fbpx
30 de mayo 2019    /   IDEAS
por
 Ana Portnoy

¿Quiénes son los verdaderos ‘ofendiditos’ y por qué se usa tanto esa palabra?

El nuevo libro de Lucía Lijtmaer analiza cómo expresiones como «ofendiditos» o «puritanas» se emplean para criminalizar y neutralizar la protesta

30 de mayo 2019    /   IDEAS     por          Ana Portnoy
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¿En qué parte de la trinchera política se ubica la piel fina? La ultraderecha española ha cazado votantes clamando contra sus satanases favoritos: lo políticamente correcto, el totalitarismo de género y la dictadura de los ofendiditos. Dicen que esa gente está acabando con la libertad, que ya no se puede hablar, que les imponen lo que deben pensar. Sin embargo, son ellos quienes lo gozan repartiendo querellas para callar opiniones y chistes.

Lucía Lijtmaer (Buenos Aires, 1977) cuenta en Ofendiditos (Anagrama), su nuevo libro, cómo las alusiones a ese supuesto clima inquisitorial general no son más que un intento de criminalizar el derecho a protestar por parte del statu quo. Así explica el proceso en el libro:

«El eslabón más alto de la jerarquía utiliza los medios a su alcance para realizar una crítica, la que sea, contra un movimiento o grupo social. Cuando este reacciona criticándole con sus propios medios [de menor alcance y poder], el primero le acusa de censurarlo, de difamarle o de malinterpretarlo. Generalmente, además, exige una compensación o un castigo por esa reacción».

El ensayo da un par de mazazos en la mesa para llamar al silencio, abrir un espacio donde pensar con tranquilidad y llegar a conclusiones que ayuden a dilucidar de qué lado caen, en realidad, las histerias, las imposiciones y las censuras.

Por ejemplo, calificar como linchamiento (término que significa asesinato tumultuoso) cualquier ejercicio crítico numeroso contra un líder de opinión es caer en una trampa. Este tipo de traducciones han contribuido a estrechar poco a poco el cerco de legitimidad de las formas de expresión y denuncia habilitadas para la ciudadanía.

«No se llama ofendidito a un sindicato de policía [Alternativa Sindical Policial] cuando se querella contra Dani Mateo», apunta Lijtmaer, en referencia a la denuncia contra el humorista por el sketch en que estornudaba sobre la bandera española. «Ofendidita es esa masa informe que quiere decir la gente».

Detrás de la aceptación del término ofendidito y de sus variantes late, según Lijtmaer, un punto de superioridad: «Hay una búsqueda de distinción moral e intelectual en el hecho de decir «tú no pillas el chiste porque te ofendes, yo si me entero, sí pillo la vuelta de tuerca»».

UNA NUEVA FORMA DE LLAMARTE «MARICÓN»

La palabra, en depende qué bocas, se emplea para renovar un insulto clásico pero devaluado: mariconazo. El efecto nocivo de este ha desaparecido. Cosas del progreso social. Sin embargo, ofendidito ha servido a algunos para trasvasar toda la sustancia peyorativa que antes desplegaban usando el campo semántico de la mariconería.

La autora observa un retroceso, un cambio de foco paulatino, una derechización de la opinión, y no solo en los medios de derechas. Se atacan formas ciertas formas de protesta aludiendo a la legalidad, nunca a la legitimidad. Una legalidad que «es censuradora con la protesta. La ley mordaza, la antiterrorista, la manipulación de la ley de delitos de odio; se está aplicando todo contra la gente que protesta».

Sin embargo, la angustia y las iras de los Fieros Analistas no se dirigen contra estas actuaciones, sino «contra esa idea un poco esotérica de que las redes por defecto son censoras».

ASÍ DISIMULAN LOS TIPOS DUROS SU PIEL FINA

Lijtmaer acuña el concepto Fiero Analista para definir a «esa especie de cowboy de los medios» que sí sabe cómo funciona la realidad; «ese que te va a decir lo que nadie quiere oír, que se va a poner en riesgo».

El Fiero Analista, en su versión más macerada, usa palabras como feminazis o puritanas contra quienes, simplemente, pretenden abrir un debate (se trata de reflexionar, no de encender una pira) sobre determinadas obras artísticas o literarias, o sobre ciertas conductas. Estos John Wayne de la comunicación se las apañan para detectar siempre, en cualquier argumento que roce sus puntos de vista, brotes de mojigatería contagiosa mezclados con amenazas a la libertad individual y al destino universal.

Lijtmaer apunta a una contradicción: «los adalides de la incorrección política suelen tener audiencias de cientos de miles, cuando no millones, de personas y se quejan de estar siendo silenciados».

¿Qué es, entonces, lo que buscan? ¿Acaso para los Fieros Analistas la democracia consiste en ser (ellos y su legión) incontestables? Entonces este ensayo, esta réplica desde la resistencia de apenas 80 páginas, les parecerá casi brujería.

¿En qué parte de la trinchera política se ubica la piel fina? La ultraderecha española ha cazado votantes clamando contra sus satanases favoritos: lo políticamente correcto, el totalitarismo de género y la dictadura de los ofendiditos. Dicen que esa gente está acabando con la libertad, que ya no se puede hablar, que les imponen lo que deben pensar. Sin embargo, son ellos quienes lo gozan repartiendo querellas para callar opiniones y chistes.

Lucía Lijtmaer (Buenos Aires, 1977) cuenta en Ofendiditos (Anagrama), su nuevo libro, cómo las alusiones a ese supuesto clima inquisitorial general no son más que un intento de criminalizar el derecho a protestar por parte del statu quo. Así explica el proceso en el libro:

«El eslabón más alto de la jerarquía utiliza los medios a su alcance para realizar una crítica, la que sea, contra un movimiento o grupo social. Cuando este reacciona criticándole con sus propios medios [de menor alcance y poder], el primero le acusa de censurarlo, de difamarle o de malinterpretarlo. Generalmente, además, exige una compensación o un castigo por esa reacción».

El ensayo da un par de mazazos en la mesa para llamar al silencio, abrir un espacio donde pensar con tranquilidad y llegar a conclusiones que ayuden a dilucidar de qué lado caen, en realidad, las histerias, las imposiciones y las censuras.

Por ejemplo, calificar como linchamiento (término que significa asesinato tumultuoso) cualquier ejercicio crítico numeroso contra un líder de opinión es caer en una trampa. Este tipo de traducciones han contribuido a estrechar poco a poco el cerco de legitimidad de las formas de expresión y denuncia habilitadas para la ciudadanía.

«No se llama ofendidito a un sindicato de policía [Alternativa Sindical Policial] cuando se querella contra Dani Mateo», apunta Lijtmaer, en referencia a la denuncia contra el humorista por el sketch en que estornudaba sobre la bandera española. «Ofendidita es esa masa informe que quiere decir la gente».

Detrás de la aceptación del término ofendidito y de sus variantes late, según Lijtmaer, un punto de superioridad: «Hay una búsqueda de distinción moral e intelectual en el hecho de decir «tú no pillas el chiste porque te ofendes, yo si me entero, sí pillo la vuelta de tuerca»».

UNA NUEVA FORMA DE LLAMARTE «MARICÓN»

La palabra, en depende qué bocas, se emplea para renovar un insulto clásico pero devaluado: mariconazo. El efecto nocivo de este ha desaparecido. Cosas del progreso social. Sin embargo, ofendidito ha servido a algunos para trasvasar toda la sustancia peyorativa que antes desplegaban usando el campo semántico de la mariconería.

La autora observa un retroceso, un cambio de foco paulatino, una derechización de la opinión, y no solo en los medios de derechas. Se atacan formas ciertas formas de protesta aludiendo a la legalidad, nunca a la legitimidad. Una legalidad que «es censuradora con la protesta. La ley mordaza, la antiterrorista, la manipulación de la ley de delitos de odio; se está aplicando todo contra la gente que protesta».

Sin embargo, la angustia y las iras de los Fieros Analistas no se dirigen contra estas actuaciones, sino «contra esa idea un poco esotérica de que las redes por defecto son censoras».

ASÍ DISIMULAN LOS TIPOS DUROS SU PIEL FINA

Lijtmaer acuña el concepto Fiero Analista para definir a «esa especie de cowboy de los medios» que sí sabe cómo funciona la realidad; «ese que te va a decir lo que nadie quiere oír, que se va a poner en riesgo».

El Fiero Analista, en su versión más macerada, usa palabras como feminazis o puritanas contra quienes, simplemente, pretenden abrir un debate (se trata de reflexionar, no de encender una pira) sobre determinadas obras artísticas o literarias, o sobre ciertas conductas. Estos John Wayne de la comunicación se las apañan para detectar siempre, en cualquier argumento que roce sus puntos de vista, brotes de mojigatería contagiosa mezclados con amenazas a la libertad individual y al destino universal.

Lijtmaer apunta a una contradicción: «los adalides de la incorrección política suelen tener audiencias de cientos de miles, cuando no millones, de personas y se quejan de estar siendo silenciados».

¿Qué es, entonces, lo que buscan? ¿Acaso para los Fieros Analistas la democracia consiste en ser (ellos y su legión) incontestables? Entonces este ensayo, esta réplica desde la resistencia de apenas 80 páginas, les parecerá casi brujería.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Deberíamos recuperar la concentración?
Las remezclas audiovisuales agitan las revueltas de Brasil
Segways transformados en Vespas: fantasías de desguace contra la obsolescencia
Viajes de papel
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • El problema es que también del otro lado empieza a existir una actitud semejante: me vi involucrado en detener un linchamiento contra una persona que solamente había expresado sus ideas de derecha pero no había efectuado acto alguno contra quien sea, en una facultad de filosofía en la que teóricamente se discuten ideas. Cuando les dije que si querían poner algo en la picota entonces fueran las ideas pero no las personas y les dije que entonces en qué se diferencian de la derecha que critican, el asunto se desinfló.

  • Excelente descripción. En Argentina sucedió lo mismo durante los años 2010 y 2015 y así la derecha logró ganar las elecciones ese año, llevando a M. Macri de presidente. El más nefasto y neoliberal que hemos tenido. En estos 4 años solo gobernó para los grandes empresarios y los dueños de los medios de comunicación que le hicieron toda la campaña. Hablaban de la falta de libertad de expresión y del adoctrinamiento a los niños por enseñar en las escuelas la historia con perspectiva latinoamericanista y no eurocentrista. Así fue que esa «falta de libertad de expresión» se convirtió en una constante y claramente quienes no podíamos opinar realmente éramos los que estábamos en su contra. Hoy con ellos en el gobierno se han censurado cientos de canales y entrevistas, se han cerrado emisoras de radio y han desaparecido los pequeños medios de comunicación comunitarios.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *