fbpx
12 de septiembre 2011    /   CIENCIA
por
 

El ordenador que predice el futuro

12 de septiembre 2011    /   CIENCIA     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


La gráfica que ilustra este artículo sirvió para detectar el paradero de Bin Laden: en el norte de Pakistán, en un radio máximo de 200 kilómetros en torno a Peshawar. ¿Labor de espionaje, chivatazos, torturas a miembros de Al Qaeda? No: se trata de representación gráfica de las noticias publicadas o emitidas en las que se citó a Bin Laden entre enero de 1979 y abril de 2011.
El análisis de los datos ha sido posible gracias al superordenador Nautilus, de la Universidad de Illionis, y cuya aplicación en las ciencias sociales promete anticipar revueltas sociales, manifestaciones y caídas de gobiernos y regímenes. Nautilus fue alimentado a principios de año con 100 millones de noticias para detectar el “estado anímico del mundo” y determinar posibles patrones de cambio social.
El sistema funciona de la siguiente manera: las noticias, procedentes de todo el mundo, se traducen al inglés. El software analiza el sesgo de las informaciones y les asigna una puntuación positiva o negativa. A continuación, un equipo de analistas trata de establecer patrones emergentes dentro del flujo de la información. Así, fue posible detectar el descontento social que precedió a las revoluciones de Egipto, Túnez o Libia. Sin embargo, la revolución tendrá que esperar en Arabia Saudí, según Nautilus: las noticias tienen un tono negativo pero estable, no están en proceso de caída, como sucedía en los casos anteriores.
Si la capacidad predictiva del Nautilus es tan eficiente deberíamos preocuparnos. Esta gráfica muestra el sesgo “emocional” de las noticias recogidas en el Summary of World Broadcasts durante los últimos 32 años. Teniendo en cuenta que la línea que señala el “0” indica información neutral y que los puntos negativos señalan informaciones negativas, la revolución mundial parece inminente:


Las tres fuentes informativas que nutren las tripas de Nautilus son el archivo del New York Times entre 1945 y 2005, y sendos sumarios de noticias mundiales: el SWB y el FBIS, establecidos tras la II Guerra Mundial por los servicios de inteligencia británicos y estadounidenses. El análisis del flujo informativo no es posible sin la fuerza bruta informática del superordenador: los 100 millones de noticias analizadas establecen 100 billones de conexiones entre sus 10.000 millones de nodos. Nautilus incorpora 1.024 núcleos Intel Nehalem y es capaz de procesar 8,2 teraflops.
No es la primera vez que se llevan las herramientas de análisis de datos y estadísticas al siempre resbaladizo campo de las ciencias sociales. El sociólogo Bueno de Mesquita lleva décadas utilizando un modelo matemático basado en la teoría de juegos para predecir cosas como la Intifada de 2000, la reforma económica de Brasil o el derrumbamiento de la URSS. Más reciente es Ngram, una herramienta que utiliza los miles de libros escaneados por Google Books para detectar tendencias sociales en largos períodos de tiempo.  Pero, al contrario que Nautilus, Ngram es más capaz de adivinar el futuro que el pasado.
Visto en Discovery y Guardian. Estudio original, aquí.
El futuro no es lo que era:
El hombre que adivina el futuro mediante la teoría de juegos
La próxima guerra mundial: 2050
Ngram allana el camino para el análisis estadístico en las ciencias sociales
 


La gráfica que ilustra este artículo sirvió para detectar el paradero de Bin Laden: en el norte de Pakistán, en un radio máximo de 200 kilómetros en torno a Peshawar. ¿Labor de espionaje, chivatazos, torturas a miembros de Al Qaeda? No: se trata de representación gráfica de las noticias publicadas o emitidas en las que se citó a Bin Laden entre enero de 1979 y abril de 2011.
El análisis de los datos ha sido posible gracias al superordenador Nautilus, de la Universidad de Illionis, y cuya aplicación en las ciencias sociales promete anticipar revueltas sociales, manifestaciones y caídas de gobiernos y regímenes. Nautilus fue alimentado a principios de año con 100 millones de noticias para detectar el “estado anímico del mundo” y determinar posibles patrones de cambio social.
El sistema funciona de la siguiente manera: las noticias, procedentes de todo el mundo, se traducen al inglés. El software analiza el sesgo de las informaciones y les asigna una puntuación positiva o negativa. A continuación, un equipo de analistas trata de establecer patrones emergentes dentro del flujo de la información. Así, fue posible detectar el descontento social que precedió a las revoluciones de Egipto, Túnez o Libia. Sin embargo, la revolución tendrá que esperar en Arabia Saudí, según Nautilus: las noticias tienen un tono negativo pero estable, no están en proceso de caída, como sucedía en los casos anteriores.
Si la capacidad predictiva del Nautilus es tan eficiente deberíamos preocuparnos. Esta gráfica muestra el sesgo “emocional” de las noticias recogidas en el Summary of World Broadcasts durante los últimos 32 años. Teniendo en cuenta que la línea que señala el “0” indica información neutral y que los puntos negativos señalan informaciones negativas, la revolución mundial parece inminente:


Las tres fuentes informativas que nutren las tripas de Nautilus son el archivo del New York Times entre 1945 y 2005, y sendos sumarios de noticias mundiales: el SWB y el FBIS, establecidos tras la II Guerra Mundial por los servicios de inteligencia británicos y estadounidenses. El análisis del flujo informativo no es posible sin la fuerza bruta informática del superordenador: los 100 millones de noticias analizadas establecen 100 billones de conexiones entre sus 10.000 millones de nodos. Nautilus incorpora 1.024 núcleos Intel Nehalem y es capaz de procesar 8,2 teraflops.
No es la primera vez que se llevan las herramientas de análisis de datos y estadísticas al siempre resbaladizo campo de las ciencias sociales. El sociólogo Bueno de Mesquita lleva décadas utilizando un modelo matemático basado en la teoría de juegos para predecir cosas como la Intifada de 2000, la reforma económica de Brasil o el derrumbamiento de la URSS. Más reciente es Ngram, una herramienta que utiliza los miles de libros escaneados por Google Books para detectar tendencias sociales en largos períodos de tiempo.  Pero, al contrario que Nautilus, Ngram es más capaz de adivinar el futuro que el pasado.
Visto en Discovery y Guardian. Estudio original, aquí.
El futuro no es lo que era:
El hombre que adivina el futuro mediante la teoría de juegos
La próxima guerra mundial: 2050
Ngram allana el camino para el análisis estadístico en las ciencias sociales
 

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Por qué los psicópatas podrían ser útiles a la sociedad?
La ciencia de los mejillones
WTF! Hallan desconocido hongo milenario en un pueblo de China
El plan para conocer los secretos del universo caliente
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 6
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *