fbpx
30 de diciembre 2015    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Tanto va el cántaro a la fuente que al final…

30 de diciembre 2015    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Era lo que se dice un tipo cansino. Cuando algo se le metía entre ceja y ceja no paraba hasta conseguirlo. Era capaz de perseguir a su presa hasta la saciedad. La estrategia era siempre la misma: insistir, insistir e insistir sin piedad hasta que el contrario se rendía y acaba aceptando su propuesta, por absurda que fuera. Un día se le ocurrió que, como las fiestas patronales de la ciudad se celebraban en verano, lo ideal sería cambiar el traje regional tradicional por los bañadores. Era mucho más fresco y apropiado para esa época del año. Se pasó días diseñando cuál sería el modelo perfecto para representar a su pueblo. Cuando hubo acabado la línea masculina y femenina de su bañador regional, se encaminó al Ayuntamiento y asaltó el despacho del alcalde que, casualmente, se encontraba reunido con otras personalidades importantes de la ciudad. La respuesta fue un rotundo no, claro está. Pero él volvió al consistorio un día tras otro, tras otro, tras otro hasta que el alcalde, harto de él hasta llegar al borde del asesinato, aprobó su idea y dio orden de que las damas de honor y las autoridades vistieran aquellos bañadores regionales en las próximas fiestas patronales durante el pregón.

De esta manera, ya podemos definir a las palabras raras o mal dichas como ‘palabros’

No sabemos si por insistencia de los hablantes y su manera de expresarse o porque la RAE se hace mayor y ya no tiene fuerzas para oponerse, el caso es que hay una serie de palabras de esas que antes considerábamos burradas (perdón, vulgarismos) que han conseguido hacerse un hueco en la nueva edición del Diccionario. Otras son extranjerismos que se han adaptado a nuestro idioma y que ahora pierden su traje guiri para lucir faralaes, peineta y mantilla (y ustedes me perdonarán el tópico).

De esta manera, ya podemos definir a las palabras raras o mal dichas como palabros. Por mucho que nos chirríe, existen las toballas y las almóndigas, aunque las dos están en desuso y es preferible usar toalla y albóndiga respectivamente. Lo mismo le pasa a murciégalo, que debe ceder su puesto al más correcto murciélago. Culamen, pechamen y pompis también se han incorporado al Diccionario. Pero la RAE deja claro que no le gustan porque las ha etiquetado como vulgarismos y en desuso.

Beberemos güisqui, nos volveremos friquis y nos arremangaremos cuando haga falta.

Uebos es una de las más sorprendentes. Pero, ojo, que no se refiere a los que te comes con patatas y ponen las gallinas. Uebos viene de opus, pero se nos había olvidado y prueba de ello es que está en desuso. El Diccionario nos recuerda que su significado es «necesidad, cosa necesaria».  Así que cuando Trillo and friends decían aquello de «manda uebos», se referían en realidad a la expresión «mandat opus» (necesidad obliga). Lo que pasa es que los periodistas, que son muy malas personas y tergiversan todas las cosas, lo escribieron mal solo por fastidiar.

Asín, como te lo cuento, también encontrarás este adverbio vulgar en el Diccionario. Conceto y otubre también. Y no te extrañe ver escrito a partir de ahora cosas como cederrón (CD-ROM), jipi (hippie), jonrón (home run), órsay (offside) bluyín (blue jean) y yin (jean). Beberemos güisqui, nos volveremos friquis y nos arremangaremos cuando haga falta. Que no digan que el Diccionario no se adapta a los nuevos tiempos.

Era lo que se dice un tipo cansino. Cuando algo se le metía entre ceja y ceja no paraba hasta conseguirlo. Era capaz de perseguir a su presa hasta la saciedad. La estrategia era siempre la misma: insistir, insistir e insistir sin piedad hasta que el contrario se rendía y acaba aceptando su propuesta, por absurda que fuera. Un día se le ocurrió que, como las fiestas patronales de la ciudad se celebraban en verano, lo ideal sería cambiar el traje regional tradicional por los bañadores. Era mucho más fresco y apropiado para esa época del año. Se pasó días diseñando cuál sería el modelo perfecto para representar a su pueblo. Cuando hubo acabado la línea masculina y femenina de su bañador regional, se encaminó al Ayuntamiento y asaltó el despacho del alcalde que, casualmente, se encontraba reunido con otras personalidades importantes de la ciudad. La respuesta fue un rotundo no, claro está. Pero él volvió al consistorio un día tras otro, tras otro, tras otro hasta que el alcalde, harto de él hasta llegar al borde del asesinato, aprobó su idea y dio orden de que las damas de honor y las autoridades vistieran aquellos bañadores regionales en las próximas fiestas patronales durante el pregón.

De esta manera, ya podemos definir a las palabras raras o mal dichas como ‘palabros’

No sabemos si por insistencia de los hablantes y su manera de expresarse o porque la RAE se hace mayor y ya no tiene fuerzas para oponerse, el caso es que hay una serie de palabras de esas que antes considerábamos burradas (perdón, vulgarismos) que han conseguido hacerse un hueco en la nueva edición del Diccionario. Otras son extranjerismos que se han adaptado a nuestro idioma y que ahora pierden su traje guiri para lucir faralaes, peineta y mantilla (y ustedes me perdonarán el tópico).

De esta manera, ya podemos definir a las palabras raras o mal dichas como palabros. Por mucho que nos chirríe, existen las toballas y las almóndigas, aunque las dos están en desuso y es preferible usar toalla y albóndiga respectivamente. Lo mismo le pasa a murciégalo, que debe ceder su puesto al más correcto murciélago. Culamen, pechamen y pompis también se han incorporado al Diccionario. Pero la RAE deja claro que no le gustan porque las ha etiquetado como vulgarismos y en desuso.

Beberemos güisqui, nos volveremos friquis y nos arremangaremos cuando haga falta.

Uebos es una de las más sorprendentes. Pero, ojo, que no se refiere a los que te comes con patatas y ponen las gallinas. Uebos viene de opus, pero se nos había olvidado y prueba de ello es que está en desuso. El Diccionario nos recuerda que su significado es «necesidad, cosa necesaria».  Así que cuando Trillo and friends decían aquello de «manda uebos», se referían en realidad a la expresión «mandat opus» (necesidad obliga). Lo que pasa es que los periodistas, que son muy malas personas y tergiversan todas las cosas, lo escribieron mal solo por fastidiar.

Asín, como te lo cuento, también encontrarás este adverbio vulgar en el Diccionario. Conceto y otubre también. Y no te extrañe ver escrito a partir de ahora cosas como cederrón (CD-ROM), jipi (hippie), jonrón (home run), órsay (offside) bluyín (blue jean) y yin (jean). Beberemos güisqui, nos volveremos friquis y nos arremangaremos cuando haga falta. Que no digan que el Diccionario no se adapta a los nuevos tiempos.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Utilizar la música para mejorar la sexualidad
David Suárez: el humor desde la certeza de que todos vamos a morir
Blade Runner 2049 e Interstellar: el cosmos sonoro de Hans Zimmer
#YoConfieso, una canción escrita con tweets
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *