fbpx
4 de noviembre 2010    /   CREATIVIDAD
por
 

Out of my window, un proyecto interactivo que elogia la vida en los suburbios

4 de noviembre 2010    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¿Qué pasa tras las paredes de cada piso? Hay, como mínimo, una historia en cada hogar. La cineasta canadiense Katerina Cizek ha recopilado decenas de ellas para construir ‘Out of my window’, un puzzle interactivo que nos acerca un poco más al lado cotilla que todos tenemos.

Las ciudades siguen creciendo. Aunque a un menor ritmo ahora mismo, altos bloques residenciales se alzan en las periferias de los núcleos urbanos para dar cabida al mayor éxodo rural que se ha dado en la historia de la humanidad. Nuevos barrios formados por manzanas que miran al interior, a sus aislados jardines, a sus custodiadas piscinas, dejando para el exterior silencio humano y carencia de tejido urbano. Una forma de construir un urbanismo muerto que, sin embargo, alberga millones de historias en el interior de los muros de esos bloques.

A pesar de este desolador panorama ciudadano, la experiencia interactiva que propone Cizek compone un optimista mapa humano de las ciudades de casi cualquier parte del mundo contado por aquellos que viven en grandes monstruos de cemento y acero. El proyecto permite «conocer la historia de residentes en torres residenciales que reflejan el espíritu humano y el poder de la comunidad para resucitar el significado entre las ruinas del modernismo».


Esta experiencia producida por el National Film Board de Canadá es el resultado de una vida entre grandes edificios. Cizek pasó su infancia en un barrio residencial a las afueras de París e iba a visitar a su familia a los grandes barrios comunistas compuestos por grises y rectilíneos monstruos de hormigón. A partir de ahí, comenzó a visitar este tipo de barrios en cada ciudad a la que viajaba y se dio cuenta de que, más allá de la desolación que transmitían estos lugares, la vida brotaba de manera abrupta gracias a sus habitantes. «Cuando viajé a Moscú en el 2000 me dí cuenta de que no era la ciudad que se veía en las postales. Alquilamos apartahoteles a dos horas en metro del centro, justo al lado de una estación llamada, irónicamente, Praga. Estaban llenos de inmigrantes de las otras repúblicas ex-soviéticas. Miraba por la ventana y veía un bloque tras otro. Sin embargo, en el mercado que había abajo podía escuchar como se hablaba checheno, uzbeco, coreano o cantonés».

La interfaz de este proyecto multimedia se forma con una composición virtual de minipisos que albergan una historia en el interior de cada uno de ellos. Cada historia se compone de una vista panorámica de 360º de cada vivienda y el audio con la historia que se narra. Actualmente, Out of my window expone 49 historias de 13 países diferentes. Un collage con 13 idiomas para el que la cineasta canadiense contactó con fotógrafos, activistas y periodistas de todo el mundo con el fin de que captaran todas las experiencias de los ciudadanos. La banda sonora está compuesta por piezas ad hoc de algunos artistas entre los que destaca Ratatat.

Los temas abordados son tan diferentes como las personas que los cuentan. Emigración, pobreza, ecología, formas de vida… una amalgama de gente que es capaz de «renovar lo viejo y reformular lo usado en algo útil e incluso bello».

Out of my window es un proyecto que aún está vivo. Cizek sigue recogiendo imágenes e historias a través de su cuenta de Flickr para convertir las oscuras torres de suburbios residenciales en hervideros de experiencias. Se puede participar a través de este enlace.

¿Qué pasa tras las paredes de cada piso? Hay, como mínimo, una historia en cada hogar. La cineasta canadiense Katerina Cizek ha recopilado decenas de ellas para construir ‘Out of my window’, un puzzle interactivo que nos acerca un poco más al lado cotilla que todos tenemos.

Las ciudades siguen creciendo. Aunque a un menor ritmo ahora mismo, altos bloques residenciales se alzan en las periferias de los núcleos urbanos para dar cabida al mayor éxodo rural que se ha dado en la historia de la humanidad. Nuevos barrios formados por manzanas que miran al interior, a sus aislados jardines, a sus custodiadas piscinas, dejando para el exterior silencio humano y carencia de tejido urbano. Una forma de construir un urbanismo muerto que, sin embargo, alberga millones de historias en el interior de los muros de esos bloques.

A pesar de este desolador panorama ciudadano, la experiencia interactiva que propone Cizek compone un optimista mapa humano de las ciudades de casi cualquier parte del mundo contado por aquellos que viven en grandes monstruos de cemento y acero. El proyecto permite «conocer la historia de residentes en torres residenciales que reflejan el espíritu humano y el poder de la comunidad para resucitar el significado entre las ruinas del modernismo».


Esta experiencia producida por el National Film Board de Canadá es el resultado de una vida entre grandes edificios. Cizek pasó su infancia en un barrio residencial a las afueras de París e iba a visitar a su familia a los grandes barrios comunistas compuestos por grises y rectilíneos monstruos de hormigón. A partir de ahí, comenzó a visitar este tipo de barrios en cada ciudad a la que viajaba y se dio cuenta de que, más allá de la desolación que transmitían estos lugares, la vida brotaba de manera abrupta gracias a sus habitantes. «Cuando viajé a Moscú en el 2000 me dí cuenta de que no era la ciudad que se veía en las postales. Alquilamos apartahoteles a dos horas en metro del centro, justo al lado de una estación llamada, irónicamente, Praga. Estaban llenos de inmigrantes de las otras repúblicas ex-soviéticas. Miraba por la ventana y veía un bloque tras otro. Sin embargo, en el mercado que había abajo podía escuchar como se hablaba checheno, uzbeco, coreano o cantonés».

La interfaz de este proyecto multimedia se forma con una composición virtual de minipisos que albergan una historia en el interior de cada uno de ellos. Cada historia se compone de una vista panorámica de 360º de cada vivienda y el audio con la historia que se narra. Actualmente, Out of my window expone 49 historias de 13 países diferentes. Un collage con 13 idiomas para el que la cineasta canadiense contactó con fotógrafos, activistas y periodistas de todo el mundo con el fin de que captaran todas las experiencias de los ciudadanos. La banda sonora está compuesta por piezas ad hoc de algunos artistas entre los que destaca Ratatat.

Los temas abordados son tan diferentes como las personas que los cuentan. Emigración, pobreza, ecología, formas de vida… una amalgama de gente que es capaz de «renovar lo viejo y reformular lo usado en algo útil e incluso bello».

Out of my window es un proyecto que aún está vivo. Cizek sigue recogiendo imágenes e historias a través de su cuenta de Flickr para convertir las oscuras torres de suburbios residenciales en hervideros de experiencias. Se puede participar a través de este enlace.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Óscar Llorens: ilustración cholista en Callao
¿La mejor forma de beber cerveza? Con dos dedos de frente
El pepino que se escapó de la ensalada
The Book of AM: el libro sobre el ciclo del día que tardó años en publicarse
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Cordial saludo, deseo expresar mis felicitaciones por esta trabajo tan especial que ustedes han desarrollado, el cual, me ha inspirado para seguir soñando y realizar una propuesta audiovisual en Colombia, soy Hilber Henao Fierro, productor de televisión y Comunicador Audiovisual.
    les quiero pedir ayuda para realizar una propuesta documental donde podamos hablar con las mujeres colombianas y sus miradas del conflicto armado colombiano. podemos articular esfuerzos ?
    gracias por su atención, estoy a la espera de una respuesta

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *