fbpx
18 de abril 2012    /   CINE/TV
por
 

Once upon a time: Cuentos de hadas en tiempos de crisis

18 de abril 2012    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Sin duda Caperucita tiene más privados que Blancanieves en un chat un viernes por la noche. Nos han vendido la idea de que Caperucita es una niña mala. Los hombres no saben lo que se pierden menospreciando a Blancanieves; parafraseando a Proust: Dejemos las Caperucitas a los hombres sin imaginación.

Once upon a time tiene atrapados a millones de espectadores (niños y no tan niños) a pesar de sus imperfecciones. El argumento no es nuevo: una maldición de la Reina Malvada atrapa a los personajes de los cuentos en un mundo sin finales felices, nuestra presente realidad.

En este mundo Caperucita sirve sándwiches y cervezas en el bar de la abuelita, y Blancanieves es una maestra de primaria sin suerte con los hombres.

BLANCANIEVES, NO VAYAS AL BAR DE CAPERUCITA

En el mundo real no hay un lobo que habla: hay muchos. Cada hombre es un lobo. Si eres Blancanieves no vayas con tu pareja al bar de Caperucita…

 

 

 

Esta es una situación que más de una mujer habrá vivido. Estos hombres no saben lo que se pierden…

BLANCANIEVES NO ERA TAN LÁNGUIDA

Los cuentos de hadas omiten detalles importantes. Por ejemplo, ¿cómo sobrevivió Blancanieves en el bosque antes de conocer a los enanos? Sin duda tuvo que dedicarse al bandidaje para subsistir, entre otras actividades peligrosas. Ella replica al príncipe azul, se mofa de él y lo reta. La mujer de los cuentos de hadas contemporáneos es una mujer guerrera. ¿Y los príncipes? Han desaparecido, están en coma o han sido comprados por la Reina Malvada.

Esta es la Blancanieves que propone Once upon a time, la enésima recreación de los cuentos de hadas, cuya acción transcurre entre el mundo real y un mundo fantástico.

 

 

SERIES CONTEMPORÁNEAS: CUENTOS DISFRAZADOS

Los viejos relatos infantiles nunca nos han dejado. Constantemente se reescriben y reinterpretan.

En series contemporáneas vemos trazas de personajes de la literatura infantil clásica. Por ejemplo: Don Draper es el Barba Azul que no permite a su esposa que abra la cajita / puerta que esconde su oscuro pasado. Y Nucky Thompson es el Mago de Oz, y sus hombres son el espantapájaros, el león y el hombre de hojalata.

Sin embargo, a veces necesitamos reencontrarnos con los personajes de los cuentos tal y como los conocemos. Es el argumento de Once upon a time: los personajes de los cuentos de hadas llevan vidas reales; su felicidad está en recordar su identidad fantástica. La búsqueda de la recuperación de la fantasía es uno de los atractivos de esta serie imperfecta. Su visionado es un verdadero placer culpable.

Quizá la crisis y el miedo, tengan que ver en el auge de los cuentos de hadas en el cine y televisión reciente. Como dice la Blancanieves maestra en el mundo real:

Los cuentos de hadas nos ayudan a enfrentarnos a un mundo que no tiene sentido.

Sin duda Caperucita tiene más privados que Blancanieves en un chat un viernes por la noche. Nos han vendido la idea de que Caperucita es una niña mala. Los hombres no saben lo que se pierden menospreciando a Blancanieves; parafraseando a Proust: Dejemos las Caperucitas a los hombres sin imaginación.

Once upon a time tiene atrapados a millones de espectadores (niños y no tan niños) a pesar de sus imperfecciones. El argumento no es nuevo: una maldición de la Reina Malvada atrapa a los personajes de los cuentos en un mundo sin finales felices, nuestra presente realidad.

En este mundo Caperucita sirve sándwiches y cervezas en el bar de la abuelita, y Blancanieves es una maestra de primaria sin suerte con los hombres.

BLANCANIEVES, NO VAYAS AL BAR DE CAPERUCITA

En el mundo real no hay un lobo que habla: hay muchos. Cada hombre es un lobo. Si eres Blancanieves no vayas con tu pareja al bar de Caperucita…

 

 

 

Esta es una situación que más de una mujer habrá vivido. Estos hombres no saben lo que se pierden…

BLANCANIEVES NO ERA TAN LÁNGUIDA

Los cuentos de hadas omiten detalles importantes. Por ejemplo, ¿cómo sobrevivió Blancanieves en el bosque antes de conocer a los enanos? Sin duda tuvo que dedicarse al bandidaje para subsistir, entre otras actividades peligrosas. Ella replica al príncipe azul, se mofa de él y lo reta. La mujer de los cuentos de hadas contemporáneos es una mujer guerrera. ¿Y los príncipes? Han desaparecido, están en coma o han sido comprados por la Reina Malvada.

Esta es la Blancanieves que propone Once upon a time, la enésima recreación de los cuentos de hadas, cuya acción transcurre entre el mundo real y un mundo fantástico.

 

 

SERIES CONTEMPORÁNEAS: CUENTOS DISFRAZADOS

Los viejos relatos infantiles nunca nos han dejado. Constantemente se reescriben y reinterpretan.

En series contemporáneas vemos trazas de personajes de la literatura infantil clásica. Por ejemplo: Don Draper es el Barba Azul que no permite a su esposa que abra la cajita / puerta que esconde su oscuro pasado. Y Nucky Thompson es el Mago de Oz, y sus hombres son el espantapájaros, el león y el hombre de hojalata.

Sin embargo, a veces necesitamos reencontrarnos con los personajes de los cuentos tal y como los conocemos. Es el argumento de Once upon a time: los personajes de los cuentos de hadas llevan vidas reales; su felicidad está en recordar su identidad fantástica. La búsqueda de la recuperación de la fantasía es uno de los atractivos de esta serie imperfecta. Su visionado es un verdadero placer culpable.

Quizá la crisis y el miedo, tengan que ver en el auge de los cuentos de hadas en el cine y televisión reciente. Como dice la Blancanieves maestra en el mundo real:

Los cuentos de hadas nos ayudan a enfrentarnos a un mundo que no tiene sentido.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Globb TV: una televisión online de contenidos profesionales
Violencia machista en 'Real Humans'
Lloraré por Rambo
#teachRajoy: Cómo hacer que Rajoy aprenda inglés sin que a los españoles nos cueste un duro
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Hola Javier! Creo que ya te lo comenté en otro post. Si por auge te refieres a que en la actualidad cogen los cuentos de hadas y lo transladan con una obviedad deprimente, estoy de acuerdo contigo. Ahora bien, que los cuentos de hadas hayan servido en su estructura com0 fuente de inspiración es tan antiguo como el cine mismo.

    Te recomiendo «Psicoanálisis de los cuentos de hadas» de Bruno Bettelheim. En el no encontrarás referencias como en la «La semilla inmortal» de Balló, más bien una fuente inagotable de estructuras para futuras historias.

    Saludos!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies