fbpx
1 de julio 2011    /   DIGITAL
por
 

Palabra de dios, versión 2.0

1 de julio 2011    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


Las cosas en palacio van despacio. En la Iglesia, más aún. En cualquier caso, todo avanza en algún momento, y es este el que las autoridades vaticanas han elegido para dar el gran salto a la redes sociales. Una agencia española, 101, se ha ocupado del asesoramiento de la Santa Sede.

Esta historia va de ceros y unos y de datos fluyendo por cables de fibra óptica. Sin embargo, comenzó con una carta enviada a través de correo postal. Hace un par de años, Benedicto XVI declaró que si la Iglesia hubiera sido más hábil con las nuevas tecnologías, habrían evitado alguna que otra crisis. La declaración, que pasó como una más para la mayoría de gente, no cayó en saco roto para Gustavo Entrala, fundador y CEO de 101. Se armó de bolígrafo y papel y escribió al Vaticano una carta ofreciendo la posibilidad de echarles una mano con el tema.
Algo más de tres meses después, Entrala recibió una llamada a su despacho. «Caro Entrala», comenzaba. Era Federico Lombardi, portavoz de la Santa Sede. «Queremos hacer la Iglesia Católica 2.0». Y así comenzó una aventura para conseguir que una institución con dos milenios de antigüedad y mucho miedo al cambio, saliese «ahí fuera» a interactuar con el pueblo llano.

En 101 comenzaron a trabajar a destajo para crear un proyecto que, dos semanas después, convenciese a las altas instancias eclesiales en el mismo Vaticano. «La comunicación pública de la Iglesia no está siempre a la altura de sus mensajes, no hay más que ver los carteles de la mayoría de templos. Tiran para atrás», contó Entrala. «Hicimos un análisis de cómo hacer más amigable la marca y nos fuimos a hacer un workshop a la curia vaticana. Queríamos recuperar la dimensión estética del  mensaje de la Iglesia». El equipo de 101 les contó el funcionamiento de las redes, el planteamiento estratégico, casos reales de multinacionales e, incluso, «hicimos un brainstorming con aquellas personas tan poco acostumbradas a unproceso así», explica el CEO de 101.
De ahí, y tras siete meses de trabajo, salieron los perfiles de Twitter, Facebook, Flickr, YouTube y News.va, un agregador con todo el contenido generado por los medios vaticanos que, además, se convierte en compartible y se enriquecerá con eventos en directo.  El proceso, según Entrala, ha sido muy similar al de cualquier otra multinacional. «Existe miedo al descontrol. Sin embargo, les convencimos de que lo mejor es escuchar, conversar con la gente en tu propio territorio».
La puesta de largo de todo este trabajo se llevó a cabo el pasado martes, día en que Benedicto XVI, activó a través de un iPad customizado especialmente para él los servidores de News.va, y envió un saludo a través de Twitter. Y el comienzo no ha podido ser más gratificante tanto para la agencia madrileña como para la Santa Sede. «A pesar de ser un objetivo muy goloso para los ataques, no hemos tenido problemas», contó Entrala. «Permitiremos en los perfiles un diálogo respetuoso y críticas constructivas».
El papel de 101 será de tutela en los inicios. Ya se está trabajando para que los medios sociales se gestionen desde la misma sede romana. «Estamos trabajando en la Santa Sede para la formación de equipos de responsables de comunidad que trabajarán desde Roma. Ahora podemos decir que somos un proveedor del Vaticano, al igual que unos tales Miguel Ángel o Rafael, por poner un ejemplo», bromeó Entrala.
¿Y la opinión de la Iglesia española al respecto de este paso -«el proyecto de comunicación más importante en el Vaticano en 30 años, según un portavoz-? «El trato ha sido directamente con Roma», puntualizó Entrala. Quizá ahora, el cardenal Antonio María Rouco Varela, deje de pensar que «las redes sociales propician un estilo de vida virtual, vacío de encuentros y relaciones verdaderamente personales».


Las cosas en palacio van despacio. En la Iglesia, más aún. En cualquier caso, todo avanza en algún momento, y es este el que las autoridades vaticanas han elegido para dar el gran salto a la redes sociales. Una agencia española, 101, se ha ocupado del asesoramiento de la Santa Sede.

Esta historia va de ceros y unos y de datos fluyendo por cables de fibra óptica. Sin embargo, comenzó con una carta enviada a través de correo postal. Hace un par de años, Benedicto XVI declaró que si la Iglesia hubiera sido más hábil con las nuevas tecnologías, habrían evitado alguna que otra crisis. La declaración, que pasó como una más para la mayoría de gente, no cayó en saco roto para Gustavo Entrala, fundador y CEO de 101. Se armó de bolígrafo y papel y escribió al Vaticano una carta ofreciendo la posibilidad de echarles una mano con el tema.
Algo más de tres meses después, Entrala recibió una llamada a su despacho. «Caro Entrala», comenzaba. Era Federico Lombardi, portavoz de la Santa Sede. «Queremos hacer la Iglesia Católica 2.0». Y así comenzó una aventura para conseguir que una institución con dos milenios de antigüedad y mucho miedo al cambio, saliese «ahí fuera» a interactuar con el pueblo llano.

En 101 comenzaron a trabajar a destajo para crear un proyecto que, dos semanas después, convenciese a las altas instancias eclesiales en el mismo Vaticano. «La comunicación pública de la Iglesia no está siempre a la altura de sus mensajes, no hay más que ver los carteles de la mayoría de templos. Tiran para atrás», contó Entrala. «Hicimos un análisis de cómo hacer más amigable la marca y nos fuimos a hacer un workshop a la curia vaticana. Queríamos recuperar la dimensión estética del  mensaje de la Iglesia». El equipo de 101 les contó el funcionamiento de las redes, el planteamiento estratégico, casos reales de multinacionales e, incluso, «hicimos un brainstorming con aquellas personas tan poco acostumbradas a unproceso así», explica el CEO de 101.
De ahí, y tras siete meses de trabajo, salieron los perfiles de Twitter, Facebook, Flickr, YouTube y News.va, un agregador con todo el contenido generado por los medios vaticanos que, además, se convierte en compartible y se enriquecerá con eventos en directo.  El proceso, según Entrala, ha sido muy similar al de cualquier otra multinacional. «Existe miedo al descontrol. Sin embargo, les convencimos de que lo mejor es escuchar, conversar con la gente en tu propio territorio».
La puesta de largo de todo este trabajo se llevó a cabo el pasado martes, día en que Benedicto XVI, activó a través de un iPad customizado especialmente para él los servidores de News.va, y envió un saludo a través de Twitter. Y el comienzo no ha podido ser más gratificante tanto para la agencia madrileña como para la Santa Sede. «A pesar de ser un objetivo muy goloso para los ataques, no hemos tenido problemas», contó Entrala. «Permitiremos en los perfiles un diálogo respetuoso y críticas constructivas».
El papel de 101 será de tutela en los inicios. Ya se está trabajando para que los medios sociales se gestionen desde la misma sede romana. «Estamos trabajando en la Santa Sede para la formación de equipos de responsables de comunidad que trabajarán desde Roma. Ahora podemos decir que somos un proveedor del Vaticano, al igual que unos tales Miguel Ángel o Rafael, por poner un ejemplo», bromeó Entrala.
¿Y la opinión de la Iglesia española al respecto de este paso -«el proyecto de comunicación más importante en el Vaticano en 30 años, según un portavoz-? «El trato ha sido directamente con Roma», puntualizó Entrala. Quizá ahora, el cardenal Antonio María Rouco Varela, deje de pensar que «las redes sociales propician un estilo de vida virtual, vacío de encuentros y relaciones verdaderamente personales».

Compártelo twitter facebook whatsapp
Blind Cap: un gorro para ayudar a los nadadores ciegos
Vadim Kibardin, el diseñador que prefiere estar en tu casa que en el MoMa
iPad: ¿éxito o fracaso? Un enfoque de Branding
Hackers pretenden enviar satélites propios al espacio para evitar la censura en internet
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies