12 de abril 2012    /   CINE/TV
por
 

Nurse Jackie: retrato de una supermamá moderna

12 de abril 2012    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Trankimazin, Diazepam, Orfidal, Valium… Puede que tomes alguno de estos fármacos o conozcas a quien los use. Puede que seas mujer. Y puede que en ocasiones te sientas como Nurse Jackie.

LAS MENTIRAS DEL CINE DE LOS 80

En los 80 y los 90 del siglo pasado nos dijeron que los hombres tenían que ser como Tom Cruise o Michael J. Fox en las películas: tener ambiciones y hacer todo lo posible para ganar un millón de dólares antes de cumplir los treinta.

A las mujeres les dijeron que podían ser ejecutivas o diseñadoras de Dior, casarse con Harrison Ford, tener dos hijos y llevar una casa sin perder la sonrisa.

DE AQUELLOS POLVOS, ESTOS LODOS

Algunos tipos que se criaron con El secreto de mi éxito o Cocktail son los especuladores que nos están llevando a la ruina. Y las supermamás no son ejecutivas bien intencionadas o diseñadoras cool, si no esclavas de empleos precarios, la jornada partida y las rotaciones… Las supermamás no tienen superpoderes; toman pastillas para los dolores musculares, para controlar la tensión, para dormir… Los niñatos que admiraban a los buscadores de riqueza, son los que han destrozado a las supermamás.

JACKIE PEYTON: HUMANA, DEMASIADO HUMANA

Jackie Peyton, Nurse Jackie, es una heroína de nuestro tiempo, con tantos defectos como virtudes. El personaje femenino más auténtica de las series de televisión. (¿La precursora de personajes femeninos más veraces o una rareza?) Es una enfermera con la espalda rota, turnos dobles, una niña que va al psicólogo, un marido con un negocio que no arranca, y una casa en los suburbios. Y, sin embargo, mantiene la sonrisa… gracias al Percocet, la Oxicodona y otras drogas médicas.

Los compañeros de trabajo de Jackie Peyton parecen irreales. Como su amiga la doctora O’Hara que por las noches quizá tome Cosmopolitans con Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker), o el joven y atractivo cirujano de comedia romántica.

LAS DROGAS, UNA MÁQUINA DEL TIEMPO

No es raro que Jackie Peyton huya en ocasiones al País de los Sueños a golpe de analgésicos opiáceos: un lugar que es una estampa de los idealizados años 50.

LAS ADICCIONES PASAN FACTURAS

Se puede viajar al País de los Sueños, pero no es posible quedarse en él. Lo peor es que el regreso siempre es traumático. Con el tiempo, el abuso pasa factura y la realidad se vuelve inmanejable, y las situaciones que antes eran agobiantes pasan a ser dramáticas.

Ante este panorama, el espectador se convierte en una criatura cruel: si Jackie Peyton escapa de sus adicciones y salva a su familia, la serie Nurse Jackie desaparece. Pero esto, también es una esperanza. Es lo que queremos que hagan los héroes: que nos den un alivio, una catarsis, un momento de iluminación.

P.D.: La cuarta temporada de Nurse Jackie se estrena en Showtime el 9 de abril.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Trankimazin, Diazepam, Orfidal, Valium… Puede que tomes alguno de estos fármacos o conozcas a quien los use. Puede que seas mujer. Y puede que en ocasiones te sientas como Nurse Jackie.

LAS MENTIRAS DEL CINE DE LOS 80

En los 80 y los 90 del siglo pasado nos dijeron que los hombres tenían que ser como Tom Cruise o Michael J. Fox en las películas: tener ambiciones y hacer todo lo posible para ganar un millón de dólares antes de cumplir los treinta.

A las mujeres les dijeron que podían ser ejecutivas o diseñadoras de Dior, casarse con Harrison Ford, tener dos hijos y llevar una casa sin perder la sonrisa.

DE AQUELLOS POLVOS, ESTOS LODOS

Algunos tipos que se criaron con El secreto de mi éxito o Cocktail son los especuladores que nos están llevando a la ruina. Y las supermamás no son ejecutivas bien intencionadas o diseñadoras cool, si no esclavas de empleos precarios, la jornada partida y las rotaciones… Las supermamás no tienen superpoderes; toman pastillas para los dolores musculares, para controlar la tensión, para dormir… Los niñatos que admiraban a los buscadores de riqueza, son los que han destrozado a las supermamás.

JACKIE PEYTON: HUMANA, DEMASIADO HUMANA

Jackie Peyton, Nurse Jackie, es una heroína de nuestro tiempo, con tantos defectos como virtudes. El personaje femenino más auténtica de las series de televisión. (¿La precursora de personajes femeninos más veraces o una rareza?) Es una enfermera con la espalda rota, turnos dobles, una niña que va al psicólogo, un marido con un negocio que no arranca, y una casa en los suburbios. Y, sin embargo, mantiene la sonrisa… gracias al Percocet, la Oxicodona y otras drogas médicas.

Los compañeros de trabajo de Jackie Peyton parecen irreales. Como su amiga la doctora O’Hara que por las noches quizá tome Cosmopolitans con Carrie Bradshaw (Sarah Jessica Parker), o el joven y atractivo cirujano de comedia romántica.

LAS DROGAS, UNA MÁQUINA DEL TIEMPO

No es raro que Jackie Peyton huya en ocasiones al País de los Sueños a golpe de analgésicos opiáceos: un lugar que es una estampa de los idealizados años 50.

LAS ADICCIONES PASAN FACTURAS

Se puede viajar al País de los Sueños, pero no es posible quedarse en él. Lo peor es que el regreso siempre es traumático. Con el tiempo, el abuso pasa factura y la realidad se vuelve inmanejable, y las situaciones que antes eran agobiantes pasan a ser dramáticas.

Ante este panorama, el espectador se convierte en una criatura cruel: si Jackie Peyton escapa de sus adicciones y salva a su familia, la serie Nurse Jackie desaparece. Pero esto, también es una esperanza. Es lo que queremos que hagan los héroes: que nos den un alivio, una catarsis, un momento de iluminación.

P.D.: La cuarta temporada de Nurse Jackie se estrena en Showtime el 9 de abril.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Rencor y estupidez en 'Happy Valley'
El cine en pañales de oro
Blackstar de Bowie en dosis de 15 segundos
Christopher Nolan y los efectos artesanales (II)
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies