22 de abril 2014    /   CREATIVIDAD
por
 

Otro modo de disparar en la frontera mexicana

22 de abril 2014    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Desde su extremo Atlántico hasta su extremo Pacífico, la frontera entre México y Estados Unidos son un total exacto de 3.185 kilómetros. Para la mayor parte del mundo la mención de esta línea significa conflicto, narcotráfico, contrabando, esclavismo o muerte. No para el alemán Stefan Falke. Lo que este fotógrafo visualiza son 1.951 millas de arte que lleva seis años inmortalizando en sus cámara.
La Frontera: Artists Along the U.S.-Mexico Border es la colección de retratos que está a punto de presentar tras completar un largo viaje desde Tijuana a Brownsville (Texas). «Mi proyecto es una documentación gráfica del vibrante rostro cultural de esta región, que a menudo en los medios internacionales solo es retratado cuando está relacionado con delitos violentos o inmigración ilegal», dice el autor.
Falke quiso recorrer la zona sin ideas preconcebidas. Ir a la caza del arte y de los artistas porque, a su juicio, «el arte es siempre una parte de la solución a las situaciones y/o regiones difíciles».
LA FRONTERA: Artists along the US Mexican Border
«He fotografiado a cerca de 180 artistas hasta el momento. Iban apareciendo por el camino. Me gusta trabajar así, sin saber qué o quién voy a encontrar», explica. «Y lo que me encontré me sorprendió realmente. Había arte relacionado con narcotráfico y violencia, pero también había muchísimo arte de alta calidad en las ciudades fronterizas que hablaba simplemente de los problemas del día a día o de ningún problema en absoluto, solo creado por el afán de hacer arte. Con este trabajo espero que la gente entienda que en esta región existen el arte y la cultura que existe en cualquier otra, al contrario de lo que piensa la mayoría de la gente en EE UU, que creen que la frontera es una zona donde solo hay mala gente o actividades delictivas».
Después de esta tesis en imágenes, Falke dice haber aprendido una lección: «Me di cuenta de que en la frontera se siente, casi se respira, algo muy vivo. Es un lugar atravesado por muchos miles de personas a diario y eso genera una continua extensión de la cultura de sur a norte y de norte a sur. El intercambio y la relación cultural entre ambos lados es muy grande en esta región, que no es una frontera natural, que divide muchas familias y vidas, y aunque muchos artistas de la zona hayan elegido como temática las cuestiones problemáticas, otros muchos lo único que buscan es ser capaces de crear, educar y hacer la vida un poco más colorida e interesante para todos. Y eso también es enseñar cómo es la frontera».
La Frontera
Cuenta que por el camino, donde disparó su objetivo en ciudades mexicanas como Matamoros, Reynosa, Nuevo Laredo, Ciudad Juárez, Agua Prieta, Nogales, Mexicali, Tecate y Tijuana; o estadounidenses como Brownsville, McAllen, El Paso o San Diego conoció a genios casi inéditos cuyas obras nada tenían que ver con el patrón que los extranjeros consideramos común:
«Pablo Llana es un joven que trabaja con problemas inesperados como el consumo excesivo de alimentos en el mundo industrial; Jellyfish es un colectivo de artistas de Ciudad Juárez que crea obras coloridas, y también están los que son como Mauricio Sáenz, un verdadero artista a ambos lados de la frontera».
Después de presentar el libro el próximo 6 de mayo (en alemán y en español) y sus dos próximas exposiciones (en el Instituto Cultural Español CERVANTES y en el Consulado de México en Frankfurt), pretende volver de nuevo sobre esta raya. Esta vez para conocer las ciudades que se dejó por el camino y para trabajar con vídeos en vez de con imágenes fijas. Por el momento está buscando financiación para ello.
«La mayor recompensa para mí de este proyecto está en hacerlo», dice Falke, «en viajar a lo largo de la frontera y encontrar y fotografiar a las personas más talentosas y valientes que hubiese podido imaginar: los artistas de la frontera. Que no siempre recrean violencia».
LA FRONTERA: Artists along the US Mexican Border
 
mexiko_dummy

Desde su extremo Atlántico hasta su extremo Pacífico, la frontera entre México y Estados Unidos son un total exacto de 3.185 kilómetros. Para la mayor parte del mundo la mención de esta línea significa conflicto, narcotráfico, contrabando, esclavismo o muerte. No para el alemán Stefan Falke. Lo que este fotógrafo visualiza son 1.951 millas de arte que lleva seis años inmortalizando en sus cámara.
La Frontera: Artists Along the U.S.-Mexico Border es la colección de retratos que está a punto de presentar tras completar un largo viaje desde Tijuana a Brownsville (Texas). «Mi proyecto es una documentación gráfica del vibrante rostro cultural de esta región, que a menudo en los medios internacionales solo es retratado cuando está relacionado con delitos violentos o inmigración ilegal», dice el autor.
Falke quiso recorrer la zona sin ideas preconcebidas. Ir a la caza del arte y de los artistas porque, a su juicio, «el arte es siempre una parte de la solución a las situaciones y/o regiones difíciles».
LA FRONTERA: Artists along the US Mexican Border
«He fotografiado a cerca de 180 artistas hasta el momento. Iban apareciendo por el camino. Me gusta trabajar así, sin saber qué o quién voy a encontrar», explica. «Y lo que me encontré me sorprendió realmente. Había arte relacionado con narcotráfico y violencia, pero también había muchísimo arte de alta calidad en las ciudades fronterizas que hablaba simplemente de los problemas del día a día o de ningún problema en absoluto, solo creado por el afán de hacer arte. Con este trabajo espero que la gente entienda que en esta región existen el arte y la cultura que existe en cualquier otra, al contrario de lo que piensa la mayoría de la gente en EE UU, que creen que la frontera es una zona donde solo hay mala gente o actividades delictivas».
Después de esta tesis en imágenes, Falke dice haber aprendido una lección: «Me di cuenta de que en la frontera se siente, casi se respira, algo muy vivo. Es un lugar atravesado por muchos miles de personas a diario y eso genera una continua extensión de la cultura de sur a norte y de norte a sur. El intercambio y la relación cultural entre ambos lados es muy grande en esta región, que no es una frontera natural, que divide muchas familias y vidas, y aunque muchos artistas de la zona hayan elegido como temática las cuestiones problemáticas, otros muchos lo único que buscan es ser capaces de crear, educar y hacer la vida un poco más colorida e interesante para todos. Y eso también es enseñar cómo es la frontera».
La Frontera
Cuenta que por el camino, donde disparó su objetivo en ciudades mexicanas como Matamoros, Reynosa, Nuevo Laredo, Ciudad Juárez, Agua Prieta, Nogales, Mexicali, Tecate y Tijuana; o estadounidenses como Brownsville, McAllen, El Paso o San Diego conoció a genios casi inéditos cuyas obras nada tenían que ver con el patrón que los extranjeros consideramos común:
«Pablo Llana es un joven que trabaja con problemas inesperados como el consumo excesivo de alimentos en el mundo industrial; Jellyfish es un colectivo de artistas de Ciudad Juárez que crea obras coloridas, y también están los que son como Mauricio Sáenz, un verdadero artista a ambos lados de la frontera».
Después de presentar el libro el próximo 6 de mayo (en alemán y en español) y sus dos próximas exposiciones (en el Instituto Cultural Español CERVANTES y en el Consulado de México en Frankfurt), pretende volver de nuevo sobre esta raya. Esta vez para conocer las ciudades que se dejó por el camino y para trabajar con vídeos en vez de con imágenes fijas. Por el momento está buscando financiación para ello.
«La mayor recompensa para mí de este proyecto está en hacerlo», dice Falke, «en viajar a lo largo de la frontera y encontrar y fotografiar a las personas más talentosas y valientes que hubiese podido imaginar: los artistas de la frontera. Que no siempre recrean violencia».
LA FRONTERA: Artists along the US Mexican Border
 
mexiko_dummy

Compártelo twitter facebook whatsapp
Rob Walker: «Prestar atención ayuda a cultivar una perspectiva original y puntos de vista distintos»
La tipografía facial de Beatrix Gevigney
GOTY: un juego de cartas que explica los secretos de un juego de ordenador
El ágora mundial de los grafiteros
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *