22 de noviembre 2012    /   CINE/TV
por
 

Diseccionar el tiempo como Dexter

22 de noviembre 2012    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

19:00: capturar a Johnny Malo
19:30: entregar informe sobre análisis de sangre
20:00: cenar con Rita y el pequeño Harry
21:00: tirar la basura
21:30: bolos
22:30: picadillo de Johnny Malo
23:30: alimentar a los peces
24:00: dejar el barco listo para una nueva aventura

… Una noche habitual de Dexter.

Es posible que muchos lectores se sientan identificados con Dexter. Parece que hay más tareas y compromisos sociales que horas, y que todos son ineludibles. Dejar una cita o posponer una tarea se convierte en un problema-bomba: alguien acabará estallando.

¿Cómo consigue Dexter compaginar su vida personal, profesional y sus aficiones nocturnas?

Organizar el tiempo se ha convertido en una tarea más para muchos profesionales y en un negocio que ha propiciado la aparición de libros de autoayuda, consultores de gestión de tiempo y aplicaciones de recuerdan cuándo hacer esto o lo otro. Dexter Morgan prescinde de todo ello.

GESTOR DE TAREAS EN LA CABEZA

Dexter no tiene herramientas de gestión de tareas porque se convertirían en pruebas ante un tribunal. Sus obligaciones las organiza en la cabeza. No pasa el tiempo anotando qué hacer, cómo y cuándo, ni descargando y probando aplicaciones para aprovechar el tiempo.

MAPAS MENTALES

Dexter no puede permitirse el lujo de anotar sus teorías ni sobre ellas planificar estrategias, pero no descarta los mapas mentales: utiliza los que realiza Debra, su hermana, en paneles de corcho y pizarras blancas. Mientras que Deb expone sus teorías, Dexter elabora las suyas en su cabeza.

ESPACIO DE TRABAJO

La mesa de Dexter está despejada. Sobre ella no hay más instrumentos y papeles que los urgentes, los que necesita para una tarea específica e inmediata.

Los papeles de proyectos a largo plazo (casi siempre secretos) los lee poco a poco; después, los clasifica en un cajón y no los vuelve a sacar hasta necesitarlos.

En la pantalla de su ordenador no tiene más iconos que los necesarios, ni uno más.

ORGANIZAR EL TIEMPO EN TORNO A LA PASIÓN

La pasión de Dexter es sacar de paseo a su oscuro pasajero. Una pasión que en cierto modo podríamos comparar con la pasión de un artista con su obra.

Dexter no es un «artista de domingo», no aparca su pasión. Al contrario, organiza el tiempo en torno a ella, encontrando los huecos necesarios a lo largo de la semana. Por supuesto, el descanso físico y mental también forma parte de las obligaciones de Dexter. Incluso un potente Fórmula 1 descansa y se repone en boxes para no reventar las ruedas.

SEGUNDA PARTE: De la planificación a la ejecución.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

19:00: capturar a Johnny Malo
19:30: entregar informe sobre análisis de sangre
20:00: cenar con Rita y el pequeño Harry
21:00: tirar la basura
21:30: bolos
22:30: picadillo de Johnny Malo
23:30: alimentar a los peces
24:00: dejar el barco listo para una nueva aventura

… Una noche habitual de Dexter.

Es posible que muchos lectores se sientan identificados con Dexter. Parece que hay más tareas y compromisos sociales que horas, y que todos son ineludibles. Dejar una cita o posponer una tarea se convierte en un problema-bomba: alguien acabará estallando.

¿Cómo consigue Dexter compaginar su vida personal, profesional y sus aficiones nocturnas?

Organizar el tiempo se ha convertido en una tarea más para muchos profesionales y en un negocio que ha propiciado la aparición de libros de autoayuda, consultores de gestión de tiempo y aplicaciones de recuerdan cuándo hacer esto o lo otro. Dexter Morgan prescinde de todo ello.

GESTOR DE TAREAS EN LA CABEZA

Dexter no tiene herramientas de gestión de tareas porque se convertirían en pruebas ante un tribunal. Sus obligaciones las organiza en la cabeza. No pasa el tiempo anotando qué hacer, cómo y cuándo, ni descargando y probando aplicaciones para aprovechar el tiempo.

MAPAS MENTALES

Dexter no puede permitirse el lujo de anotar sus teorías ni sobre ellas planificar estrategias, pero no descarta los mapas mentales: utiliza los que realiza Debra, su hermana, en paneles de corcho y pizarras blancas. Mientras que Deb expone sus teorías, Dexter elabora las suyas en su cabeza.

ESPACIO DE TRABAJO

La mesa de Dexter está despejada. Sobre ella no hay más instrumentos y papeles que los urgentes, los que necesita para una tarea específica e inmediata.

Los papeles de proyectos a largo plazo (casi siempre secretos) los lee poco a poco; después, los clasifica en un cajón y no los vuelve a sacar hasta necesitarlos.

En la pantalla de su ordenador no tiene más iconos que los necesarios, ni uno más.

ORGANIZAR EL TIEMPO EN TORNO A LA PASIÓN

La pasión de Dexter es sacar de paseo a su oscuro pasajero. Una pasión que en cierto modo podríamos comparar con la pasión de un artista con su obra.

Dexter no es un «artista de domingo», no aparca su pasión. Al contrario, organiza el tiempo en torno a ella, encontrando los huecos necesarios a lo largo de la semana. Por supuesto, el descanso físico y mental también forma parte de las obligaciones de Dexter. Incluso un potente Fórmula 1 descansa y se repone en boxes para no reventar las ruedas.

SEGUNDA PARTE: De la planificación a la ejecución.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
No hay presencia humana en los créditos de Westworld
La fuga de los maniquíes de Levi´s
Los Óscar no le importan a (casi) nadie
La fantasía menguante
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 5
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies