fbpx
12 de marzo 2015    /   CIENCIA
por
 

Un cómic contra la maldición de Casandra que pesa sobre los científicos

12 de marzo 2015    /   CIENCIA     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Apolo no llevaba bien lo de no ver cumplidos sus deseos. Como solía ser costumbre entre los dioses del Olimpo, canalizó la frustración al verse rechazado por Casandra (después de haberla concedido el don de la profecía) en venganza sobre esta. Tras escupir en la boca de la hija de Príamo ya nadie creería sus augurios. Ni si quiera aquellos que avisaban de las terribles consecuencias a las debería atenerse Troya en caso de aceptar aquel regalo de los macedonios: un enorme caballo de madera.

Sobre los científicos que alertan sobre el cambio climático parece pesar una maldición parecida a la de Casandra. Sus predicciones no son tenidas en cuenta por casi nadie.
Por eso Carlos Duarte, investigador del CSIC, y Paul Wassmann, de la Universidad Tromsø, en Noruega, decidieron emprender viaje a las islas Svalbard acompañados de un grupo de artistas y periodistas, para que conocieran en primera persona lo que estaba pasando. «Quizá así su testimonio tenga más credibilidad ante el resto de la sociedad», pensaron.
Era junio de 2011 y la Arctic Tipping Pioints ATP arrancaba con 13 invitados entre los que se encontraba Luis Resines, de Pelopantón. «Nuestra misión como divulgadores era crear material que llegara a la sociedad para crear conciencia sobre el cambio climático», explica el ilustrador.

Sobre los científicos que alertan sobre el cambio climático parece pesar una maldición parecida a la de Casandra. Sus predicciones no son tenidas en cuenta por casi nadie


La expedición dio para que los participantes se conocieran e intercambiaran impresiones acerca del tema. En la conversación mantenida por Resines con Duarte y Wassman se habló del Ártico y de cómics. Tanto los científicos como el ilustrador llegaron a la conclusión de que tratar el problema del calentamiento global mediante tal formato podría ser una buena idea.
Se pensó en David Finch como guionista («también lo fue del cómic que trata sobre la Expedición Malaspina») y llegaron a la conclusión de que el mito de Casandra podría ser un buen punto de partida argumental.
«Paul y Carlos estaban de acuerdo en que a los científicos les persigue también esta maldición: ellos alertan de los peligros del cambio climático, pero nadie parece querer escuchar lo serio del tema».
Aunque el cómic arranca con el mito, la historia da un giro radical para situarse de repente en el siglo XXI. «Un experto en la Grecia clásica viaja al Ártico invitado por una pequeña comunidad de científicos que ha descubierto algo enterrado en el hielo… y hasta aquí podemos leer».
Lo único que desde Pelopantón añaden en torno al cómic Oso de Troya es que su lanzamiento depende la campaña de crowdfunding que acaban de inaugurar en la plataforma I Love Science. «Queremos hacer llegar el tema del cambio climático a todo el mundo (también lo tenemos en inglés, pero esa será otra aventura crowdfundig extra) y especialmente a los jóvenes para promover que las futuras generaciones protejan el Ártico como ya se hace hoy en día con la Antártida».
osodetroya1 Ski Goggle Reflection osodetroya3osodetroya6PROFESOR_TOM
spitsberguenosodetroya4 osodetroya5

Apolo no llevaba bien lo de no ver cumplidos sus deseos. Como solía ser costumbre entre los dioses del Olimpo, canalizó la frustración al verse rechazado por Casandra (después de haberla concedido el don de la profecía) en venganza sobre esta. Tras escupir en la boca de la hija de Príamo ya nadie creería sus augurios. Ni si quiera aquellos que avisaban de las terribles consecuencias a las debería atenerse Troya en caso de aceptar aquel regalo de los macedonios: un enorme caballo de madera.

Sobre los científicos que alertan sobre el cambio climático parece pesar una maldición parecida a la de Casandra. Sus predicciones no son tenidas en cuenta por casi nadie.
Por eso Carlos Duarte, investigador del CSIC, y Paul Wassmann, de la Universidad Tromsø, en Noruega, decidieron emprender viaje a las islas Svalbard acompañados de un grupo de artistas y periodistas, para que conocieran en primera persona lo que estaba pasando. «Quizá así su testimonio tenga más credibilidad ante el resto de la sociedad», pensaron.
Era junio de 2011 y la Arctic Tipping Pioints ATP arrancaba con 13 invitados entre los que se encontraba Luis Resines, de Pelopantón. «Nuestra misión como divulgadores era crear material que llegara a la sociedad para crear conciencia sobre el cambio climático», explica el ilustrador.

Sobre los científicos que alertan sobre el cambio climático parece pesar una maldición parecida a la de Casandra. Sus predicciones no son tenidas en cuenta por casi nadie


La expedición dio para que los participantes se conocieran e intercambiaran impresiones acerca del tema. En la conversación mantenida por Resines con Duarte y Wassman se habló del Ártico y de cómics. Tanto los científicos como el ilustrador llegaron a la conclusión de que tratar el problema del calentamiento global mediante tal formato podría ser una buena idea.
Se pensó en David Finch como guionista («también lo fue del cómic que trata sobre la Expedición Malaspina») y llegaron a la conclusión de que el mito de Casandra podría ser un buen punto de partida argumental.
«Paul y Carlos estaban de acuerdo en que a los científicos les persigue también esta maldición: ellos alertan de los peligros del cambio climático, pero nadie parece querer escuchar lo serio del tema».
Aunque el cómic arranca con el mito, la historia da un giro radical para situarse de repente en el siglo XXI. «Un experto en la Grecia clásica viaja al Ártico invitado por una pequeña comunidad de científicos que ha descubierto algo enterrado en el hielo… y hasta aquí podemos leer».
Lo único que desde Pelopantón añaden en torno al cómic Oso de Troya es que su lanzamiento depende la campaña de crowdfunding que acaban de inaugurar en la plataforma I Love Science. «Queremos hacer llegar el tema del cambio climático a todo el mundo (también lo tenemos en inglés, pero esa será otra aventura crowdfundig extra) y especialmente a los jóvenes para promover que las futuras generaciones protejan el Ártico como ya se hace hoy en día con la Antártida».
osodetroya1 Ski Goggle Reflection osodetroya3osodetroya6PROFESOR_TOM
spitsberguenosodetroya4 osodetroya5

Compártelo twitter facebook whatsapp
Las pizarras cuánticas
Los judíos vienen del Cáucaso y no del antiguo Israel
El dilema moral de las cucarachas teledirigidas
Lo que opinas sobre el cambio climático depende más de tu postura política que de la evidencia
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *