BRANDED CONTENT

BRANDED CONTENT
22 de diciembre 2015    /   BRANDED CONTENT
 

Norman Foster ya ha estado en el futuro

22 de diciembre 2015    /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Para cuando los humanos lleguen a colonizar alguno de los planetas que andan orbitando por la galaxia, Norman Foster ya hará mucho tiempo que ha pasado por ahí. Ya habrá imaginado cómo podemos construir asentamientos lunares empleando la menor cantidad de material, tecnología, peso y energía posible.También habrá pensado cómo nos las debemos arreglar en nuestro planeta para que este llegue a viejo.

El arquitecto británico piensa que las estructuras extraterrestres habrán de imitar la estructura ósea de organismos biológicos. Lo cuenta aquí.

Foster también ha pensado cómo han de ser las ciudades que están por llegar. El arquitecto apela a la concepción vertical de las jerarquías urbanas. Piensa que las ciudades se deben plantear desde unidades lo más elementales posibles hasta estructuras más complejas que se generan uniendo estas piezas de reducida complejidad.

La ciudad ideal está creada a la escala del peatón. «Lo contrario a la ciudad expandida que obliga a depender del vehículo. Es un vecindario. Esos vecindarios se unen a otros para formar la ciudad», explica. El resultado son comunidades «más estrechas y densas» que optimicen la utilización de la red de carreteras. De esa manera, «no haría falta construir más».

coche-gif

Redes y conexiones

El premio Pritzker asegura que en la conectividad está la clave del desarrollo urbano sostenible. Por un lado, una ciudad interactiva informa siempre a sus ciudadanos de aquello que desean conocer: de la contaminación en cada momento, de los trayectos más eficientes de un punto a otro, de cualquier tipo de funcionamiento deficiente de equipamiento o servicios…

Además, desde un punto de vista humano y productivo, ha de ayudar a generar nuevos espacios de eficiencia. Por ejemplo, Foster dice que «los que trabajan con residuos no se desharían de ellos sino que trabajarían conjuntamente con los que crean energía». Esas nuevas relaciones condicionarían los avances que están por venir.

La conectividad de los objetos y la masiva presencia de dispositivos inteligentes obligaría asimismo a una capacidad de adaptación a los nuevos escenarios que, de cualquier manera, ha sido siempre una cualidad propia de los seres humanos.

Foster lo ejemplifica con la irrupción de los coches robotizados sin conductor. «Cambiarán totalmente la movilidad urbana». Explica, además, que esa nueva realidad creará nuevas costumbres y nuevas situaciones como la aparición de momentos de esparcimiento y ocio que antes se dedicaban a conducir.

El futuro que Norman Foster propone se encuentra ya en un desafiante roce con el presente más innovador. Como cuando el arquitecto se planta en la luna, solo hace falta un poco de arrojo y la inteligencia necesaria para conseguir que todo ese desarrollo sea lo suficientemente sostenible como para que sea eterno.

Para cuando los humanos lleguen a colonizar alguno de los planetas que andan orbitando por la galaxia, Norman Foster ya hará mucho tiempo que ha pasado por ahí. Ya habrá imaginado cómo podemos construir asentamientos lunares empleando la menor cantidad de material, tecnología, peso y energía posible.También habrá pensado cómo nos las debemos arreglar en nuestro planeta para que este llegue a viejo.

El arquitecto británico piensa que las estructuras extraterrestres habrán de imitar la estructura ósea de organismos biológicos. Lo cuenta aquí.

Foster también ha pensado cómo han de ser las ciudades que están por llegar. El arquitecto apela a la concepción vertical de las jerarquías urbanas. Piensa que las ciudades se deben plantear desde unidades lo más elementales posibles hasta estructuras más complejas que se generan uniendo estas piezas de reducida complejidad.

La ciudad ideal está creada a la escala del peatón. «Lo contrario a la ciudad expandida que obliga a depender del vehículo. Es un vecindario. Esos vecindarios se unen a otros para formar la ciudad», explica. El resultado son comunidades «más estrechas y densas» que optimicen la utilización de la red de carreteras. De esa manera, «no haría falta construir más».

coche-gif

Redes y conexiones

El premio Pritzker asegura que en la conectividad está la clave del desarrollo urbano sostenible. Por un lado, una ciudad interactiva informa siempre a sus ciudadanos de aquello que desean conocer: de la contaminación en cada momento, de los trayectos más eficientes de un punto a otro, de cualquier tipo de funcionamiento deficiente de equipamiento o servicios…

Además, desde un punto de vista humano y productivo, ha de ayudar a generar nuevos espacios de eficiencia. Por ejemplo, Foster dice que «los que trabajan con residuos no se desharían de ellos sino que trabajarían conjuntamente con los que crean energía». Esas nuevas relaciones condicionarían los avances que están por venir.

La conectividad de los objetos y la masiva presencia de dispositivos inteligentes obligaría asimismo a una capacidad de adaptación a los nuevos escenarios que, de cualquier manera, ha sido siempre una cualidad propia de los seres humanos.

Foster lo ejemplifica con la irrupción de los coches robotizados sin conductor. «Cambiarán totalmente la movilidad urbana». Explica, además, que esa nueva realidad creará nuevas costumbres y nuevas situaciones como la aparición de momentos de esparcimiento y ocio que antes se dedicaban a conducir.

El futuro que Norman Foster propone se encuentra ya en un desafiante roce con el presente más innovador. Como cuando el arquitecto se planta en la luna, solo hace falta un poco de arrojo y la inteligencia necesaria para conseguir que todo ese desarrollo sea lo suficientemente sostenible como para que sea eterno.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los 5 posts más vistos de la semana
El miedo al cambio es un monstruo de piedra
El skyline animado de Tokyo
Guerrilla artística: estos creativos han renovado los clásicos del arte
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies