fbpx
23 de febrero 2012    /   CINE/TV
por
 

Por qué ‘Shame’ no puede ganar el Oscar… ni ‘Torrente 4’ el Goya

23 de febrero 2012    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

‘Shame’.

En un memorable discurso cargado de ironía, Santiago Segura enmendó la plana a todos sus compañeros de la Academia de Cine durante la Gala de los Goya: sacó pecho y defendió su criatura, ‘Torrente 4’, la última entrega de la saga más taquillera del cine español. Su “Yo acuso” puede resumirse en: “Daos premios los unos a los otros mientras yo sigo reventando las taquillas”.

Pero Torrente –digo Segura- predica en el desierto: los miembros de la Academia de Cine no son su público, sino los miembros de la llamada “industria del cine”, divididos entre “numerarios” y “supernumerarios”, como en el Opus. Por eso en la ceremonia de los Goya abundaban los fracs y los vestidos de noche tanto como escaseaban las capuchas, las gorras y las caretas de Guy Fawkes.

Mas no estés compungido, amiguete. La composición de la Academia de Cine española juega tanto en tu contra como la demografía de la Academia de Cine de EEUU contra películas independientes como ‘Shame’ y ‘Drive’, celebradas por la crítica y refrendadas por el público de medio mundo como dos de las mejores cintas del año, pero olvidadas en las nominaciones de los Oscars: Los académicos que votan las películas son “hombres viejos blancos”, según la investigación realizada por el diario ‘Los Angeles Times’ entre sus 5.800 miembros.

Según averiguó el rotativo angelino, el 94% de los votantes de los Oscar son blancos, el 77% son hombres y su media de edad es de 62 años. En contraste, los negros sólo suponen el 2% de los miembros y los latinos algo menos (12 y 13% respectivamente de la población de EEUU). Sólo el 14% de los académicos tienen menos de 50 años. ¿Votan (o tan siquiera ven) estos “viejos hombres blancos” películas tan poco complacientes como ‘Shame’? No, dice el periódico.

No obstante, el sesgo demográfico “importa más en las votaciones finales que en la selección de nominadas”, opina Manu Piñón, editor jefe online de Cinemanía: “Para llegar a ser nominado necesitas el respaldo de agentes como Scott Rudin o los hermanos Weinstein, que prácticamente copan las nominaciones [ambos suman 400 nominaciones y 76 estatuillas] o bien que compre tus derechos una productora como Fox Searchlight, que impulsa pequeñas producciones”, explica Piñón. Ni ‘Shame’ ni ‘Drive’ han tenido esta suerte, y aunque a esta última está distribuida por Disney, “no sabía ni cómo venderla”.

Lo que están de acuerdo tanto en Cinenamía como en el resto de medios especializados es que ‘Drive’, ‘Shame’ y ‘The Arstist’ son las tres mejores películas del año y tres de las mejores interpretaciones masculinas de 2011. Sin embargo, sólo ‘The Artist’ está nominada a ambas categorías y las otras dos están completamente olvidadas, salvo una nominación técnica secundaria (mejor montaje) para ‘Drive’.

¿Y el sexo? ¿Puede haber sido las imágenes calenturientas rodadas por Steve McQueen un motivo de peso para descolgar a ‘Shame’ de la puja de los Oscars 2012? No lo cree así Manu Piñón: “’Cowboy de medianoche’ se lo llevó todo a pesar de ser una película calificada X y en su momento (1969) fue mucho más fuerte que ‘Shame’ ahora”. Sea como fuere, parece que Michael Fassbender se ha quedado fuera de las nominaciones por mostrar profusamente su (envidiada) anatomía.

Another shame.

¿Y ‘Torrente 4’? ¿Demasiado grosera o demasiado mala para los académicos españoles? “Por ser justos, debería haber competido en 5 o 6 categorías técnicas perfectamente –explica Piñón- e incluso en alguna como el mejor actor revelación”. Sin embargo, “los académicos tienen una idea muy estándar de lo que es serio y lo que es cutre, y cuando una película se queda fuera, se queda toda ella”.

Lo que no sabe nadie es quiénes son esos académicos que conceden los Goya, salvo a título individual. “No se sabe. Es un misterio”, dice Piñón. “Lo que sí es cierto es que suceden cosas raras en los Goya, como que películas que no están estrenadas en 2011, como ‘Katmandú’, sean nominadas, o la existencia de grupos de presión regionales, como el cine catalán o el cine andaluz, que votan en bloque por sus candidatas”.

Por cierto, no es cierto que Torrente no pueda llevarse un Goya. Ya lo hizo por duplicado con la película original, ‘Torrente, el brazo tonto de la ley’ (1999), cuando la saga aún se dejaba ver…sin gafas.

Visto en LA Times y Cinemanía.

‘Shame’.

En un memorable discurso cargado de ironía, Santiago Segura enmendó la plana a todos sus compañeros de la Academia de Cine durante la Gala de los Goya: sacó pecho y defendió su criatura, ‘Torrente 4’, la última entrega de la saga más taquillera del cine español. Su “Yo acuso” puede resumirse en: “Daos premios los unos a los otros mientras yo sigo reventando las taquillas”.

Pero Torrente –digo Segura- predica en el desierto: los miembros de la Academia de Cine no son su público, sino los miembros de la llamada “industria del cine”, divididos entre “numerarios” y “supernumerarios”, como en el Opus. Por eso en la ceremonia de los Goya abundaban los fracs y los vestidos de noche tanto como escaseaban las capuchas, las gorras y las caretas de Guy Fawkes.

Mas no estés compungido, amiguete. La composición de la Academia de Cine española juega tanto en tu contra como la demografía de la Academia de Cine de EEUU contra películas independientes como ‘Shame’ y ‘Drive’, celebradas por la crítica y refrendadas por el público de medio mundo como dos de las mejores cintas del año, pero olvidadas en las nominaciones de los Oscars: Los académicos que votan las películas son “hombres viejos blancos”, según la investigación realizada por el diario ‘Los Angeles Times’ entre sus 5.800 miembros.

Según averiguó el rotativo angelino, el 94% de los votantes de los Oscar son blancos, el 77% son hombres y su media de edad es de 62 años. En contraste, los negros sólo suponen el 2% de los miembros y los latinos algo menos (12 y 13% respectivamente de la población de EEUU). Sólo el 14% de los académicos tienen menos de 50 años. ¿Votan (o tan siquiera ven) estos “viejos hombres blancos” películas tan poco complacientes como ‘Shame’? No, dice el periódico.

No obstante, el sesgo demográfico “importa más en las votaciones finales que en la selección de nominadas”, opina Manu Piñón, editor jefe online de Cinemanía: “Para llegar a ser nominado necesitas el respaldo de agentes como Scott Rudin o los hermanos Weinstein, que prácticamente copan las nominaciones [ambos suman 400 nominaciones y 76 estatuillas] o bien que compre tus derechos una productora como Fox Searchlight, que impulsa pequeñas producciones”, explica Piñón. Ni ‘Shame’ ni ‘Drive’ han tenido esta suerte, y aunque a esta última está distribuida por Disney, “no sabía ni cómo venderla”.

Lo que están de acuerdo tanto en Cinenamía como en el resto de medios especializados es que ‘Drive’, ‘Shame’ y ‘The Arstist’ son las tres mejores películas del año y tres de las mejores interpretaciones masculinas de 2011. Sin embargo, sólo ‘The Artist’ está nominada a ambas categorías y las otras dos están completamente olvidadas, salvo una nominación técnica secundaria (mejor montaje) para ‘Drive’.

¿Y el sexo? ¿Puede haber sido las imágenes calenturientas rodadas por Steve McQueen un motivo de peso para descolgar a ‘Shame’ de la puja de los Oscars 2012? No lo cree así Manu Piñón: “’Cowboy de medianoche’ se lo llevó todo a pesar de ser una película calificada X y en su momento (1969) fue mucho más fuerte que ‘Shame’ ahora”. Sea como fuere, parece que Michael Fassbender se ha quedado fuera de las nominaciones por mostrar profusamente su (envidiada) anatomía.

Another shame.

¿Y ‘Torrente 4’? ¿Demasiado grosera o demasiado mala para los académicos españoles? “Por ser justos, debería haber competido en 5 o 6 categorías técnicas perfectamente –explica Piñón- e incluso en alguna como el mejor actor revelación”. Sin embargo, “los académicos tienen una idea muy estándar de lo que es serio y lo que es cutre, y cuando una película se queda fuera, se queda toda ella”.

Lo que no sabe nadie es quiénes son esos académicos que conceden los Goya, salvo a título individual. “No se sabe. Es un misterio”, dice Piñón. “Lo que sí es cierto es que suceden cosas raras en los Goya, como que películas que no están estrenadas en 2011, como ‘Katmandú’, sean nominadas, o la existencia de grupos de presión regionales, como el cine catalán o el cine andaluz, que votan en bloque por sus candidatas”.

Por cierto, no es cierto que Torrente no pueda llevarse un Goya. Ya lo hizo por duplicado con la película original, ‘Torrente, el brazo tonto de la ley’ (1999), cuando la saga aún se dejaba ver…sin gafas.

Visto en LA Times y Cinemanía.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Lo que la realidad virtual debe aprender del cine y las series
Black Mirror (4×05): Cabeza de metal, la Bella y la Bestia
5 felicitaciones navideñas en vídeo para quedar como un señor (o señora)
Las historias que están en todas partes
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 14
  • Serán un pestuzo, pero REVIENTAN TAQUILLA!

    No me sentiría orgulloso que Paquirrín ganase un Goya al mejor, pero si me siento orgulloso de los dos que ganó «el langui»

    Bueníiiisimo post! enhorabuena 😉

  • Y «Sálvame» revienta en audiencia, pero eso no quita que sea escoria como lo es Torrente 4. De hecho, viendo los cameos y el actor secundario, no se diferencian mucho.

  • Pues es sencillo. La película es mala a rabiar, con un reparto que da vergüenza ajena y con un público objetivo forocochero que apesta. Que SS gane pasta con esa bazofia reventando taquilla nos debería hacer pensar en el país que tenemos. Bueno, ya lo sabemos.

  • Cuando una institución pretende ocupar un ámbito tan general, debería tener carácter público y, por tanto, trasparente. Es por ello que, simplemente, me opongo a esas galas. Si fuera director o viviera de ello, fingiría lo mío, me parece normal; me pregunto cuántos están allí con la «falsa sonrisa» del payaso que interpretó Segura en la película de Alex de la iglesia…

  • Puede gustar o no gustar Torrente 4. A mi personalmente, si me entretuvo, a pesar de que la mayoría de los cameos daban asco. En cualquier caso, bien es cierto que se merecía al menos alguna nominación en el apartado técnico, ya sea por el 3D, o por la dirección artística de esos dos monstruos que son Arri y Biaffra.

  • Menudo taco y lio que has montado con el articulo. Cuidado, no confundir las delicadas piezas de entretenimiento que de vez en cuando pare la maquinaria anglosajona,…con el rompetaquillas español basado desde la transición en tetas/culo/pis y protagonizado por el quien es quien de la época…Segura tiene mas mérito por lo que dice que por lo que hace,..no nos hagamos líos que nos estamos liando….quiero verle a segura hacer otro taquillazo cuyo titulo no empiece por t y acabe por un numero

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *