23 de octubre 2017    /   CREATIVIDAD
por
 

El alfabeto monstruoso inspirado en el creador del primer atlas

23 de octubre 2017    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

El pasatiempo consistía en escribir la palabra monster con letras «monstruosas». Pero ahí no quedó la cosa. Stella Björg no paró hasta haber completado su terrorífico alfabeto.

«Era difícil frenar aquello», se justifica. De su cabeza no dejaban de surgir caracteres con forma de criaturas imposibles y solo se detuvo al llegar a la «sonriente Z», una de sus preferidas. «Aunque también hoy diría que la P y la H están entre mis favoritas».

Björg achaca tal capacidad para generar los monstruos de There Be Monsters: A-Z a su interés por los mapas de Abraham Ortelius, autor de Theatrum Orbis Terrarum, el cual, pese a sus muchos errores, se considera como el primer atlas moderno.

«No es que haya tratado de seguir ni copiar su estilo, pero reconozco que ha sido mi principal fuente de inspiración».

therebemonstersortelius
«El mapa que Abraham Ortelius dibujó en 1598 fue una de mis principales fuentes de inspiración»

therebemonsterso

therebemonstersi

therebemonstersj

therebemonsters

Los mapas antiguos le fascinan, especialmente aquellos de Ortelius salpicados de monstruos que parecen sacados de las entrañas del océano. «Recrean un mundo lleno de posibilidades desconocidas. Me inspiraron cuando era más joven así como los mapas de libros de fantasía como El Hobbit».

La ilustradora islandesa comenzó entonces a dibujar sus propios mapas, a crear sus propios mundos mágicos e imaginar las historias que transcurrían en ellos. Y desde entonces no ha parado de hacerlo.

therebemonstersp

therebemonsterst

therebemonstersv

therebemonstersw

therebemonstersz

therebemonsterstodas

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

El pasatiempo consistía en escribir la palabra monster con letras «monstruosas». Pero ahí no quedó la cosa. Stella Björg no paró hasta haber completado su terrorífico alfabeto.

«Era difícil frenar aquello», se justifica. De su cabeza no dejaban de surgir caracteres con forma de criaturas imposibles y solo se detuvo al llegar a la «sonriente Z», una de sus preferidas. «Aunque también hoy diría que la P y la H están entre mis favoritas».

Björg achaca tal capacidad para generar los monstruos de There Be Monsters: A-Z a su interés por los mapas de Abraham Ortelius, autor de Theatrum Orbis Terrarum, el cual, pese a sus muchos errores, se considera como el primer atlas moderno.

«No es que haya tratado de seguir ni copiar su estilo, pero reconozco que ha sido mi principal fuente de inspiración».

therebemonstersortelius
«El mapa que Abraham Ortelius dibujó en 1598 fue una de mis principales fuentes de inspiración»

therebemonsterso

therebemonstersi

therebemonstersj

therebemonsters

Los mapas antiguos le fascinan, especialmente aquellos de Ortelius salpicados de monstruos que parecen sacados de las entrañas del océano. «Recrean un mundo lleno de posibilidades desconocidas. Me inspiraron cuando era más joven así como los mapas de libros de fantasía como El Hobbit».

La ilustradora islandesa comenzó entonces a dibujar sus propios mapas, a crear sus propios mundos mágicos e imaginar las historias que transcurrían en ellos. Y desde entonces no ha parado de hacerlo.

therebemonstersp

therebemonsterst

therebemonstersv

therebemonstersw

therebemonstersz

therebemonsterstodas

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Por qué los cafés estimulan la creatividad?
Un héroe de cómic llamado Joseph Ratzinger
Lo más visto de la semana en 6 posts
Internet y el dilema del folio en blanco: ¿cómo intentan WordPress o Medium encender tu chispa creativa?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.