7 de marzo 2011    /   DIGITAL
por
 

Pajímetro, el verdadero Menéame

7 de marzo 2011    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


Establecido como más que probable un escenario futuro en el que las apps estarán onmipresentes en el transcurso de las vidas de todos, es conveniente que los ciudadanos se vayan percatando del océano de posibilidades que se abren con estas interesantes piezas de software. «Pajímetro pone la tecnología al servicio de los amantes del onanismo», explican en su web. ¿Y quién no lo es?
Ocurre en ocasiones. Uno es testigo de algo complicado de catalogar. ¿Es una revolución o lo más estúpido que haya visto la raza humana? El caso que nos ocupa se engloba en el primer supuesto, sin duda. Lo extraño es que un planteamiento como este no hubiera surgido en el despertar del mundo de las apps.
Pajímetro es una app exclusiva para Android -«Steve Jobs nunca consentiría algo así»-, que utiliza el acelerómetro del smartphone para generar estadísticas en tiempo real acerca de la masivamente extendida práctica de la masturbación masculina. «Pajímetro persigue un sueño: reunir a todos los pajilleros del mundo y que todos y cada uno de ellos alcance la paja perfecta, la paja óptima», cuentan en su sitio web.«Desde hace demasiados años, la masturbación ha cruzado una edad de oscuridad. Sin métricas, sin referencias, sin análisis de rendimiento».

A la diversión obvia del ejercicio en sí, la app añade un componente competitivo que hace el juego irresistible. Pajímetro ha hecho la paja social aunque, bien pensado, siempre debió ser así. Los datos recogidos por la aplicación son enviados al servidor de Pajímetro donde se muestra en qué lugar se ha producido el último autoalivio, cuánto ha durado, la cantidad de meneos que le han dado forma y el gasto calórico que ha supuesto.
Algunos de los comentarios de los satisfechos y, en este caso, ficticios usuarios, son:

«Mi dragón escupe fuego y con el Pajímetro he conseguido amaestrarlo». – Ibo, Estambul.
«Me siento mucho menos solo. Mi móvil me quiere». – Mark, Londres.
«Vale. Un consejo: cuando os pongais con la app, configurad el desvío de llamadas». -Fernando, Buenos Aires.
«No probéis a ponérselo a vuestr@ novi@ en el cuello. Es una falsa buena idea». – Brad, Seattle.

La app ofrecerá muy pronto servicios de geolocalización. Esto abre las puertas a competiciones mucho más localizadas que contribuyen a dar una dimensión más cercana a esta satisfactoria acción.

Pajímetro se puede descargar del Android Market de manera gratuita.
Disclaimer: Yorokobu no tiene constancia de que Pajímetro haya sido creado por los programadores de Menéame.



Este post se publica simultáneamente en The App Date, el sitio web del primer evento mensual en torno al mundo de las apps del que Yorokobu es media partner.


Establecido como más que probable un escenario futuro en el que las apps estarán onmipresentes en el transcurso de las vidas de todos, es conveniente que los ciudadanos se vayan percatando del océano de posibilidades que se abren con estas interesantes piezas de software. «Pajímetro pone la tecnología al servicio de los amantes del onanismo», explican en su web. ¿Y quién no lo es?
Ocurre en ocasiones. Uno es testigo de algo complicado de catalogar. ¿Es una revolución o lo más estúpido que haya visto la raza humana? El caso que nos ocupa se engloba en el primer supuesto, sin duda. Lo extraño es que un planteamiento como este no hubiera surgido en el despertar del mundo de las apps.
Pajímetro es una app exclusiva para Android -«Steve Jobs nunca consentiría algo así»-, que utiliza el acelerómetro del smartphone para generar estadísticas en tiempo real acerca de la masivamente extendida práctica de la masturbación masculina. «Pajímetro persigue un sueño: reunir a todos los pajilleros del mundo y que todos y cada uno de ellos alcance la paja perfecta, la paja óptima», cuentan en su sitio web.«Desde hace demasiados años, la masturbación ha cruzado una edad de oscuridad. Sin métricas, sin referencias, sin análisis de rendimiento».

A la diversión obvia del ejercicio en sí, la app añade un componente competitivo que hace el juego irresistible. Pajímetro ha hecho la paja social aunque, bien pensado, siempre debió ser así. Los datos recogidos por la aplicación son enviados al servidor de Pajímetro donde se muestra en qué lugar se ha producido el último autoalivio, cuánto ha durado, la cantidad de meneos que le han dado forma y el gasto calórico que ha supuesto.
Algunos de los comentarios de los satisfechos y, en este caso, ficticios usuarios, son:

«Mi dragón escupe fuego y con el Pajímetro he conseguido amaestrarlo». – Ibo, Estambul.
«Me siento mucho menos solo. Mi móvil me quiere». – Mark, Londres.
«Vale. Un consejo: cuando os pongais con la app, configurad el desvío de llamadas». -Fernando, Buenos Aires.
«No probéis a ponérselo a vuestr@ novi@ en el cuello. Es una falsa buena idea». – Brad, Seattle.

La app ofrecerá muy pronto servicios de geolocalización. Esto abre las puertas a competiciones mucho más localizadas que contribuyen a dar una dimensión más cercana a esta satisfactoria acción.

Pajímetro se puede descargar del Android Market de manera gratuita.
Disclaimer: Yorokobu no tiene constancia de que Pajímetro haya sido creado por los programadores de Menéame.



Este post se publica simultáneamente en The App Date, el sitio web del primer evento mensual en torno al mundo de las apps del que Yorokobu es media partner.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Así era el futuro en 1979
El ‘smartphone’ de tres euros tenía un precio: pero no es dinero
Ficod: Kevin Spacey dice que ahora más que nunca cualquier persona puede ser crítico
Adopta una playa: un proyecto colaborativo para conocer la calidad de playas, ríos y lagos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 7
  • jajaja ok ok
    por cierto ya aprovecho para felicitar al staff de Yorokubu. Soy tan fan que os tengo hasta en el tumblr, eso sí que es de moderno.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad