fbpx
12 de junio 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

Las nubes de interior de Berndnaut Smilde

12 de junio 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La descontextualización convierte fenómenos en apariencia cotidianos en algo extraordinario y cautivador. Mirar a la nubes y descubrir sus siluetas, sus formas semejantes a la realidad que tenemos esbozada en la mente, es una tarea lúdica que alberga algo de normalidad, por bella que sea. Llevarte las nubes bajo un techo es una provocación a los patrones conocidos. Ese es el sendero experimental que ha creado Berndnaut Smilde con su última actuación creativa.

La lírica que reúnen las nubes, dando siempre forma a pensamientos y contornos sugeridos, se limita a las propuestas que la propia naturaleza ofrece, a condiciones irrepetibles que nunca son iguales. Hay mucho, o todo, de fugacidad en el devenir del tiempo.
Berndnaut Smilde ha querido reproducir esos chispazos incontrolables y para ello ha creado una máquina de humo que fabrica nubes bajo techo. El humo dibuja su forma, imposible de predecir, que dura un breve lapso en el tiempo, y el artista holandés captura el momento para dejar constancia de cómo fue algo que nunca podrá volverse a reproducir de la misma manera. Ese es el testimonio de lo cambiante en un mundo que tiende a permanecer. Esa es la historia que Smilde cuenta con sus nubes.
NimbusGreenRoom_web
cumulusklein
nimbus4.1
nimbusD'Aspremont_webgroot

Visto en Ignant.

La descontextualización convierte fenómenos en apariencia cotidianos en algo extraordinario y cautivador. Mirar a la nubes y descubrir sus siluetas, sus formas semejantes a la realidad que tenemos esbozada en la mente, es una tarea lúdica que alberga algo de normalidad, por bella que sea. Llevarte las nubes bajo un techo es una provocación a los patrones conocidos. Ese es el sendero experimental que ha creado Berndnaut Smilde con su última actuación creativa.

La lírica que reúnen las nubes, dando siempre forma a pensamientos y contornos sugeridos, se limita a las propuestas que la propia naturaleza ofrece, a condiciones irrepetibles que nunca son iguales. Hay mucho, o todo, de fugacidad en el devenir del tiempo.
Berndnaut Smilde ha querido reproducir esos chispazos incontrolables y para ello ha creado una máquina de humo que fabrica nubes bajo techo. El humo dibuja su forma, imposible de predecir, que dura un breve lapso en el tiempo, y el artista holandés captura el momento para dejar constancia de cómo fue algo que nunca podrá volverse a reproducir de la misma manera. Ese es el testimonio de lo cambiante en un mundo que tiende a permanecer. Esa es la historia que Smilde cuenta con sus nubes.
NimbusGreenRoom_web
cumulusklein
nimbus4.1
nimbusD'Aspremont_webgroot

Visto en Ignant.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Mikel Casal, el dibujante del trazo económico
La portada eléctrica de Yorokobu
No olvides poner la X en la casilla de la Iglesia… de Satán
Old Spice hace spots personalizados en respuesta a preguntas de usuarios en Facebook y Twitter
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 7
  • ¡Hola!, este efecto lo pude presenciar en el Museo del Chopo el año pasado, México. Una fascinante experiencia, porque son fugaces las formas que nos presenta nuestro inconsciente y sorprende, o más bien descubre nuestro pensamiento.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *