fbpx
13 de mayo 2015    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Palabras con mucho cuento: Huelga, juerga y follar

13 de mayo 2015    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Por muy extraño e increíble que pueda parecer, una huelga y una juerga son la misma cosa. Y tanto ellas como follar vienen de un fuelle. Aparentemente, poco tienen en común. Pero las apariencias, cuando hablamos de etimología, engañan. No te impacientes, espera. Vayamos poco a poco, que una historia debe ser bien contada o no es historia.
Todo empezó en aquella época en la que el latín era la lengua que se hablaba en Hispania. En la lengua del Imperio Romano existía la palabra follis que derivó en la española fuelle. El aire que expulsa un fuelle se asemeja a un resoplo. Por eso, para decir que alguien jadeaba, de follis nació el verbo follicare.
Las palabras, una vez inventadas, no se quedan ahí. Se mezclan con la Historia y con los pequeños actos cotidianos y acaban creando nuevos idiomas. El latín evolucionó para convertirse en un castellano primitivo, que jugó con las palabras hasta transformarlas y cargarlas de nuevos significados. Por eso, follicare mutó y quiso añadir al suyo un sentido más. Cuando alguien resopla y respira agitadamente, parece lógico pensar que es porque ha realizado un gran esfuerzo. Así que lo natural es que se detenga a descansar. De esta manera y con ese sentido de «pausa», «descanso» nació la antigua forma castellana de folgar, que acabó derivando en holgar.

Las apariencias, cuando hablamos de etimología, engañan


Holgar, por tanto, quedó con ese sentido de «esparcimiento», que dio lugar al primitivo significado de huelga. Un ejemplo, el nombre del Monasterio de Las Huelgas, llamado así por la función que desempeñaba: ser el lugar al que se retiraban a descansar Alfonso VIII y su esposa Leonor de Plantagenet.
Cuando la palabra huelga se independizó y abandonó el nido familiar, emprendió viaje y llegó a Andalucía. Allí conoció un modo de hablar peculiar, caracterizado por una fuerte aspiración de la «, que no tardó en llamarle la atención. El flechazo surgió entre los dos y la cosa acabó en boda. De aquel mestizaje nació una niña, juerga, que heredó el sentido de esparcimiento y ocio de su madre y la aspiración de sonidos de su padre, además de una personalidad propia. A diferencia de su madre, que se quedó con la acepción de «descanso», juerga se inclinó más por el lado lúdico de la pausa. Porque cuando uno se queda relajadito y descansado, el cuerpo parece pedirle fiesta. Después llegó el jolgorio. Pero esa es otra historia que no viene al caso.
Con el paso de los años, mamá huelga se volvió más reivindicativa y más contestataria. Una huelga no era solo un descanso. Conservaba aquel viejo sentido de «parada», de «dejar de trabajar» y lo llevó hasta su puesto de trabajo para empoderarlo, socializarlo y acabar significando eso, un cese de actividad a modo de protesta.

Una juerga y una huelga son la misma cosa, y de aquellos fuelles vienen estos polvos


¿Pero qué pasó mientras con la vieja follis? Identificada con el fuelle, además de follicare también parió la palabra follar, que se usaba para denominar a la acción de soplar con un fuelle. Pero follar, que era una palabra poco amiga de elegancias y sofisticaciones, pronto se juntó con malas compañías que cambiaron su modélico carácter. Las acciones humanas suelen mezclarse con los vocablos y crean metáforas. De esta manera, cruzó al lado oscuro -vale, dejémoslo en vulgar- del idioma significando «soltar una ventosidad». Al fin y al cabo, qué otra cosa es tirarse un pedo más que expulsar aire con ruido (o no, pero no en eso no vamos a entrar).
Si la ventosidad conlleva la expulsión de aire, jadear también. Así que el siguiente paso en el perverso mundo de la vulgaridad que dio follar fue pasar a nombrar también a la acción de jadear. Y pocas cosas hay que se identifiquen tanto con un jadeo como un buen quiqui. Poco más hay que explicar, que a buen entendedor…
Y ya está. Metáfora aquí, metáfora allá, queda demostrado que una huelga y una juerga son la misma cosa, y que de aquellos fuelles vienen estos polvos.
 
Imagen de portada: pixinoo / Shutterstock

Por muy extraño e increíble que pueda parecer, una huelga y una juerga son la misma cosa. Y tanto ellas como follar vienen de un fuelle. Aparentemente, poco tienen en común. Pero las apariencias, cuando hablamos de etimología, engañan. No te impacientes, espera. Vayamos poco a poco, que una historia debe ser bien contada o no es historia.
Todo empezó en aquella época en la que el latín era la lengua que se hablaba en Hispania. En la lengua del Imperio Romano existía la palabra follis que derivó en la española fuelle. El aire que expulsa un fuelle se asemeja a un resoplo. Por eso, para decir que alguien jadeaba, de follis nació el verbo follicare.
Las palabras, una vez inventadas, no se quedan ahí. Se mezclan con la Historia y con los pequeños actos cotidianos y acaban creando nuevos idiomas. El latín evolucionó para convertirse en un castellano primitivo, que jugó con las palabras hasta transformarlas y cargarlas de nuevos significados. Por eso, follicare mutó y quiso añadir al suyo un sentido más. Cuando alguien resopla y respira agitadamente, parece lógico pensar que es porque ha realizado un gran esfuerzo. Así que lo natural es que se detenga a descansar. De esta manera y con ese sentido de «pausa», «descanso» nació la antigua forma castellana de folgar, que acabó derivando en holgar.

Las apariencias, cuando hablamos de etimología, engañan


Holgar, por tanto, quedó con ese sentido de «esparcimiento», que dio lugar al primitivo significado de huelga. Un ejemplo, el nombre del Monasterio de Las Huelgas, llamado así por la función que desempeñaba: ser el lugar al que se retiraban a descansar Alfonso VIII y su esposa Leonor de Plantagenet.
Cuando la palabra huelga se independizó y abandonó el nido familiar, emprendió viaje y llegó a Andalucía. Allí conoció un modo de hablar peculiar, caracterizado por una fuerte aspiración de la «, que no tardó en llamarle la atención. El flechazo surgió entre los dos y la cosa acabó en boda. De aquel mestizaje nació una niña, juerga, que heredó el sentido de esparcimiento y ocio de su madre y la aspiración de sonidos de su padre, además de una personalidad propia. A diferencia de su madre, que se quedó con la acepción de «descanso», juerga se inclinó más por el lado lúdico de la pausa. Porque cuando uno se queda relajadito y descansado, el cuerpo parece pedirle fiesta. Después llegó el jolgorio. Pero esa es otra historia que no viene al caso.
Con el paso de los años, mamá huelga se volvió más reivindicativa y más contestataria. Una huelga no era solo un descanso. Conservaba aquel viejo sentido de «parada», de «dejar de trabajar» y lo llevó hasta su puesto de trabajo para empoderarlo, socializarlo y acabar significando eso, un cese de actividad a modo de protesta.

Una juerga y una huelga son la misma cosa, y de aquellos fuelles vienen estos polvos


¿Pero qué pasó mientras con la vieja follis? Identificada con el fuelle, además de follicare también parió la palabra follar, que se usaba para denominar a la acción de soplar con un fuelle. Pero follar, que era una palabra poco amiga de elegancias y sofisticaciones, pronto se juntó con malas compañías que cambiaron su modélico carácter. Las acciones humanas suelen mezclarse con los vocablos y crean metáforas. De esta manera, cruzó al lado oscuro -vale, dejémoslo en vulgar- del idioma significando «soltar una ventosidad». Al fin y al cabo, qué otra cosa es tirarse un pedo más que expulsar aire con ruido (o no, pero no en eso no vamos a entrar).
Si la ventosidad conlleva la expulsión de aire, jadear también. Así que el siguiente paso en el perverso mundo de la vulgaridad que dio follar fue pasar a nombrar también a la acción de jadear. Y pocas cosas hay que se identifiquen tanto con un jadeo como un buen quiqui. Poco más hay que explicar, que a buen entendedor…
Y ya está. Metáfora aquí, metáfora allá, queda demostrado que una huelga y una juerga son la misma cosa, y que de aquellos fuelles vienen estos polvos.
 
Imagen de portada: pixinoo / Shutterstock

Compártelo twitter facebook whatsapp
Escribe mails más cortos
Discos, glitchs y surrealismo GIF
Novela negra escrita para que la leas solo en tu teléfono móvil
James Murphy odia las discotecas actuales y esta es su alternativa
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 11
  • Oh, entonces la historia que me contó mi abuelo puede que sea verdad.
    Resulta que en Granada es famosa nuestra (supuesta) «mala follá» o «malafollá»: una especie de bordería que se dice que caracteriza a los granadinos. Cuando alguien contesta a otra persona de manera desagradable (aunque puede que no sin cierta gracia), se dice que «tiene mala follá».
    Yo siempre había achacado el origen de esta expresión al de la falta de sexo, que podía derivar en esa acritud de carácter, pero hace un tiempo, mi abuelo me contó una historia diferente.
    Me dijo que la expresión empezó a usarse cuando él era joven y que su significado era bien diferente: se le decía a los trabajadores novatos de ¿la metalurgia? que no sabían darle bien al fuelle. Por eso tenían «mala follá».
    A la luz de este artículo y diga lo que diga mi profesor de traducción, puede que esa historia sea cierta.

  • Hola, me ha encantado la entrada. Sólo una matización, los que holgaban en el monasterio de las Huelgas eran Alfonso VIII y su esposa Leonor de Plantagenet, hija de Leonor de Aquitania.
    Espero leer más entradas.

    • Hola, Isabel.
      Muchas gracias por la corrección. Efectivamente, tienes razón y la Leonor correcta es la que dices. Ha sido un despiste por mi parte. Ahora, seguro seguro seguro que la suegra (Leonor de Aquitania) también iba allí a echar un ratejo.
      Saludos

  • Lo primero es felicitarte por el post, me ha encantado. Hacia la parte final dices que follar también es o era sinónimo de ventosearse, aun que no entraste mucho en este tema solo decir que por Murcia (no se si en otros sitios se dirá), «tirarse un follo» significa tirarse un pedo. Yo creía que era otra forma de decirlo inventada, pero veo que no, que tiene su raiz.
    Saludos!!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *