fbpx
19 de septiembre 2016    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

¿Y si no eres humano? ¿Y si eres un ‘otherkin’?

19 de septiembre 2016    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Si has sentido alguna vez que no eres de este planeta, que tienes algo de animal o que tu alma pertenece a un lugar remoto en el tiempo, quizás seas un otherkin. Pero ¿qué es un otherkin? En resumen, es una persona que siente que su mente y su alma no son humanas. Es alguien que se identifica con animales (existentes o extinguidos), con seres mitológicos, extraterrestres, ángeles u objetos.

Otherkin es un término inglés que fusiona las palabras other (otro) y kind (tipo, especie). Su traducción viene a ser algo parecido a ‘de otro tipo’. La cultura otherkin no es reciente. Orion Scribner, autor del cómic sobre este temática Theri There  y miembro destacado de la comunidad, ha recopilado en la obra Otherkin Timeline los hitos más importantes de este movimiento.

Según este autor, la historia del otherkinismo comienza en 1972, cuando un grupo de personas, conocidos como los Elf Queen’s Daughters y The Silver Elves, confesaron abiertamente que se sentían elfos y escribieron algunas cartas al respecto que se publicaron en varias revistas alternativas.

Estas misivas tuvieron una respuesta inmediata y muchos lectores que se vieron reconocidos en ellas confesaron no sentirse de este mundo. Poco a poco, comenzó a crearse una comunidad en torno a este fenómeno incluyendo no sólo a elfos, también a personas que se sentían dragones, ángeles, animales mitológicos…

La comunidad otherkin es más extensa de lo que pudiera parecer. El miedo al rechazo y a la incomprensión hace que muchos de ellos decidan llevar su circunstancia en silencio. Internet es su medio ideal para compartir experiencias, encontrar otras personas afines y, en ocasiones, liberar su angustia.

Si buscamos un poco en la Red, podemos encontrar desde diversos blogs donde cuentan su día a día como otherkin hasta diferentes portales con artículos y foros, pasando por algunas tiendas que venden camisetas dedicadas al otherkinismo.

Por lo general, los otherkin no presentan ninguna jerarquía. La mayoría de las webs que existen sobre este asunto se dedican a dar información, no hay un ente superior que guíe sus pasos o marque tendencia. Son muy habituales los foros donde los individuos discuten sobre el asunto o se apoyan mutuamente, incluso existen pequeños tests donde, al rellenar unas sencillas preguntas, una persona puede descubrir qué tipo de otherkind es. En ocasiones aisladas, hay alguna quedada fuera del entorno virtual, pero son muy escasas.

El despertar

Si atendemos a los testimonios de diferentes otherkin, estas personas no siempre saben cuál es la causa de sus sentimientos. A lo largo de sus días se encuentran en una penumbra existencial hasta que por fin son plenamente conscientes de su condición durante el llamado ‘despertar’. Cada persona vive esta etapa de una determinada manera, no hay dos despertares iguales.

El proceso puede ser fugaz, de un día para otro, o durar meses o incluso años. Aunque por lo general se suele dar en la adolescencia, es posible que esta sacudida aparezca en cualquier momento de la vida y puede ser una auténtica liberación al darle por fin una respuesta a eso que le sucede, o una losa que le acompañará el resto de su vida.

Precisamente, muchas de las consultas de los foros sobre esta temática están llenos de adolescentes que comienzan su despertar y se encuentran invadidos por las dudas sobre cómo afrontarlo; quieren saber qué es lo que les está pasando y encontrar apoyo en personas que viven situaciones similares.

Esta preocupación es comprensible ya que muchos de ellos no sólo reciben el rechazo de amigos y familiares, sino que además conviven con síntomas físicos y mentales que achacan a su condición de no humanos. Es común, por ejemplo, que muchos de ellos sufran el llamado síndrome del miembro fantasma, muy corriente entre los amputados.

Este síndrome consiste en sentir la existencia de un miembro del cuerpo a pesar de que ya no está allí. De esta manera, sienten que tiene una cola, unos tentáculos o unas alas sin que existan realmente. Además, algunos de ellos, como los que creen ser elfos, sufren reacciones alérgicas a ciertos materiales como el hierro y a otros productos de la era moderna. Síntomas puramente físicos que ellos relacionan con su condición.

Aunque estas personas viven esta circunstancia como algo cierto y verdadero, para los profesionales de la salud mental se trata de una enfermedad, de una ilusión creada por el sujeto que puede atender a diferentes causas. Bipolaridad, licantropía clínica, esquizofrenia, disforia de especie, trastornos que los expertos relacionan con los otherkin y de los que ellos insisten en distanciarse: «Una persona otherkin no está huyendo de la realidad, sino conociéndose a sí misma y aceptándose. Está creando un equilibrio entre todas sus partes», explican en el mayor portal hispano dedicado a esta comunidad.

Sea como fuere, lo cierto es que es un tema que suscita muchas preguntas y genera curiosidad. ¿Y si todos somos otherkin? ¿Y si nada en este mundo fuera real? ¿Y si sólo necesitamos un poco de paciencia para que llegue nuestro despertar? ¿Y si…?

 

Si has sentido alguna vez que no eres de este planeta, que tienes algo de animal o que tu alma pertenece a un lugar remoto en el tiempo, quizás seas un otherkin. Pero ¿qué es un otherkin? En resumen, es una persona que siente que su mente y su alma no son humanas. Es alguien que se identifica con animales (existentes o extinguidos), con seres mitológicos, extraterrestres, ángeles u objetos.

Otherkin es un término inglés que fusiona las palabras other (otro) y kind (tipo, especie). Su traducción viene a ser algo parecido a ‘de otro tipo’. La cultura otherkin no es reciente. Orion Scribner, autor del cómic sobre este temática Theri There  y miembro destacado de la comunidad, ha recopilado en la obra Otherkin Timeline los hitos más importantes de este movimiento.

Según este autor, la historia del otherkinismo comienza en 1972, cuando un grupo de personas, conocidos como los Elf Queen’s Daughters y The Silver Elves, confesaron abiertamente que se sentían elfos y escribieron algunas cartas al respecto que se publicaron en varias revistas alternativas.

Estas misivas tuvieron una respuesta inmediata y muchos lectores que se vieron reconocidos en ellas confesaron no sentirse de este mundo. Poco a poco, comenzó a crearse una comunidad en torno a este fenómeno incluyendo no sólo a elfos, también a personas que se sentían dragones, ángeles, animales mitológicos…

La comunidad otherkin es más extensa de lo que pudiera parecer. El miedo al rechazo y a la incomprensión hace que muchos de ellos decidan llevar su circunstancia en silencio. Internet es su medio ideal para compartir experiencias, encontrar otras personas afines y, en ocasiones, liberar su angustia.

Si buscamos un poco en la Red, podemos encontrar desde diversos blogs donde cuentan su día a día como otherkin hasta diferentes portales con artículos y foros, pasando por algunas tiendas que venden camisetas dedicadas al otherkinismo.

Por lo general, los otherkin no presentan ninguna jerarquía. La mayoría de las webs que existen sobre este asunto se dedican a dar información, no hay un ente superior que guíe sus pasos o marque tendencia. Son muy habituales los foros donde los individuos discuten sobre el asunto o se apoyan mutuamente, incluso existen pequeños tests donde, al rellenar unas sencillas preguntas, una persona puede descubrir qué tipo de otherkind es. En ocasiones aisladas, hay alguna quedada fuera del entorno virtual, pero son muy escasas.

El despertar

Si atendemos a los testimonios de diferentes otherkin, estas personas no siempre saben cuál es la causa de sus sentimientos. A lo largo de sus días se encuentran en una penumbra existencial hasta que por fin son plenamente conscientes de su condición durante el llamado ‘despertar’. Cada persona vive esta etapa de una determinada manera, no hay dos despertares iguales.

El proceso puede ser fugaz, de un día para otro, o durar meses o incluso años. Aunque por lo general se suele dar en la adolescencia, es posible que esta sacudida aparezca en cualquier momento de la vida y puede ser una auténtica liberación al darle por fin una respuesta a eso que le sucede, o una losa que le acompañará el resto de su vida.

Precisamente, muchas de las consultas de los foros sobre esta temática están llenos de adolescentes que comienzan su despertar y se encuentran invadidos por las dudas sobre cómo afrontarlo; quieren saber qué es lo que les está pasando y encontrar apoyo en personas que viven situaciones similares.

Esta preocupación es comprensible ya que muchos de ellos no sólo reciben el rechazo de amigos y familiares, sino que además conviven con síntomas físicos y mentales que achacan a su condición de no humanos. Es común, por ejemplo, que muchos de ellos sufran el llamado síndrome del miembro fantasma, muy corriente entre los amputados.

Este síndrome consiste en sentir la existencia de un miembro del cuerpo a pesar de que ya no está allí. De esta manera, sienten que tiene una cola, unos tentáculos o unas alas sin que existan realmente. Además, algunos de ellos, como los que creen ser elfos, sufren reacciones alérgicas a ciertos materiales como el hierro y a otros productos de la era moderna. Síntomas puramente físicos que ellos relacionan con su condición.

Aunque estas personas viven esta circunstancia como algo cierto y verdadero, para los profesionales de la salud mental se trata de una enfermedad, de una ilusión creada por el sujeto que puede atender a diferentes causas. Bipolaridad, licantropía clínica, esquizofrenia, disforia de especie, trastornos que los expertos relacionan con los otherkin y de los que ellos insisten en distanciarse: «Una persona otherkin no está huyendo de la realidad, sino conociéndose a sí misma y aceptándose. Está creando un equilibrio entre todas sus partes», explican en el mayor portal hispano dedicado a esta comunidad.

Sea como fuere, lo cierto es que es un tema que suscita muchas preguntas y genera curiosidad. ¿Y si todos somos otherkin? ¿Y si nada en este mundo fuera real? ¿Y si sólo necesitamos un poco de paciencia para que llegue nuestro despertar? ¿Y si…?

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Un libro de actividades creativas para hijos de cinéfilos
Le multan por morderse las uñas mientras conducía
El origen de los dichos: ¡Vete a la porra! ¡Y tú vete al carajo!
Hoy he visto esta peli y os voy a contar un poco…
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 5
  • Al final el ser humano necesita ritos iniciáticos y actos públicos que nos marquen como miembros reconocidos de la comunidad. Parece que si no, nos encontramos perdidos, sin rumbo, en continua búsqueda de quien somos.
    Hay aquí una línea de pensamiento que parece indicar que se necesitan ciertas constricciones o limitaciones, o al menos qué se espera de tí como adulto en sociedad y conocer cuál es tu papel.
    El peligro es que no se acepte la diversidad, habría que encontrar el equilibrio, como en todo.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *