30 de julio 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

Openhouse: Café, merienda y exposiciones en casa

30 de julio 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Tiene la misma función que una galería de arte. Pero no lo es. Es una casa donde viven dos personas.
Tiene la misión de promover el debate y la reflexión entre los amantes de la fotografía. Pero lo hacen mientras meriendan, en una conversación de cocina.
Este espacio se llama Openhouse Gallery y acaba de inaugurarse en Barcelona. Es una casa y, a la vez, una galería dedicada a la exhibición y el debate de proyectos fotográficos.

Openhouse nació el día en que Mari Luz Vidal y Andrew Trotter decidieron abrir su casa para mostrar y compartir proyectos fotográficos y gastronómicos de una manera que la fotógrafa define como “más íntima y personal”.

Cuenta Vidal que vivían en una “casa pequeñita pero con encanto” en el centro de Barcelona. Un piso con “una gran terraza”.

“A los dos nos encanta organizar cenas con amigos, conocer gente nueva y disfrutar de los pequeños momentos en común. Así que el día que pintamos la casa de blanco, mientras dormía con el olor a pintura, se me ocurrió exponer un proyecto fotográfico que tenía en proceso e invitar a amigos y fotógrafos para tomar el vermut y que me ayudaran a editarlo. A Andrew le encantó. Así que empezamos a fantasear con la idea de abrir nuestra casa al público”, explica.

Al poco tiempo la pareja se trasladó a una casa más grande. A piso actual. “Y desde el primer día que lo vimos pensamos: Esta es nuestra galería. Este es el espacio perfecto para organizar todas las cosas que nos gusta compartir”, relata la fotógrafa.

Tres meses después abrió Openhouse.

El proyecto comienza con The Gallery, The Kitchen y The Magazine. En la galería, “junto a Ana Schulz, diseñamos una programación de diferentes actividades en torno a la fotografía, como charlas o talleres, y cada tres meses inauguraremos una nueva exposición”, explica Vidal. Las exhibiciones son abiertas al público. “Solo tenéis que mandarnos un mail para quedar y estaremos encantados de invitaros a un café”.

The Kitchen es un espacio gastronómico que la pareja organiza, en colaboración con Nobu Kawagoe, para ofrecer un menú degustación japonés en su casa una vez al mes. El anuncio se realiza por mail y la reserva se solicita también mediante correo electrónico.

“Y como cada vez hay más gente que abre sus casas al público para disfrutar de diferentes actividades en la intimidad del hogar”, comenta Vidal, “Andrew y yo creamos una revista, The Magazine, como espacio común para todas las personas que compartimos la misma iniciativa”.

Tiene la misma función que una galería de arte. Pero no lo es. Es una casa donde viven dos personas.
Tiene la misión de promover el debate y la reflexión entre los amantes de la fotografía. Pero lo hacen mientras meriendan, en una conversación de cocina.
Este espacio se llama Openhouse Gallery y acaba de inaugurarse en Barcelona. Es una casa y, a la vez, una galería dedicada a la exhibición y el debate de proyectos fotográficos.

Openhouse nació el día en que Mari Luz Vidal y Andrew Trotter decidieron abrir su casa para mostrar y compartir proyectos fotográficos y gastronómicos de una manera que la fotógrafa define como “más íntima y personal”.

Cuenta Vidal que vivían en una “casa pequeñita pero con encanto” en el centro de Barcelona. Un piso con “una gran terraza”.

“A los dos nos encanta organizar cenas con amigos, conocer gente nueva y disfrutar de los pequeños momentos en común. Así que el día que pintamos la casa de blanco, mientras dormía con el olor a pintura, se me ocurrió exponer un proyecto fotográfico que tenía en proceso e invitar a amigos y fotógrafos para tomar el vermut y que me ayudaran a editarlo. A Andrew le encantó. Así que empezamos a fantasear con la idea de abrir nuestra casa al público”, explica.

Al poco tiempo la pareja se trasladó a una casa más grande. A piso actual. “Y desde el primer día que lo vimos pensamos: Esta es nuestra galería. Este es el espacio perfecto para organizar todas las cosas que nos gusta compartir”, relata la fotógrafa.

Tres meses después abrió Openhouse.

El proyecto comienza con The Gallery, The Kitchen y The Magazine. En la galería, “junto a Ana Schulz, diseñamos una programación de diferentes actividades en torno a la fotografía, como charlas o talleres, y cada tres meses inauguraremos una nueva exposición”, explica Vidal. Las exhibiciones son abiertas al público. “Solo tenéis que mandarnos un mail para quedar y estaremos encantados de invitaros a un café”.

The Kitchen es un espacio gastronómico que la pareja organiza, en colaboración con Nobu Kawagoe, para ofrecer un menú degustación japonés en su casa una vez al mes. El anuncio se realiza por mail y la reserva se solicita también mediante correo electrónico.

“Y como cada vez hay más gente que abre sus casas al público para disfrutar de diferentes actividades en la intimidad del hogar”, comenta Vidal, “Andrew y yo creamos una revista, The Magazine, como espacio común para todas las personas que compartimos la misma iniciativa”.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Uncreative Writing: Ser original está pasado de moda
El Club del Dibujo: el podcast para dibujantes en ‘petit comité’
Un jarrón hecho por ti y elaborado por un artesano
Cómo dos sabuesos encontraron la madriguera de la sabia tortuga
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.

Publicidad