fbpx
12 de noviembre 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

Libros que «merecen ser impresos»

12 de noviembre 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

En aquella Inglaterra las palabras tenían más autoridad que los dibujos. Los escritos encontraban imprenta con cierta facilidad. Para las ilustraciones era más difícil. Las historias contadas en viñetas eran consideradas relatos de segunda. Las llamaban ‘cómics’ y en esa palabra el tiempo fue metiendo matices que acabaron desplazándolos a las orillas perdidas de la literatura.

No fue hace tanto. Esa era la Inglaterra que Alex Spiro y Sam Arthur veían hace seis años. “La escena del cómic y el arte gráfico estaba yerma en este país”, cuenta Spiro. Y el vacío dolía. Los dos británicos habían estudiado arte, ilustración y diseño. Eso significaba que podían ser ellos quienes atajaran el asunto. Y eso hicieron. En 2008 fundaron la editorial Nobrow.

Desde entonces han publicado más de 30 libros que borran los límites entre el arte, el diseño, la poesía y la ilustración. La sede de Nobrow está en un barrio de Londres con aire industrial. El gris, afuera, lo envuelve todo. Pero el escaparate de la calle Great Eastern emite los destellos de un sol proscrito. Vienen del neón de algunas de sus obras. Detrás de la tienda está la oficina y debajo de la oficina está la imprenta de serigrafía.

Las predicciones distópicas no se han cumplido. No fue un error que Nobrow naciera a principios de una crisis que azota sin piedad al mundo occidental. El papel tampoco ha muerto, como pregonaban los iluminados del bit en los años 90. “Muchas personas dicen que el papel está acabado. Nosotros pensamos que hay muchos libros que merecen ser impresos y por eso los publicamos”, explica Spiro en una sala subterránea de sus oficinas llena de libros y serigrafías.

libroNo los publican solo por su contenido. También por la pieza en sí. Un libro, para Nobrow, es un objeto. Un producto que debe emocionar también por su olor y su tacto. Y, además, es un objeto con responsabilidad ecológica y social. “Tomamos materiales de la tierra para publicar obras. Por eso somos conscientes de que tenemos que hacer algo lo suficientemente importante como para que merezca la pena utilizar recursos naturales”.

Hace seis años empezaba el fin del boom del mercado masivo del papel, según Spiro. La nueva civilización digital obligaba al libro a convertirse en un objeto y en ese descubrimiento se situó el “ethos de la compañía”.

Hoy Sam Arthur no está en la oficina. Ha ido a Nueva York a abrir su segunda sede. “Estamos en Londres pero no nos consideramos una editorial exclusivamente británica. Aquí encontramos una buena oportunidad porque no había ninguna editorial de este tipo. Pero trabajamos con ilustradores de cualquier país y editamos en varios idiomas”, especifica Spiro.

Las fronteras son un estorbo cuando dedican miles de horas a buscar ilustradores de cualquier lugar. “Nos gusta trabajar con artistas que tengan una voz única y distinta”, comenta. “Intentamos descubrir talento. No solo autores jóvenes. También nos gusta publicar proyectos de artistas que llevan mucho tiempo trabajando pero que nadie ha reconocido aún su obra”.

Muchos de ellos se estrenan en la revista que edita Nobrow. La cabecera replica el nombre de la editorial y en su interior aparece el trabajo de 30 ilustradores. La publicación es semestral y siempre gira en torno a un único asunto. “Les decimos un tema y les damos una paleta de colores. Ese es el único briefing y de ahí ellos tienen libertad para hacer lo que quieran”.

Dice el fundador que un libro de Nobrow no requiere una lectura al uso. “Es otra experiencia. No es como leer una novela o una poesía. Tampoco es mirar solo un dibujo. Es otra cosa. Es descubrir la obra de un artista”.

La producción de un libro aúna técnicas digitales y artesanales. En su propia oficina tienen una máquina de serigrafía y hacen distintas impresiones de color manualmente en algunos de sus libros. También usan tintas flúor que brillan con una intensidad que difícilmente podría alcanzar una imprenta convencional.

De ahí sale esta colección de libros que ya, seis años después, han dejado de estar en los márgenes literarios. De Inglaterra y del mundo.

nn

no20

no21

no22

no23

no24

no25

no26

noo1 noo2

no9

no11

no14

no15

no16

no18

no2

no19

london

En aquella Inglaterra las palabras tenían más autoridad que los dibujos. Los escritos encontraban imprenta con cierta facilidad. Para las ilustraciones era más difícil. Las historias contadas en viñetas eran consideradas relatos de segunda. Las llamaban ‘cómics’ y en esa palabra el tiempo fue metiendo matices que acabaron desplazándolos a las orillas perdidas de la literatura.

No fue hace tanto. Esa era la Inglaterra que Alex Spiro y Sam Arthur veían hace seis años. “La escena del cómic y el arte gráfico estaba yerma en este país”, cuenta Spiro. Y el vacío dolía. Los dos británicos habían estudiado arte, ilustración y diseño. Eso significaba que podían ser ellos quienes atajaran el asunto. Y eso hicieron. En 2008 fundaron la editorial Nobrow.

Desde entonces han publicado más de 30 libros que borran los límites entre el arte, el diseño, la poesía y la ilustración. La sede de Nobrow está en un barrio de Londres con aire industrial. El gris, afuera, lo envuelve todo. Pero el escaparate de la calle Great Eastern emite los destellos de un sol proscrito. Vienen del neón de algunas de sus obras. Detrás de la tienda está la oficina y debajo de la oficina está la imprenta de serigrafía.

Las predicciones distópicas no se han cumplido. No fue un error que Nobrow naciera a principios de una crisis que azota sin piedad al mundo occidental. El papel tampoco ha muerto, como pregonaban los iluminados del bit en los años 90. “Muchas personas dicen que el papel está acabado. Nosotros pensamos que hay muchos libros que merecen ser impresos y por eso los publicamos”, explica Spiro en una sala subterránea de sus oficinas llena de libros y serigrafías.

libroNo los publican solo por su contenido. También por la pieza en sí. Un libro, para Nobrow, es un objeto. Un producto que debe emocionar también por su olor y su tacto. Y, además, es un objeto con responsabilidad ecológica y social. “Tomamos materiales de la tierra para publicar obras. Por eso somos conscientes de que tenemos que hacer algo lo suficientemente importante como para que merezca la pena utilizar recursos naturales”.

Hace seis años empezaba el fin del boom del mercado masivo del papel, según Spiro. La nueva civilización digital obligaba al libro a convertirse en un objeto y en ese descubrimiento se situó el “ethos de la compañía”.

Hoy Sam Arthur no está en la oficina. Ha ido a Nueva York a abrir su segunda sede. “Estamos en Londres pero no nos consideramos una editorial exclusivamente británica. Aquí encontramos una buena oportunidad porque no había ninguna editorial de este tipo. Pero trabajamos con ilustradores de cualquier país y editamos en varios idiomas”, especifica Spiro.

Las fronteras son un estorbo cuando dedican miles de horas a buscar ilustradores de cualquier lugar. “Nos gusta trabajar con artistas que tengan una voz única y distinta”, comenta. “Intentamos descubrir talento. No solo autores jóvenes. También nos gusta publicar proyectos de artistas que llevan mucho tiempo trabajando pero que nadie ha reconocido aún su obra”.

Muchos de ellos se estrenan en la revista que edita Nobrow. La cabecera replica el nombre de la editorial y en su interior aparece el trabajo de 30 ilustradores. La publicación es semestral y siempre gira en torno a un único asunto. “Les decimos un tema y les damos una paleta de colores. Ese es el único briefing y de ahí ellos tienen libertad para hacer lo que quieran”.

Dice el fundador que un libro de Nobrow no requiere una lectura al uso. “Es otra experiencia. No es como leer una novela o una poesía. Tampoco es mirar solo un dibujo. Es otra cosa. Es descubrir la obra de un artista”.

La producción de un libro aúna técnicas digitales y artesanales. En su propia oficina tienen una máquina de serigrafía y hacen distintas impresiones de color manualmente en algunos de sus libros. También usan tintas flúor que brillan con una intensidad que difícilmente podría alcanzar una imprenta convencional.

De ahí sale esta colección de libros que ya, seis años después, han dejado de estar en los márgenes literarios. De Inglaterra y del mundo.

nn

no20

no21

no22

no23

no24

no25

no26

noo1 noo2

no9

no11

no14

no15

no16

no18

no2

no19

london

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los personajes experimentales de Jonny Wan
¿Harto de los trols? El Dr. Ruka te atiende en su consulta
Es hora de renovar los iconos
Mikel Casal, el dibujante del trazo económico
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Hola buenas tardes,

    Soy Verónica (alias Vveluca), graduada en Bellas Artes y especializada en ilustración.
    Me pongo con contacto con vosotros porque me interesa mucho vuestro proyecto y querría saber si cabría la posibilidad de hacer alguna colaboración con vosotros en forma de imagen/imágenes ilustradas.
    Aunque trabajo una técnica muy concreta, estoy abierta a locas propuestas y a retos que se encuentren alejados de mi estilo de dibujo.
    Me molaría enviaros mi dossier artístico para que podáis echarle un vistazo.

    Gracias por atenderme,

    Un abrazo

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *