5 de agosto 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

OX, el secuestrador de vallas publicitarias minimalista

5 de agosto 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Cuando pensamos en arte urbano, muchos tienen en la cabeza a chavales con sprays tagueando sus alias por las paredes. Pero este movimiento viene de lejos y además de jovencitos, hay artistas consagrados, que peinan canas y siguen haciendo de las suyas por las calles. Ox es uno de ellos. Nació en el 63 y no quiere desvelar su verdadero nombre. Ningún secuestrador querría hacerlo. “Es un combinación gráfica de dos letras simétricas y reversibles” comenta.

Con sus secuestros no hace daño a nadie, bueno quizá a algún anunciante. Este artista callejero francés utiliza el entorno que le rodea para modificarlo. Su trabajo es una especie de pop art invertido y minimalista, con algo de expresionismo abstracto.

1ox

Empezó la carrera de Bellas Artes a principios de los 80, pero tras dos años estudiando arte, publicidad, dibujo técnico, pintura, fotografía y vídeo, abandonó las clases para juntarse con un grupo de colegas y exponer de forma colectiva. Comenzó su andadura haciendo fanzines y pintura en vivo para luego pasarse al secuestro de vayas publicitarias.

Una vez concluído su trabajo colectivo, se preguntó qué era lo que quería pintar. Primero lo hizo sobre lienzos. “Empecé utilizando imágenes comerciales, recortaba de revistas y folletos para tener solo una composición abstracta. Siempre he tratado de utilizar los menos elementos posibles para provocar mayores emociones estéticas. Mi principal interés es utilizar los colores e interactuar con ellos para crear tensiones entre la pieza y lo que la rodea”, explica el francés.

Ox se considera un pintor que trabaja en el entorno público y aunque la calle le ha servido para dar a conocer su obra a un gran público, las galerías se han interesado y ha expuesto también bajo techo. Cuando habla de trabajo comercial, reconoce hacerlo. “Lo hago puesto que lo vendo, si lo vendo es comercial, pero pretendo no venderme a ninguna marca y trabajar con ningún logo”, añade.

Su obra se ha visto influenciada de alguna manera por los trabajos gráficos Bazooka, el Pop Art, Roy Lichtenstein y Keith Haring entre otros. Ox quiere seguir utilizando la calle y secuestrando soportes publicitarios mientras pueda. Pero además, tiene un par de proyectos urbanos comisionadas en París y Gran Bretaña.

9

25

3

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Cuando pensamos en arte urbano, muchos tienen en la cabeza a chavales con sprays tagueando sus alias por las paredes. Pero este movimiento viene de lejos y además de jovencitos, hay artistas consagrados, que peinan canas y siguen haciendo de las suyas por las calles. Ox es uno de ellos. Nació en el 63 y no quiere desvelar su verdadero nombre. Ningún secuestrador querría hacerlo. “Es un combinación gráfica de dos letras simétricas y reversibles” comenta.

Con sus secuestros no hace daño a nadie, bueno quizá a algún anunciante. Este artista callejero francés utiliza el entorno que le rodea para modificarlo. Su trabajo es una especie de pop art invertido y minimalista, con algo de expresionismo abstracto.

1ox

Empezó la carrera de Bellas Artes a principios de los 80, pero tras dos años estudiando arte, publicidad, dibujo técnico, pintura, fotografía y vídeo, abandonó las clases para juntarse con un grupo de colegas y exponer de forma colectiva. Comenzó su andadura haciendo fanzines y pintura en vivo para luego pasarse al secuestro de vayas publicitarias.

Una vez concluído su trabajo colectivo, se preguntó qué era lo que quería pintar. Primero lo hizo sobre lienzos. “Empecé utilizando imágenes comerciales, recortaba de revistas y folletos para tener solo una composición abstracta. Siempre he tratado de utilizar los menos elementos posibles para provocar mayores emociones estéticas. Mi principal interés es utilizar los colores e interactuar con ellos para crear tensiones entre la pieza y lo que la rodea”, explica el francés.

Ox se considera un pintor que trabaja en el entorno público y aunque la calle le ha servido para dar a conocer su obra a un gran público, las galerías se han interesado y ha expuesto también bajo techo. Cuando habla de trabajo comercial, reconoce hacerlo. “Lo hago puesto que lo vendo, si lo vendo es comercial, pero pretendo no venderme a ninguna marca y trabajar con ningún logo”, añade.

Su obra se ha visto influenciada de alguna manera por los trabajos gráficos Bazooka, el Pop Art, Roy Lichtenstein y Keith Haring entre otros. Ox quiere seguir utilizando la calle y secuestrando soportes publicitarios mientras pueda. Pero además, tiene un par de proyectos urbanos comisionadas en París y Gran Bretaña.

9

25

3

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los cuatro ingredientes de la creatividad
Si estás harto de tu trabajo, mándalo ‘A tomar por curro’
Canal+ enseña a hacer películas con infografías
Yellow busca en el crowdsourcing el sabor amarillo para hacer una chocolatina
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Comentarios cerrados.

    Publicidad