BRANDED CONTENT

BRANDED CONTENT
16 de enero 2018    /   BRANDED CONTENT
 

La cara y la cruz de los movimientos migratorios

16 de enero 2018    /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Un grupo de personas empuja trabajosamente un piano por la zona fronteriza entre Bulgaria y Turquía, esos pocos metros que no pertenecen a uno ni al otro. Liminal crossing (Ergin Çavuşoğlu) es una recreación en vídeo de un hecho real. El piano pesa, pero se percibe una conexión entre todos los dedicados a la tarea, una nota positiva, casi de tragicomedia. «Me interesaba salir de esta visión un poco monotemática que hay sobre las migraciones para prestar también atención a un aspecto más constructivo de recuperación y de esperanza». 

Liminal Crossing, 2009 (fotograma del vídeo). Videoinstalación, HD, dos canales sincronizados, sonido. Duración: 7’ 45’’. Cortesía del artista & Ludwig Forum für Internationale Kunst, Aquisgrán. © de la obra, Ergin Çavuşoğlu, 2017
Liminal Crossing, 2009 (fotograma del vídeo). Videoinstalación, HD, dos canales sincronizados, sonido. Duración: 7’ 45’’. Cortesía del artista & Ludwig Forum für Internationale Kunst, Aquisgrán. © de la obra, Ergin Çavuşoğlu, 2017

Una montaña de caramelos parece una nota dulce hasta que el espectador es informado de que pesan exactamente lo mismo que el padre del autor, Félix González-Torres, en el momento de su muerte. «Era la intención del artista que, con el tiempo, la obra desarrollara nuevos significados y consideraciones», explican desde la fundación Félix González-Torres. Por ese motivo, el autor utilizó ese peso de 175 libras (que puede ser interpretado como el peso aproximado de un individuo sano) en más obras ese año.

Félix González-Torres, “Untitled” (Portrait of Dad), 1991. Caramelos blancos envueltos individualmente con celofán, provisión infinita. Medidas variables. Colección de la Cruz, Miami, Florida. Vista de la instalación: «On anam?», Es Baluard Museu, Palma, Mallorca-España. 10/11/2017-01/04/2018. © The Felix Gonzalez-Torres Foundation. Cortesía Andrea Rosen Gallery, Nueva York
Félix González-Torres, “Untitled” (Portrait of Dad), 1991. Caramelos blancos envueltos individualmente con celofán, provisión infinita. Medidas variables. Colección de la Cruz, Miami, Florida. Vista de la instalación: «On anam?», Es Baluard Museu, Palma, Mallorca-España. 10/11/2017-01/04/2018. © The Felix Gonzalez-Torres Foundation. Cortesía Andrea Rosen Gallery, Nueva York

Todas las obras de la exposición On anam? (Where are we going?), expuestas en el museo Es Baluard de Palma hasta el 1 de abril, presentan esa lectura dual: una nota trágica sumada a un «pero» que arroja algo de luz. «No solamente está el cariz dramático, sino también notas positivas: búsqueda de una vida mejor, traslado porque parte de la familia está en otro lugar o porque se desea un cambio… En cada obra convive esa dicotomía», explica Sonia Becce, comisaria de la exposición.

Me interesaba salir de esta visión un poco monotemática que hay sobre las migraciones para prestar también atención a un aspecto más constructivo de recuperación y de esperanza

Precisamente con dualidad, o más bien con ambivalencia (condición de lo que se presta a dos interpretaciones opuestas), es recibido el espectador que pone su primer pie en la muestra, en concreto con la pieza «Untitled» de Félix González-Torres, dos pilas de papeles. El espectador tiene que elegir:

Ningún lugar mejor que este
Cualquier lugar mejor que este

Félix González-Torres "Untitled" 1989/1990 Print on paper, endless copies 26 in. at ideal height x 29 x 56 in. overall Two parts: 26 in. at ideal height x 29 x 23 in. (original paper size)
Félix González-Torres «Untitled» 1989/1990 Print on paper, endless copies 26 in. at ideal height x 29 x 56 in. overall Two parts: 26 in. at ideal height x 29 x 23 in. (Original paper size)

El deseo de escape se contrapone a la inexistencia de un puerto seguro hoy en ningún lugar del mundo. «Enfrentarse a esas pilas de papeles ralentiza la entrada del público que llega un poco azorado», reflexiona Becce. «Con la acción de recogerlo y quedárselo, el visitante pausa ese recorrido, vive la experiencia. La obra de Félix González-Torres es, por así decirlo, una pregunta. Se basa en el balance: es esto o es lo otro. No habla de un lugar, sino de cómo nos enfrentamos los seres humanos a esas situaciones, a esas decisiones». 

No habla de un lugar, sino de cómo nos enfrentamos los seres humanos a esas situaciones, a esas decisiones

Todos los artistas plasman la idea de viaje a un sitio que no es propio, y todos introducen en sus obras notas autobiográficas. «Usan estrategias conceptuales y críticas pero a la vez muy sensibles con este tema», dice Becce. «Cada uno aborda la temática de la diáspora, los desplazamientos, las tensiones, etc. de un modo artístico, sensible y autobiográfico».

El resultado es una colección de obras «con una importante carga política y crítica y un gran impacto estético».

Una persona coge un puñado de tierra y, después de moldearla durante unos segundos, se la come. La imagen esconde un ejercicio meditativo sobre cuestiones raciales. «No es tragedia, es una visión antropológica y sociológica», recalca la comisaria refiriéndose a la obra Agudah del artista Paulo Nazareth.

Paulo Nazareth, Agudah, 2013 (fotograma del vídeo). Vídeo, monocanal, b/n, sonido. Duracion: 7’ 03’’. Cortesía del artista & Mendes Wood DM, São Paulo. © de la obra, Paulo Nazareth, 2017
Paulo Nazareth, Agudah, 2013 (fotograma del vídeo). Vídeo, monocanal, b/n, sonido. Duracion: 7’ 03’’. Cortesía del artista & Mendes Wood DM, São Paulo. © de la obra, Paulo Nazareth, 2017

La muestra es la última de una trilogía que gira en torno al contexto de un Mediterráneo inmerso en contradicciones individuales y colectivas. Pero, como puede verse en los orígenes de sus artistas (Cuba, Brasil, Líbano, Bulgaria…) no se ciñe solo al Mediterráneo. «Por extensión y expansión, puedo referirme a otros mares para hablar de esos movimientos migratorios. Me parecía que así era más interesante, porque pocos mares escapan a estos movimientos».

Las obras no son las mismas para todos los visitantes. Las sensaciones que pueden despertar son variadas. «La visita se dispara en cada uno», adelanta Becce. «Cada visitante de la muestra, cuando se enfrenta a una obra, descarga toda su experiencia vital. Sensaciones, sentimientos, afecciones…».

La muestra se completa con un programa educativo que habla de fronteras y de identidades a los más pequeños, de esas líneas artificiales «que nos han traído tantas guerras y nos siguen trayendo tantos problemas». Becce hace hincapié en que hay que enseñar a los niños ese respeto por la diferencia, «transmitir esas ideas donde y cuando se pueda. Con arte, con música, con charlas… nada sobra».

Núria Güell, Apátrida por voluntad propia, 2015-2016. Instalación. Documentos, fotografía y vídeo (duración: 5’ 13’’). Cortesía de la artista y ADN Galeria, Barcelona. Fotografía: Roberto Ruiz © de la obra, Núria Güell, 2017
Núria Güell, Apátrida por voluntad propia, 2015-2016. Instalación. Documentos, fotografía y vídeo (duración: 5’ 13’’). Cortesía de la artista y ADN Galeria, Barcelona. Fotografía: Roberto Ruiz © de la obra, Núria Güell, 2017

El ser humano, animal migratorio

Durante el primer semestre de 2017 llegaron a España 237.115 inmigrantes, lo que dejó un saldo migratorio positivo (tras restar las emigraciones) de 52.926 personas.

Los seres humanos se mueven constantemente. Son «sujetos de fronteras» y se pasan la vida traspasándolas: la del nacimiento, la de la puerta (y la seguridad) de su hogar y, finalmente, esos «límites imaginarios que ha impuesto la geopolítica».

Algunos migran por causas forzosas, como un desastre natural o una guerra. No se quieren ir, pero con esa pena tienen que poner la vista en su siguiente lugar de acogida, que siempre será un segundo plato. Y en esa experiencia, inevitablemente encontrarán alguna nota positiva, aunque al principio la idea les parezca inverosímil.

Otros migran de forma voluntaria. Por una situación insostenible en su lugar de origen, por ejemplo de precariedad laboral y económica o de persecución social a minorías, y sobre todo por la expectativa de que en otro sitio estarán mejor. Pero ni los viajes suelen ser tan sencillos como alguien los planteó, ni lo es la llegada al territorio extraño ni los siguientes años en él. La ilusión siempre va enlazada con las fatalidades; siempre habrá una nota negativa que complete la dualidad.

Walid Raad/The Atlas Group, We decided to let them say, “we are convinced” twice_Soldiers II, 1982-2007. Impresión de inyección de tinta perdurable en color, 110 x 171 cm. Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma, depósito colección particular. Cortesía Paula Cooper Gallery, Nueva York. © de la obra, Walid Raad, 2017
Walid Raad/The Atlas Group, We decided to let them say, “we are convinced” twice_Soldiers II, 1982-2007. Impresión de inyección de tinta perdurable en color, 110 x 171 cm. Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma, depósito colección particular. Cortesía Paula Cooper Gallery, Nueva York. © de la obra, Walid Raad, 2017

En el lado positivo, una consecuencia de las migraciones suele ser el relativo reparto de la felicidad: los que se quedan no se sienten tan mal y los que se mueven mejoran, se alivian algunos problemas de sobrepoblación y el desempleo disminuye.

En el lado negativo se sitúa, sobre todo, la desintegración familiar y otras consecuencias económicas como la disminución de los salarios en algunos sectores por la explotación laboral de los inmigrantes y, en los casos más graves, la violación de los derechos humanos cuando un país de acogida no garantiza una dignidad mínima a los inmigrantes.

En la exposición ‘On anam?’, la selección de piezas (vídeos, instalaciones, fotografías y documentos) capta distintos interrogantes relacionados con los procesos migratorios. Esas obras hablan de la gestión de conflictos, de las emociones que se desarrollan en las fronteras, de los cambios y las contradicciones, de la identidad individual y colectiva y muchos otros temas relacionados con la diáspora.

Foto de portada: Carmela Gross, Migrants 2, 2014.  Instalación, conjunto de 104 piezas realizadas en hierro esmaltado, medidas variables. Colección del artista. Cortesía Galeria Vermelho. Fotografía: Pedro Pérez Machado. © de la obra, Carmela Gross, 2017

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Un grupo de personas empuja trabajosamente un piano por la zona fronteriza entre Bulgaria y Turquía, esos pocos metros que no pertenecen a uno ni al otro. Liminal crossing (Ergin Çavuşoğlu) es una recreación en vídeo de un hecho real. El piano pesa, pero se percibe una conexión entre todos los dedicados a la tarea, una nota positiva, casi de tragicomedia. «Me interesaba salir de esta visión un poco monotemática que hay sobre las migraciones para prestar también atención a un aspecto más constructivo de recuperación y de esperanza». 

Liminal Crossing, 2009 (fotograma del vídeo). Videoinstalación, HD, dos canales sincronizados, sonido. Duración: 7’ 45’’. Cortesía del artista & Ludwig Forum für Internationale Kunst, Aquisgrán. © de la obra, Ergin Çavuşoğlu, 2017
Liminal Crossing, 2009 (fotograma del vídeo). Videoinstalación, HD, dos canales sincronizados, sonido. Duración: 7’ 45’’. Cortesía del artista & Ludwig Forum für Internationale Kunst, Aquisgrán. © de la obra, Ergin Çavuşoğlu, 2017

Una montaña de caramelos parece una nota dulce hasta que el espectador es informado de que pesan exactamente lo mismo que el padre del autor, Félix González-Torres, en el momento de su muerte. «Era la intención del artista que, con el tiempo, la obra desarrollara nuevos significados y consideraciones», explican desde la fundación Félix González-Torres. Por ese motivo, el autor utilizó ese peso de 175 libras (que puede ser interpretado como el peso aproximado de un individuo sano) en más obras ese año.

Félix González-Torres, “Untitled” (Portrait of Dad), 1991. Caramelos blancos envueltos individualmente con celofán, provisión infinita. Medidas variables. Colección de la Cruz, Miami, Florida. Vista de la instalación: «On anam?», Es Baluard Museu, Palma, Mallorca-España. 10/11/2017-01/04/2018. © The Felix Gonzalez-Torres Foundation. Cortesía Andrea Rosen Gallery, Nueva York
Félix González-Torres, “Untitled” (Portrait of Dad), 1991. Caramelos blancos envueltos individualmente con celofán, provisión infinita. Medidas variables. Colección de la Cruz, Miami, Florida. Vista de la instalación: «On anam?», Es Baluard Museu, Palma, Mallorca-España. 10/11/2017-01/04/2018. © The Felix Gonzalez-Torres Foundation. Cortesía Andrea Rosen Gallery, Nueva York

Todas las obras de la exposición On anam? (Where are we going?), expuestas en el museo Es Baluard de Palma hasta el 1 de abril, presentan esa lectura dual: una nota trágica sumada a un «pero» que arroja algo de luz. «No solamente está el cariz dramático, sino también notas positivas: búsqueda de una vida mejor, traslado porque parte de la familia está en otro lugar o porque se desea un cambio… En cada obra convive esa dicotomía», explica Sonia Becce, comisaria de la exposición.

Me interesaba salir de esta visión un poco monotemática que hay sobre las migraciones para prestar también atención a un aspecto más constructivo de recuperación y de esperanza

Precisamente con dualidad, o más bien con ambivalencia (condición de lo que se presta a dos interpretaciones opuestas), es recibido el espectador que pone su primer pie en la muestra, en concreto con la pieza «Untitled» de Félix González-Torres, dos pilas de papeles. El espectador tiene que elegir:

Ningún lugar mejor que este
Cualquier lugar mejor que este

Félix González-Torres "Untitled" 1989/1990 Print on paper, endless copies 26 in. at ideal height x 29 x 56 in. overall Two parts: 26 in. at ideal height x 29 x 23 in. (original paper size)
Félix González-Torres «Untitled» 1989/1990 Print on paper, endless copies 26 in. at ideal height x 29 x 56 in. overall Two parts: 26 in. at ideal height x 29 x 23 in. (Original paper size)

El deseo de escape se contrapone a la inexistencia de un puerto seguro hoy en ningún lugar del mundo. «Enfrentarse a esas pilas de papeles ralentiza la entrada del público que llega un poco azorado», reflexiona Becce. «Con la acción de recogerlo y quedárselo, el visitante pausa ese recorrido, vive la experiencia. La obra de Félix González-Torres es, por así decirlo, una pregunta. Se basa en el balance: es esto o es lo otro. No habla de un lugar, sino de cómo nos enfrentamos los seres humanos a esas situaciones, a esas decisiones». 

No habla de un lugar, sino de cómo nos enfrentamos los seres humanos a esas situaciones, a esas decisiones

Todos los artistas plasman la idea de viaje a un sitio que no es propio, y todos introducen en sus obras notas autobiográficas. «Usan estrategias conceptuales y críticas pero a la vez muy sensibles con este tema», dice Becce. «Cada uno aborda la temática de la diáspora, los desplazamientos, las tensiones, etc. de un modo artístico, sensible y autobiográfico».

El resultado es una colección de obras «con una importante carga política y crítica y un gran impacto estético».

Una persona coge un puñado de tierra y, después de moldearla durante unos segundos, se la come. La imagen esconde un ejercicio meditativo sobre cuestiones raciales. «No es tragedia, es una visión antropológica y sociológica», recalca la comisaria refiriéndose a la obra Agudah del artista Paulo Nazareth.

Paulo Nazareth, Agudah, 2013 (fotograma del vídeo). Vídeo, monocanal, b/n, sonido. Duracion: 7’ 03’’. Cortesía del artista & Mendes Wood DM, São Paulo. © de la obra, Paulo Nazareth, 2017
Paulo Nazareth, Agudah, 2013 (fotograma del vídeo). Vídeo, monocanal, b/n, sonido. Duracion: 7’ 03’’. Cortesía del artista & Mendes Wood DM, São Paulo. © de la obra, Paulo Nazareth, 2017

La muestra es la última de una trilogía que gira en torno al contexto de un Mediterráneo inmerso en contradicciones individuales y colectivas. Pero, como puede verse en los orígenes de sus artistas (Cuba, Brasil, Líbano, Bulgaria…) no se ciñe solo al Mediterráneo. «Por extensión y expansión, puedo referirme a otros mares para hablar de esos movimientos migratorios. Me parecía que así era más interesante, porque pocos mares escapan a estos movimientos».

Las obras no son las mismas para todos los visitantes. Las sensaciones que pueden despertar son variadas. «La visita se dispara en cada uno», adelanta Becce. «Cada visitante de la muestra, cuando se enfrenta a una obra, descarga toda su experiencia vital. Sensaciones, sentimientos, afecciones…».

La muestra se completa con un programa educativo que habla de fronteras y de identidades a los más pequeños, de esas líneas artificiales «que nos han traído tantas guerras y nos siguen trayendo tantos problemas». Becce hace hincapié en que hay que enseñar a los niños ese respeto por la diferencia, «transmitir esas ideas donde y cuando se pueda. Con arte, con música, con charlas… nada sobra».

Núria Güell, Apátrida por voluntad propia, 2015-2016. Instalación. Documentos, fotografía y vídeo (duración: 5’ 13’’). Cortesía de la artista y ADN Galeria, Barcelona. Fotografía: Roberto Ruiz © de la obra, Núria Güell, 2017
Núria Güell, Apátrida por voluntad propia, 2015-2016. Instalación. Documentos, fotografía y vídeo (duración: 5’ 13’’). Cortesía de la artista y ADN Galeria, Barcelona. Fotografía: Roberto Ruiz © de la obra, Núria Güell, 2017

El ser humano, animal migratorio

Durante el primer semestre de 2017 llegaron a España 237.115 inmigrantes, lo que dejó un saldo migratorio positivo (tras restar las emigraciones) de 52.926 personas.

Los seres humanos se mueven constantemente. Son «sujetos de fronteras» y se pasan la vida traspasándolas: la del nacimiento, la de la puerta (y la seguridad) de su hogar y, finalmente, esos «límites imaginarios que ha impuesto la geopolítica».

Algunos migran por causas forzosas, como un desastre natural o una guerra. No se quieren ir, pero con esa pena tienen que poner la vista en su siguiente lugar de acogida, que siempre será un segundo plato. Y en esa experiencia, inevitablemente encontrarán alguna nota positiva, aunque al principio la idea les parezca inverosímil.

Otros migran de forma voluntaria. Por una situación insostenible en su lugar de origen, por ejemplo de precariedad laboral y económica o de persecución social a minorías, y sobre todo por la expectativa de que en otro sitio estarán mejor. Pero ni los viajes suelen ser tan sencillos como alguien los planteó, ni lo es la llegada al territorio extraño ni los siguientes años en él. La ilusión siempre va enlazada con las fatalidades; siempre habrá una nota negativa que complete la dualidad.

Walid Raad/The Atlas Group, We decided to let them say, “we are convinced” twice_Soldiers II, 1982-2007. Impresión de inyección de tinta perdurable en color, 110 x 171 cm. Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma, depósito colección particular. Cortesía Paula Cooper Gallery, Nueva York. © de la obra, Walid Raad, 2017
Walid Raad/The Atlas Group, We decided to let them say, “we are convinced” twice_Soldiers II, 1982-2007. Impresión de inyección de tinta perdurable en color, 110 x 171 cm. Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma, depósito colección particular. Cortesía Paula Cooper Gallery, Nueva York. © de la obra, Walid Raad, 2017

En el lado positivo, una consecuencia de las migraciones suele ser el relativo reparto de la felicidad: los que se quedan no se sienten tan mal y los que se mueven mejoran, se alivian algunos problemas de sobrepoblación y el desempleo disminuye.

En el lado negativo se sitúa, sobre todo, la desintegración familiar y otras consecuencias económicas como la disminución de los salarios en algunos sectores por la explotación laboral de los inmigrantes y, en los casos más graves, la violación de los derechos humanos cuando un país de acogida no garantiza una dignidad mínima a los inmigrantes.

En la exposición ‘On anam?’, la selección de piezas (vídeos, instalaciones, fotografías y documentos) capta distintos interrogantes relacionados con los procesos migratorios. Esas obras hablan de la gestión de conflictos, de las emociones que se desarrollan en las fronteras, de los cambios y las contradicciones, de la identidad individual y colectiva y muchos otros temas relacionados con la diáspora.

Foto de portada: Carmela Gross, Migrants 2, 2014.  Instalación, conjunto de 104 piezas realizadas en hierro esmaltado, medidas variables. Colección del artista. Cortesía Galeria Vermelho. Fotografía: Pedro Pérez Machado. © de la obra, Carmela Gross, 2017

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La fábrica de líderes: así contribuyen medios y redes sociales a elegir a los políticos
¿Cómo serán las compras en 2024?
En el ojo ajeno: Incluye pan, bebida y postre o café
Y tú más: 'Digitum impudicum'
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies