fbpx
19 de agosto 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Del amor y otros números

19 de agosto 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Esta es la historia de dos gemelos. Apasionados de las cifras, ambos estudiaron contabilidad en las mejores academias y su dominio de los números era tal que su fama se extendió por todos los rincones del mundo. Trabajaban juntos en su propia asesoría, negocio que crearon con mucha ilusión. Y todo funcionaba de maravilla hasta que un día un cliente les hizo notar una pequeña diferencia entre ambos: aunque los resultados de sus cuentas eran los mismos, la escritura no.

Uno sugirió unificar criterios y pidió a su hermano que se adaptara a su forma de escribir. El otro estuvo de acuerdo en que había que establecer una norma común para los dos, pero en su opinión quien debía adaptarse a su normativa era su hermano y no al contrario. Y de esta manera tan tonta se enzarzaron en una tremenda discusión. La bronca fue tal que llegó a los tribunales.

El juez del caso tomó la idea de uno y la sumó a la idea del otro. Valoró los pros y los contras de ambas posturas y finalmente dictó una decisión salomónica que convenció a los dos hermanos. Los gemelos se abrazaron con mucho amor y firmaron la reconciliación y la paz para no volver a separarse nunca más.

Qué bonito, qué bonito, qué bonito el amor fraternal. Y qué sabia la RAE –cambiando de tercio- que ha sabido traer la paz a la ortografía de los números arábigos que dividía a los hispanohablantes de uno y otro continente.

En España hemos usado el punto como separador de los millares y la coma para los decimales. Sin embargo, en otros países es al contrario. Esto podía ocasionar errores de interpretación. Por ejemplo, en este caso 12.345 unos leeríamos «doce mil trescientos cuarenta y cinco», mientras que otros leerían «doce unidades con trescientas cuarenta y cinco milésimas».

Para evitar esto la RAE recomienda asumir las normas internacionales que establecen un espacio fino (espacio en blanco) para separar los grupos de tres dígitos en los números de más de cuatro cifras, siempre que no sean documentos contables. De esta manera, se use punto o se use coma siempre se entenderán estos como marcadores decimales. O sea, así: 15 258,25 = 15 258.25. Sencillo, ¿no? Pues no tanto. Ahora vienen las excepciones.

NO se usará nunca ese espacio cuando el número sea un año, tenga o no más de cuatro cifras (año 2012, el 987 a.C., el 40000 a.C.). Pero se usará si expresa cantidad de años (hace 40 000 años).

NO se usará en números que indican paginación, versos, columnas, etc. (página 12525, verso 1458). Pero , cuando el número expresa cantidad (sumario de más de 13 000 páginas).

NO se usará en numeración de textos legales o sus divisiones (Ley 12345, artículo 13456 del Código Civil).

NO se usará en la numeración de vías urbanas, códigos postales o apartados de correos: (28025 Madrid, apartado de correos 08080).

NO se usará en números que formen parte de códigos, identificadores, signaturas, registro, etc. (Reg. 96325, CIF 39834567-B, norma ISO-2000).

Ahora, todos como locos a buscar en qué parte del teclado está ese espacio fino…

Esta es la historia de dos gemelos. Apasionados de las cifras, ambos estudiaron contabilidad en las mejores academias y su dominio de los números era tal que su fama se extendió por todos los rincones del mundo. Trabajaban juntos en su propia asesoría, negocio que crearon con mucha ilusión. Y todo funcionaba de maravilla hasta que un día un cliente les hizo notar una pequeña diferencia entre ambos: aunque los resultados de sus cuentas eran los mismos, la escritura no.

Uno sugirió unificar criterios y pidió a su hermano que se adaptara a su forma de escribir. El otro estuvo de acuerdo en que había que establecer una norma común para los dos, pero en su opinión quien debía adaptarse a su normativa era su hermano y no al contrario. Y de esta manera tan tonta se enzarzaron en una tremenda discusión. La bronca fue tal que llegó a los tribunales.

El juez del caso tomó la idea de uno y la sumó a la idea del otro. Valoró los pros y los contras de ambas posturas y finalmente dictó una decisión salomónica que convenció a los dos hermanos. Los gemelos se abrazaron con mucho amor y firmaron la reconciliación y la paz para no volver a separarse nunca más.

Qué bonito, qué bonito, qué bonito el amor fraternal. Y qué sabia la RAE –cambiando de tercio- que ha sabido traer la paz a la ortografía de los números arábigos que dividía a los hispanohablantes de uno y otro continente.

En España hemos usado el punto como separador de los millares y la coma para los decimales. Sin embargo, en otros países es al contrario. Esto podía ocasionar errores de interpretación. Por ejemplo, en este caso 12.345 unos leeríamos «doce mil trescientos cuarenta y cinco», mientras que otros leerían «doce unidades con trescientas cuarenta y cinco milésimas».

Para evitar esto la RAE recomienda asumir las normas internacionales que establecen un espacio fino (espacio en blanco) para separar los grupos de tres dígitos en los números de más de cuatro cifras, siempre que no sean documentos contables. De esta manera, se use punto o se use coma siempre se entenderán estos como marcadores decimales. O sea, así: 15 258,25 = 15 258.25. Sencillo, ¿no? Pues no tanto. Ahora vienen las excepciones.

NO se usará nunca ese espacio cuando el número sea un año, tenga o no más de cuatro cifras (año 2012, el 987 a.C., el 40000 a.C.). Pero se usará si expresa cantidad de años (hace 40 000 años).

NO se usará en números que indican paginación, versos, columnas, etc. (página 12525, verso 1458). Pero , cuando el número expresa cantidad (sumario de más de 13 000 páginas).

NO se usará en numeración de textos legales o sus divisiones (Ley 12345, artículo 13456 del Código Civil).

NO se usará en la numeración de vías urbanas, códigos postales o apartados de correos: (28025 Madrid, apartado de correos 08080).

NO se usará en números que formen parte de códigos, identificadores, signaturas, registro, etc. (Reg. 96325, CIF 39834567-B, norma ISO-2000).

Ahora, todos como locos a buscar en qué parte del teclado está ese espacio fino…

Compártelo twitter facebook whatsapp
Voto nulo
Mezclar ideas (distintas), hacer un post
Día Mundial del Día Internacional
«Terror en el laboratorio»: la exposición que celebra los 200 años de Frankenstein
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Pero esas excepciones existían antes de la norma del espacio fino, y se deben principalmente a que hay ciertas sucesiones de dígitos que no son números sino códigos.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *