24 de febrero 2012    /   DIGITAL
por
 

Nukemap, la herramienta definitiva para genocidas en prácticas

24 de febrero 2012    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Agosto de 1945. La II Guera Mundial ha trasladado su campo de batalla al Pacífico. La cosa se alarga más de lo necesario. El día 6, el Enola Gay sobrevuela Hiroshima dejando caer a Little Boy, la primera bomba nuclear empleada como arma. Tres días después Fat Man acababa con Nagasaki. ¿Misión cumplida? ¡No! Ryokichi Sato salvó el pellejo. Sin embargo, el lanzamiento de bombas atómicas se puede planear con mayor eficiencia para evitar efectos no deseados para el agresor. Nukemap es la respuesta.

El caso de Sato podría haberse evitado. Habría sido pasto de neutrones sólo con un pequeño estudio demográfico y el cálculo de los efectos del lanzamiento del pepino. Incluso el exterminio debe ser estudiado con detenimiento.

Nukemap es el servicio perfecto que toda persona con ansias de dominación mundial debe saber utilizar. Este mashup de Google Maps permite elegir una localización que creamos que debe ser eliminada del mapa y la potencia de la bomba o bombas a arrojar ((la combinación de objetivos puede ser muy útil en un plan de exterminio).

La aplicación calcula qué partes se ven afectadas por la explosión de fuego, onda expansiva o por las altas temperatudas generadas por el lanzamiento, capaces de provocar quemaduras de tercer grado en la piel de todo aquel que se encuentre a menos de 13 km. del lugar de la explosión.

Nukemap ha sido creado por Alex Wellerstein, científico histórico del Instituto Americano de Física que, además, edita un interesante blog acerca de armas nucleares.

¿Ejemplo? Dos lanzamientos sobre Washington. El objetivo está, por supuesto, escogido al azar. Recuerden que la meta es la dominación MUNDIAL.

Agosto de 1945. La II Guera Mundial ha trasladado su campo de batalla al Pacífico. La cosa se alarga más de lo necesario. El día 6, el Enola Gay sobrevuela Hiroshima dejando caer a Little Boy, la primera bomba nuclear empleada como arma. Tres días después Fat Man acababa con Nagasaki. ¿Misión cumplida? ¡No! Ryokichi Sato salvó el pellejo. Sin embargo, el lanzamiento de bombas atómicas se puede planear con mayor eficiencia para evitar efectos no deseados para el agresor. Nukemap es la respuesta.

El caso de Sato podría haberse evitado. Habría sido pasto de neutrones sólo con un pequeño estudio demográfico y el cálculo de los efectos del lanzamiento del pepino. Incluso el exterminio debe ser estudiado con detenimiento.

Nukemap es el servicio perfecto que toda persona con ansias de dominación mundial debe saber utilizar. Este mashup de Google Maps permite elegir una localización que creamos que debe ser eliminada del mapa y la potencia de la bomba o bombas a arrojar ((la combinación de objetivos puede ser muy útil en un plan de exterminio).

La aplicación calcula qué partes se ven afectadas por la explosión de fuego, onda expansiva o por las altas temperatudas generadas por el lanzamiento, capaces de provocar quemaduras de tercer grado en la piel de todo aquel que se encuentre a menos de 13 km. del lugar de la explosión.

Nukemap ha sido creado por Alex Wellerstein, científico histórico del Instituto Americano de Física que, además, edita un interesante blog acerca de armas nucleares.

¿Ejemplo? Dos lanzamientos sobre Washington. El objetivo está, por supuesto, escogido al azar. Recuerden que la meta es la dominación MUNDIAL.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Amor, Whatsapp y otras drogas tecnológicas
Arcade Fire y su vídeo hiperpersonalizado
Si eres un artista, no es necesario que mueras por inanición
Las tablets invaden las camas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 5
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad