fbpx
28 de marzo 2014    /   CINE/TV
por
 

Qué peligro tenéis los de CGI

28 de marzo 2014    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Cuando tratamos de imaginar el peligro, se dibujan en nuestras mentes imágenes icónicas asociadas a ello: alguien colgado de un precipicio, el payaso chungo de It de Stephen King o un chimpancé con un libro de Paulo Coelho en las manos. Es normal. Son elementos que se han ido grabando en la conciencia colectiva por repetición y por apelar a los temores más profundos del ser humano. Sin embargo, hay algo peor. Los tipos que se dedican a generar efectos visuales por ordenador.
Con todo, no siempre los efectos son funestos y perjudiciales para el entorno del creador de efecto. En el caso de este trabajo de Rushes, una agencia creativa del Soho londinense, todo se hace para impulsar una mirada poética a submundos invisibles.
Nunca bajamos la mirada, y cuando lo hacemos es, normalmente, a causa de la tristeza, porque no queremos que las gotas de lluvia nos acaricien nuestras caras. Nos perdemos mucho porque, ahí abajo, mientras las escalas de todo lo que acontece nos parecen tan vastas, el mundo se mueve a su propio ritmo. El equipo de Gráficos Generados por Ordenador de Rushes se ha detenido a mirar lo que ocurre a nuestros pies y ha añadido lo que ellos creen que pasa y no vemos.

El problema llega cuando pones la herramienta en las manos adecuadas, las de un currela de Dreamworks, pero fuera de su entorno habitual, del lugar en el que desarrolla su creatividad con los sabios límites que impone un jefe. El resultado es un niño que desde pequeño sabe que lo que ve en las películas son milongas. Pobrecico mío.
Action Movie Kids es una serie de breves vídeos en los que Daniel Hashimoto otorga a su hijo poderes alucinantes.



Hay más vídeos en su cuenta de YouTube.

Cuando tratamos de imaginar el peligro, se dibujan en nuestras mentes imágenes icónicas asociadas a ello: alguien colgado de un precipicio, el payaso chungo de It de Stephen King o un chimpancé con un libro de Paulo Coelho en las manos. Es normal. Son elementos que se han ido grabando en la conciencia colectiva por repetición y por apelar a los temores más profundos del ser humano. Sin embargo, hay algo peor. Los tipos que se dedican a generar efectos visuales por ordenador.
Con todo, no siempre los efectos son funestos y perjudiciales para el entorno del creador de efecto. En el caso de este trabajo de Rushes, una agencia creativa del Soho londinense, todo se hace para impulsar una mirada poética a submundos invisibles.
Nunca bajamos la mirada, y cuando lo hacemos es, normalmente, a causa de la tristeza, porque no queremos que las gotas de lluvia nos acaricien nuestras caras. Nos perdemos mucho porque, ahí abajo, mientras las escalas de todo lo que acontece nos parecen tan vastas, el mundo se mueve a su propio ritmo. El equipo de Gráficos Generados por Ordenador de Rushes se ha detenido a mirar lo que ocurre a nuestros pies y ha añadido lo que ellos creen que pasa y no vemos.

El problema llega cuando pones la herramienta en las manos adecuadas, las de un currela de Dreamworks, pero fuera de su entorno habitual, del lugar en el que desarrolla su creatividad con los sabios límites que impone un jefe. El resultado es un niño que desde pequeño sabe que lo que ve en las películas son milongas. Pobrecico mío.
Action Movie Kids es una serie de breves vídeos en los que Daniel Hashimoto otorga a su hijo poderes alucinantes.



Hay más vídeos en su cuenta de YouTube.

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘El Ministerio del Tiempo’ es una serie incómoda para fachas y rojos
La Inglaterra kitsch de Martin Parr, en las cortinillas de la BBC
Juego de Tronos: El Muro que nos separa de nosotros mismos
Mad Men vs. True Detective 2: lo sutil contra lo tosco
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 9
  • Los vídeos circulan por ahí, pero esta frase «Nunca bajamos la mirada, y cuando lo hacemos es, normalmente, a causa de la tristeza, porque no queremos que las gotas de lluvia nos acaricien nuestras caras.» es de una ñoñez como para no volver a dejarte escribir nada. 🙁

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *