4 de octubre 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

Númerografía: dígitos de aires góticos

4 de octubre 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Hay en las líneas de estos números un cierto aire a ese príncipe de Valaquia, allá por el siglo XV, que inspiró al escritor Bram Stoker para inventar al Conde Drácula. Aunque no era ésa la intención de su autor cuando las diseñó para la revista Yorokobu. La idea de Fernando Martínez Godoy era combinar tipografías góticas y música metal. Le gustan esas tipos y escucha esos temas.

“Tiendo a hacer tipos de cajas altas, así que uní esas tres cosas. Quería conseguir darles un aire más estilizado, más actual, y crear algo que llame la atención”, asegura. “Nada de cosas sobrias, que ahora se llevan mucho”.

 

Hay en las líneas de estos números un cierto aire a ese príncipe de Valaquia, allá por el siglo XV, que inspiró al escritor Bram Stoker para inventar al Conde Drácula. Aunque no era ésa la intención de su autor cuando las diseñó para la revista Yorokobu. La idea de Fernando Martínez Godoy era combinar tipografías góticas y música metal. Le gustan esas tipos y escucha esos temas.

“Tiendo a hacer tipos de cajas altas, así que uní esas tres cosas. Quería conseguir darles un aire más estilizado, más actual, y crear algo que llame la atención”, asegura. “Nada de cosas sobrias, que ahora se llevan mucho”.

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
El extraño futuro de Basil Wolverton
Una tienda de niños reclama a la alcaldesa de Valencia más carril bici en su publicidad
El primer cuento de hadas transgénero
La historia dibujada de los últimos días de la RDA
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies