene ganas de realizar la tarea en cuestión, el temor a fracasar, a ser criticado o al estrés que produce, provoca esa demora que impide que se llegue a hacer.

La regla de los 5 minutos, sin embargo, reduce esos miedos y permite que la persona enfrente el reto sin demasiadas complicaciones. Al fin y al cabo, solo son cinco minutos.

Sin embargo, a medida que transcurre ese plazo, la sensación de controlar la situación aumenta y, lejos de cesar en la actividad, se continúa con ella. Pruébalo tú mismo. Cuando quieras darte cuenta, la tarea estará concluida, tu trabajo resuelto y tu autoestima mejor que cuando empezaste.

Otra de las explicaciones de la regla de los 5 minutos es que sirve para desvelar aquellas incógnitas que provoca lo desconocido en toda persona que emprende un reto. «¿Será difícil?», «¿Podré con ello?», «¿Llevará mucho tiempo…?». A medida que transcurren los minutos, ese terreno inexplorado comienza a ser más familiar y, por tanto, menos temible.

Tampoco hay que olvidar otro elemento clave: la concentración. Cuando una persona está inmersa en una tarea, su concentración es tal, que el tiempo pasa volando. Tanto es así, que incluso se llega a olvidar de que el trato originario era solo de 5 minutos.

De esta forma, un trabajo que en un primer momento parece demasiado grande y complejo, gracias a este truco, no deja de ser grande, pero sí de ser complejo.

Ahora que ya sabes cómo dejar de procrastinar, cuéntaselo a Rajoy, a ver si consigue que el país vaya, si no igual, al menos la mitad de bien que Instagram. Gracias.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Ascensores: cuando los edificios se convierten en máquinas de comer humanos
Una colección de ropa inspirada en Galicia
#24H: «Quien confíe en la inteligencia colectiva, quien cree plataformas de interacción, triunfará»
Genios del Paint: de memes míticos a libros ilustrados
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 7
  • Pues yo lo voy a hacer,creo que es un truco práctico y muy útil para las personas que procrastinamos… de hecho, el artículo te lo lees en menos de 5 minutos y es muy muy efectivo 😉

  • buen post! es un truco que utilizo y funciona, hay muchas cosas de la neurociencia que podemos utilizar para ser más productivos y creativos!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies