5 de diciembre 2014    /   CINE/TV
por
 

Olive Kitteridge: cosas sin importancia que un esposo olvida contar

5 de diciembre 2014    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Pasarán más de mil años entre un hombre y una mujer, y habrá secretos entre los dos: secretos que no lo son: cosas sin drama que se callaron porque no hubo oportunidad para decirlas. En la serie Olive Kitteridge hay un ejemplo de estos secretos tontos, inocuos, pero sorprendentes cuando salen a la luz.
(Un spoiler sobre una anécdota).
El secreto que no es tal surge durante una cena: el matrimonio de Olive y Henry tiene como invitado al matrimonio de Denise y su marido (otro Henry). El Henry invitado pregunta al Henry anfitrión si caza:
Tú cazas
Olfear heces
Nunca me contaste
Olive sonríe. Después de veinte años, su apocado marido, soso como el agua, la ha sorprendido. (Una revelación que calienta a Olive, mostrada hasta entonces como una esposa fría).
El diálogo es sencillo y perfecto (demuestra el oído del guionista): refleja una realidad de muchas parejas tras años de convivencia. En los comienzos, las parejas hablan de un millón de cosas, pero ninguna persona hace un inventario de sí misma. Las cosas se saben por preguntas cruzadas o porque la situación anima a hablar. Y Henry no encontró la oportunidad de hablar como olfateador de heces (Olive no caza y es posible que su padre no fuera cazador).
Con los años la comunicación se reduce: parece que todas las preguntas han sido hechas; todos los secretos revelados (los importantes y los anecdóticos). Lo que está oculto sale cuando nuevos conocidos hacen nuevas preguntas. ¿Quién no ha dicho u oído: «ahora me entero de que tú…»?

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Pasarán más de mil años entre un hombre y una mujer, y habrá secretos entre los dos: secretos que no lo son: cosas sin drama que se callaron porque no hubo oportunidad para decirlas. En la serie Olive Kitteridge hay un ejemplo de estos secretos tontos, inocuos, pero sorprendentes cuando salen a la luz.
(Un spoiler sobre una anécdota).
El secreto que no es tal surge durante una cena: el matrimonio de Olive y Henry tiene como invitado al matrimonio de Denise y su marido (otro Henry). El Henry invitado pregunta al Henry anfitrión si caza:
Tú cazas
Olfear heces
Nunca me contaste
Olive sonríe. Después de veinte años, su apocado marido, soso como el agua, la ha sorprendido. (Una revelación que calienta a Olive, mostrada hasta entonces como una esposa fría).
El diálogo es sencillo y perfecto (demuestra el oído del guionista): refleja una realidad de muchas parejas tras años de convivencia. En los comienzos, las parejas hablan de un millón de cosas, pero ninguna persona hace un inventario de sí misma. Las cosas se saben por preguntas cruzadas o porque la situación anima a hablar. Y Henry no encontró la oportunidad de hablar como olfateador de heces (Olive no caza y es posible que su padre no fuera cazador).
Con los años la comunicación se reduce: parece que todas las preguntas han sido hechas; todos los secretos revelados (los importantes y los anecdóticos). Lo que está oculto sale cuando nuevos conocidos hacen nuevas preguntas. ¿Quién no ha dicho u oído: «ahora me entero de que tú…»?

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘Snowfall’: los chicos del barrio siguen allí
Cómo sabe mamá quién es el malo de la película
Desolación fotografiada con belleza
¡Cierra el p*** Facebook ya!: Los vídeos del viernes
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies