20 de diciembre 2022    /   IDEAS
por
 

Tradiciones navideñas: turrones, villancicos y revisión del ‘Diccionario’ de la RAE

20 de diciembre 2022    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Diciembre haciendo clic aquí.

Igual que los mazapanes, los anuncios de colonias y las luces de Vigo, otra señal de que llega la Navidad son las actualizaciones que la RAE hace de su Diccionario.

Esta que acaba de presentar es la 23.6, es decir, la sexta actualización de la última edición de esta obra de consulta hasta el momento, la vigésimotercera. Habrá que esperar al 2026 para conocer una nueva edición del Diccionario académico, que, como sabemos contar, será la 24ª. Y nos hacen esperar para que coincida con el tercer centenario de la publicación del primer diccionario.

Pero siguiendo con el ambiente navideño, dejémonos de preámbulos y vamos al turrón, que es lo que importa. Explicaban el director de la Academia Santiago Muñoz Machado y la directora del Diccionario, la lexicógrafa y también académica Paz Battaner, que se han incorporado un total de 3152 modificaciones que, desde hoy mismo, pueden consultarse ya en la web de la RAE.

Aclaremos antes que modificaciones no son incorporaciones: en esas novedades caben cambios en las acepciones de algunas voces, inclusión de otros nuevos significados, nuevas etimologías y sí, también alguna nueva palabreja (o artículo, en el idioma académico). En concreto, 280, que tampoco hay que abusar. Y entrecomillemos lo de nueva porque lo novedoso para la Academia y para los hablantes no siempre es lo mismo.

En estas modificaciones publicadas en la edición 23.6 del Diccionario encontramos «novedades relativas a terminología procedente del ámbito social», indican desde la RAE. Entre ellas edadismo, conspiranoia y conspiranoico, micromachismo y ruralizar. O una nueva acepción para brecha: «diferencia o distancia entre situaciones, cosas o grupos de personas, especialmente por falta de unión o cohesión».

Comentaban Muñoz Machado y Battaner que se han escuchado algunas peticiones del oyente para algunos de estos cambios incorporados. Es decir, que han hecho casito al común de los hablantes —aunque no siempre, solo cuando consideraban que quien hacía la observación o solicitaba la revisión llevaba razón— representados a título individual o por asociaciones u otros organismos y colectivos.

Entre las nuevas incorporaciones, se estrenan palabras del ámbito tecnológico como videojugador, macrodatos, comercio electrónico, minería de datos, obsolescencia programada y vida útil. Pero si hay una campeona a la que hay que felicitar por su ascenso al reino de los cielos del léxico esa es puntocom. ¡Albricias!

La gastronomía es otro campo semántico que está de estreno. Ya podemos consultar qué es un panetone (en España) y un panetón (en América), y encontraremos nuevas acepciones para sancocho y compango.

Gracias a esta actualización, ahora, además de en zoológicos y acuarios, también podremos encontrar animales como el dingo, la mantarraya y el cerdo vietnamita. Y siguiendo con las ciencias, que adelantan que es una barbaridad, se incorporan los términos monodosis, cortisol, lidocaína y nanociencia, entre otros.

En otros casos, lo que se ha mejorado es la etimología de ciertas palabras añadiendo una explicación más extensa a su origen, como ocurre en el caso de pichichi o tute.

JAVIER MARÍAS, IN MEMORIAM

El pasado mes de septiembre moría el académico Javier Marías. En su honor, esta actualización del DRAE incorpora las propuestas que el escritor presentó ante las comisiones en las que se articula el trabajo académico.

Así, entra en esta obra de consulta el término traslaticio, «perteneciente o relativo a la traducción», un oficio que Marías desempeñó en vida y por el que sentía una gran pasión.

También eran suyas las propuestas de hagioscopio (Abertura o pequeña ventana hecha en la pared de una iglesia, desde donde se puede ver el altar, especialmente la consagración) y sobrevenido (impostado, artificial).

PEQUEÑO CATÁLOGO DE NOVEDADES

Ácido hialurónico

Básico. Nueva acepción para sencillo o falto de complicación.

Cortazariano y garciamarquiano. Relativos a Julio Cortázar y a Gabriel García Márquez, respectivamente.

Corte. Cuatro nuevas acepciones: ese helado viejuno que se cortaba de una barra y se comía entre dos galletas; cada una de las composiciones musicales de un disco o grabación; interrupción de una emisión radiofónica o televisiva para publicidad; y en un concurso, competición o proceso de selección, nivel que se establece entre los clasificados y no clasificados para pasar a la fase siguiente.

Dársena. Ahora también para estaciones de autobuses.

Discapacidad. En este caso, se enmienda la acepción para definirlo como «situación de la persona que, por sus condiciones físicas, sensoriales, intelectuales o mentales duraderas, encuentra dificultades para su participación e inclusión social».

Forro. Se añade la acepción utilizada en México para calificar a una persona muy atractiva.

Habemus. Coloquialismo para decir tenemos.

Mamitis. Excesivo apego a la madre.

Materia oscura

Mercurio. nueva acepción para temperatura

Micromecenas

Microplástico

Número dos. Para hablar de la segunda persona que sigue en jerarquía a la primera

Obsolescencia programada

Oficio. Nueva acepción para «habilidad y destreza logradas por la práctica de una actividad o profesión».

Patuco

Portuñol

Pota y potar. Vómito y vomitar, respectivamente

Rular. Nueva acepción coloquial para funcionar, marchar

Ruralizar

Sesión golfa

Vida útil

Viola de gamba y violagambista

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Diciembre haciendo clic aquí.

Igual que los mazapanes, los anuncios de colonias y las luces de Vigo, otra señal de que llega la Navidad son las actualizaciones que la RAE hace de su Diccionario.

Esta que acaba de presentar es la 23.6, es decir, la sexta actualización de la última edición de esta obra de consulta hasta el momento, la vigésimotercera. Habrá que esperar al 2026 para conocer una nueva edición del Diccionario académico, que, como sabemos contar, será la 24ª. Y nos hacen esperar para que coincida con el tercer centenario de la publicación del primer diccionario.

Pero siguiendo con el ambiente navideño, dejémonos de preámbulos y vamos al turrón, que es lo que importa. Explicaban el director de la Academia Santiago Muñoz Machado y la directora del Diccionario, la lexicógrafa y también académica Paz Battaner, que se han incorporado un total de 3152 modificaciones que, desde hoy mismo, pueden consultarse ya en la web de la RAE.

Aclaremos antes que modificaciones no son incorporaciones: en esas novedades caben cambios en las acepciones de algunas voces, inclusión de otros nuevos significados, nuevas etimologías y sí, también alguna nueva palabreja (o artículo, en el idioma académico). En concreto, 280, que tampoco hay que abusar. Y entrecomillemos lo de nueva porque lo novedoso para la Academia y para los hablantes no siempre es lo mismo.

En estas modificaciones publicadas en la edición 23.6 del Diccionario encontramos «novedades relativas a terminología procedente del ámbito social», indican desde la RAE. Entre ellas edadismo, conspiranoia y conspiranoico, micromachismo y ruralizar. O una nueva acepción para brecha: «diferencia o distancia entre situaciones, cosas o grupos de personas, especialmente por falta de unión o cohesión».

Comentaban Muñoz Machado y Battaner que se han escuchado algunas peticiones del oyente para algunos de estos cambios incorporados. Es decir, que han hecho casito al común de los hablantes —aunque no siempre, solo cuando consideraban que quien hacía la observación o solicitaba la revisión llevaba razón— representados a título individual o por asociaciones u otros organismos y colectivos.

Entre las nuevas incorporaciones, se estrenan palabras del ámbito tecnológico como videojugador, macrodatos, comercio electrónico, minería de datos, obsolescencia programada y vida útil. Pero si hay una campeona a la que hay que felicitar por su ascenso al reino de los cielos del léxico esa es puntocom. ¡Albricias!

La gastronomía es otro campo semántico que está de estreno. Ya podemos consultar qué es un panetone (en España) y un panetón (en América), y encontraremos nuevas acepciones para sancocho y compango.

Gracias a esta actualización, ahora, además de en zoológicos y acuarios, también podremos encontrar animales como el dingo, la mantarraya y el cerdo vietnamita. Y siguiendo con las ciencias, que adelantan que es una barbaridad, se incorporan los términos monodosis, cortisol, lidocaína y nanociencia, entre otros.

En otros casos, lo que se ha mejorado es la etimología de ciertas palabras añadiendo una explicación más extensa a su origen, como ocurre en el caso de pichichi o tute.

JAVIER MARÍAS, IN MEMORIAM

El pasado mes de septiembre moría el académico Javier Marías. En su honor, esta actualización del DRAE incorpora las propuestas que el escritor presentó ante las comisiones en las que se articula el trabajo académico.

Así, entra en esta obra de consulta el término traslaticio, «perteneciente o relativo a la traducción», un oficio que Marías desempeñó en vida y por el que sentía una gran pasión.

También eran suyas las propuestas de hagioscopio (Abertura o pequeña ventana hecha en la pared de una iglesia, desde donde se puede ver el altar, especialmente la consagración) y sobrevenido (impostado, artificial).

PEQUEÑO CATÁLOGO DE NOVEDADES

Ácido hialurónico

Básico. Nueva acepción para sencillo o falto de complicación.

Cortazariano y garciamarquiano. Relativos a Julio Cortázar y a Gabriel García Márquez, respectivamente.

Corte. Cuatro nuevas acepciones: ese helado viejuno que se cortaba de una barra y se comía entre dos galletas; cada una de las composiciones musicales de un disco o grabación; interrupción de una emisión radiofónica o televisiva para publicidad; y en un concurso, competición o proceso de selección, nivel que se establece entre los clasificados y no clasificados para pasar a la fase siguiente.

Dársena. Ahora también para estaciones de autobuses.

Discapacidad. En este caso, se enmienda la acepción para definirlo como «situación de la persona que, por sus condiciones físicas, sensoriales, intelectuales o mentales duraderas, encuentra dificultades para su participación e inclusión social».

Forro. Se añade la acepción utilizada en México para calificar a una persona muy atractiva.

Habemus. Coloquialismo para decir tenemos.

Mamitis. Excesivo apego a la madre.

Materia oscura

Mercurio. nueva acepción para temperatura

Micromecenas

Microplástico

Número dos. Para hablar de la segunda persona que sigue en jerarquía a la primera

Obsolescencia programada

Oficio. Nueva acepción para «habilidad y destreza logradas por la práctica de una actividad o profesión».

Patuco

Portuñol

Pota y potar. Vómito y vomitar, respectivamente

Rular. Nueva acepción coloquial para funcionar, marchar

Ruralizar

Sesión golfa

Vida útil

Viola de gamba y violagambista

Compártelo twitter facebook whatsapp
Un libro reúne a algunas de las mujeres más radicales de la historia
Las palomas mensajeras que aún se usan en Cuba
A ver qué me llevas
El chiste que determina tu edad mental
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad