24 de febrero 2016    /   ENTRETENIMIENTO
por
 Óscar Giménez

Rock ‘n’ Draw | Omega: el día que Morente pasó de genio a leyenda

24 de febrero 2016    /   ENTRETENIMIENTO     por          Óscar Giménez
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Un caluroso día de verano, en 1995, el periodista y músico punk Jesús Arias, cogió la guitarra y comenzó a tocar los acordes de Helter Skelter, de The Beatles. La letra, sin embargo, no era la original. Eran los versos de Niña ahogada en un pozo, el poema de Federico García Lorca que forma parte del crudo Poeta en Nueva York.

El que escuchaba aquella música era Enrique Morente, que llevaba un tiempo dándole vueltas al abordaje del cancionero de Leonard Cohen, lorquiano convencido. En ese momento, la espiral del universo flamenco de Lorca se cerró y nació Omega, el disco con el que el cantaor granadino pasó de genio a leyenda.

Morente cogió por banda al hermano de Jesús, Antonio Arias, y al resto de su banda, Lagartija Nick. Comenzó la grabación del disco y el estudio se transformó en un laboratorio. No hacían falta tubos de ensayo para intentar llevar a cabo experimentos que, como los del doctor Jekyll, desatarían la ira de muchos flamencos ortodoxos.

Artículo relacionado

La cosa, sin embargo, salió bien y Morente, Jesús Arias, Lagartija Nick, Vicente Amigo, Cañizares, Tomatito o Isidro Muñoz, entre otros, acabaron descubriendo la penicilina e incluso armaron la única prueba de la existencia de Dios que el hombre ha conocido: el Aleluya que llena el corte undécimo del disco.

Enrique Morente se marchó asesinado por el cielo una fría mañana de invierno, en Madrid, en 2010. Casi cinco años después, a Jesús Arias le arrancaron las alas, de fatiga, las alas del corazón. La explosión de energía que generaron hace justo 20 años permanece intacta, porque ya se sabe que la energía no se destruye. El arte tampoco.

Rock ‘n’ Draw es una sección que cuenta cada dos semanas historias del pop y el rock de los últimos 80 años que merecen ser contadas. Os proponemos textos breves y las emocionales ilustraciones de Óscar Giménez, especialmente creadas para contar cada historia de un vistazo.

Si quieres ver entregas anteriores, acerca de Eagles of Death Metal y la sala Bataclan, de la muerte del Lemmy Kilmister, la obsesión de David Bowie por el cosmos, el tiempo que PJ Harvey pasó encerrada en una caja acristalada o la soledad de Janis Joplin, las tienes a un clic.

Omega-entero

Jesús Arias, in memoriam.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Un caluroso día de verano, en 1995, el periodista y músico punk Jesús Arias, cogió la guitarra y comenzó a tocar los acordes de Helter Skelter, de The Beatles. La letra, sin embargo, no era la original. Eran los versos de Niña ahogada en un pozo, el poema de Federico García Lorca que forma parte del crudo Poeta en Nueva York.

El que escuchaba aquella música era Enrique Morente, que llevaba un tiempo dándole vueltas al abordaje del cancionero de Leonard Cohen, lorquiano convencido. En ese momento, la espiral del universo flamenco de Lorca se cerró y nació Omega, el disco con el que el cantaor granadino pasó de genio a leyenda.

Morente cogió por banda al hermano de Jesús, Antonio Arias, y al resto de su banda, Lagartija Nick. Comenzó la grabación del disco y el estudio se transformó en un laboratorio. No hacían falta tubos de ensayo para intentar llevar a cabo experimentos que, como los del doctor Jekyll, desatarían la ira de muchos flamencos ortodoxos.

La cosa, sin embargo, salió bien y Morente, Jesús Arias, Lagartija Nick, Vicente Amigo, Cañizares, Tomatito o Isidro Muñoz, entre otros, acabaron descubriendo la penicilina e incluso armaron la única prueba de la existencia de Dios que el hombre ha conocido: el Aleluya que llena el corte undécimo del disco.

Enrique Morente se marchó asesinado por el cielo una fría mañana de invierno, en Madrid, en 2010. Casi cinco años después, a Jesús Arias le arrancaron las alas, de fatiga, las alas del corazón. La explosión de energía que generaron hace justo 20 años permanece intacta, porque ya se sabe que la energía no se destruye. El arte tampoco.

Artículo relacionado

Rock ‘n’ Draw es una sección que cuenta cada dos semanas historias del pop y el rock de los últimos 80 años que merecen ser contadas. Os proponemos textos breves y las emocionales ilustraciones de Óscar Giménez, especialmente creadas para contar cada historia de un vistazo.

Si quieres ver entregas anteriores, acerca de Eagles of Death Metal y la sala Bataclan, de la muerte del Lemmy Kilmister, la obsesión de David Bowie por el cosmos, el tiempo que PJ Harvey pasó encerrada en una caja acristalada o la soledad de Janis Joplin, las tienes a un clic.

Omega-entero

Jesús Arias, in memoriam.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El Pantone humano de Angélica Dass
La muerte: miedo, juerga, mitos y ritos
El verdadero «Facebook» está en Instagram
«Supongo que un madurito o una lesbiana serían amantes mucho más centrados»
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies