fbpx
12 de diciembre 2018    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Hasta que cambies: el espeluznante relato de una «cura gay»

12 de diciembre 2018    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

«No saldrás de aquí hasta que cambies». Esta es la frase más repetida en las cerca de 200 clínicas de Ecuador que suministran a la fuerza la cura gay a los homosexuales que son internados por sus familiares en contra de su voluntad.

La fotógrafa ecuatoriana Paola Paredes, de 32 años, llevó a cabo una investigación sobre estos centros. Consiguió visitar tres y entrevistar a tres mujeres que pasaron por sus instalaciones. La conclusión a la que llega es demoledora.

«Hay pacientes que al final del tratamiento fingen que han cambiado para poder salir de estas clínicas. Una vez fuera, rompen toda relación con la familia. En realidad, no hay hay casos exitosos: nadie sale curado», cuenta Paredes.

En 1997 el Gobierno de Ecuador despenalizó la homosexualidad. Desde entonces se ha aprobado la unión civil, aunque el matrimonio gay sigue estando prohibido. Todavía es una sociedad muy conservadora y religiosa.

Si por un lado hay mucho activismo y cada vez más políticas que defienden los derechos del colectivo LGBTI, por el otro existen grupos que reaccionan contra estas leyes, como la organización evangélica llamada Con mis hijos no te metas, que organiza marchas contra la enseñanza de la ideología de género en las escuelas.

La fotógrafa, que salió del armario en 2013 y documentó todo el proceso en un proyecto autobiográfico llamado Unveiled, explica que estos centros no ofrecen abiertamente el tratamiento de deshomosexualización.

«Son clínicas especializadas en problemas de alcohol y drogas y que también tratan la “desviación de carácter”, como llaman a la homosexualidad. En mis investigaciones pude averiguar que hay 200, de las que 89 son legales y registradas por el Gobierno. Las demás son clandestinas», señala.

Paredes se enteró de la existencia de estas clínicas de rehabilitación en 2011 cuando una amiga le contó cómo una mujer consiguió escaparse de una. «Me afectó terriblemente porque yo en aquella época todavía no había salido del armario. Lo primero que pensé es que me podría pasar a mí, que podría ser torturada física, emocional y psicológicamente solo por ser homosexual. Esto me aterró, me indignó y se quedó en la cabeza».

Poco después la fotógrafa se mudó a Londres, donde concibió Until you change, para cuya realización recurrió al autorretrato.

La investigación empezó con una larga entrevista a una sobreviviente. «Fue muy complejo encontrar a alguien dispuesto a hablar, porque estas personas no quieren ser revictimizadas. Con el tiempo logré entrevistar a una chica, que se transformó en mi personaje principal. Conversé con ella durante seis meses. Tengo muchas horas grabadas sobre su experiencia. Después tuve la oportunidad de entrevistar a otras dos chicas. Esto me permitió entender qué pasa en otras clínicas», cuenta Paredes.

El tratamiento aplicado no varía de centro a centro. «Los pacientes son torturados: no comen bien, hay casos de violación correctiva, uso de esposas y sogas, baños con agua fría. De vez en cuando les suministran un líquido desagradable a base de agua del retrete, cloro y café amargo, que les obligan a tomar cuando no se portan bien», relata la autora del proyecto.

Paredes logró que le ofreciesen este tratamiento en tres clínicas clandestinas, en las que se presentó fingiendo tener una prima con problemas de alcoholismo y homosexualidad. Estas clínicas tienen una fuerte base religiosa, basada en creencias católicas y evangélicas. También son muy lucrativas: los familiares llegan a pagar entre 500 y 1.200 dólares al mes.

Para preservar el anonimato de las víctimas y evitar que reviviesen un trauma que deja muchas secuelas, como el estrés postraumático o el delirio de persecución, la autora optó por reconstruir las escenas e interpretar el papel de las pacientes maltratadas. Fue necesario un entrenamiento con un director de teatro y con actores. Las fotos fueron realizadas durante un acto performático, que exigió una gran preparación previa.

«Primero pensé en contratar a una actriz, pero al final me decanté por el autorretrato. Sentí que podría inyectar algo de verdad en las fotos por ser lesbiana, por haber sentido miedo de aceptar mi sexualidad y de poder ser encerrada en estas clínicas», revela.

Desde que lo lanzó en 2016, Until you change ha tenido muchísimas publicaciones y ha generado debates dentro y fuera de Ecuador. Paredes se muestra satisfecha con el resultado y optimista de cara al futuro.

«En Ecuador hay mucha resistencia a cualquier cambio que quiera hacer el Estado para mejorar las condiciones de vida de las personas LGBTI. La población tiende a reaccionar, pero al mismo tiempo veo que en ciudades como Quito empieza a haber lugares abiertos donde la gente puede ser gay libremente. El año que viene podría incluso aprobarse el matrimonio gay».

«No saldrás de aquí hasta que cambies». Esta es la frase más repetida en las cerca de 200 clínicas de Ecuador que suministran a la fuerza la cura gay a los homosexuales que son internados por sus familiares en contra de su voluntad.

La fotógrafa ecuatoriana Paola Paredes, de 32 años, llevó a cabo una investigación sobre estos centros. Consiguió visitar tres y entrevistar a tres mujeres que pasaron por sus instalaciones. La conclusión a la que llega es demoledora.

«Hay pacientes que al final del tratamiento fingen que han cambiado para poder salir de estas clínicas. Una vez fuera, rompen toda relación con la familia. En realidad, no hay hay casos exitosos: nadie sale curado», cuenta Paredes.

En 1997 el Gobierno de Ecuador despenalizó la homosexualidad. Desde entonces se ha aprobado la unión civil, aunque el matrimonio gay sigue estando prohibido. Todavía es una sociedad muy conservadora y religiosa.

Si por un lado hay mucho activismo y cada vez más políticas que defienden los derechos del colectivo LGBTI, por el otro existen grupos que reaccionan contra estas leyes, como la organización evangélica llamada Con mis hijos no te metas, que organiza marchas contra la enseñanza de la ideología de género en las escuelas.

La fotógrafa, que salió del armario en 2013 y documentó todo el proceso en un proyecto autobiográfico llamado Unveiled, explica que estos centros no ofrecen abiertamente el tratamiento de deshomosexualización.

«Son clínicas especializadas en problemas de alcohol y drogas y que también tratan la “desviación de carácter”, como llaman a la homosexualidad. En mis investigaciones pude averiguar que hay 200, de las que 89 son legales y registradas por el Gobierno. Las demás son clandestinas», señala.

Paredes se enteró de la existencia de estas clínicas de rehabilitación en 2011 cuando una amiga le contó cómo una mujer consiguió escaparse de una. «Me afectó terriblemente porque yo en aquella época todavía no había salido del armario. Lo primero que pensé es que me podría pasar a mí, que podría ser torturada física, emocional y psicológicamente solo por ser homosexual. Esto me aterró, me indignó y se quedó en la cabeza».

Poco después la fotógrafa se mudó a Londres, donde concibió Until you change, para cuya realización recurrió al autorretrato.

La investigación empezó con una larga entrevista a una sobreviviente. «Fue muy complejo encontrar a alguien dispuesto a hablar, porque estas personas no quieren ser revictimizadas. Con el tiempo logré entrevistar a una chica, que se transformó en mi personaje principal. Conversé con ella durante seis meses. Tengo muchas horas grabadas sobre su experiencia. Después tuve la oportunidad de entrevistar a otras dos chicas. Esto me permitió entender qué pasa en otras clínicas», cuenta Paredes.

El tratamiento aplicado no varía de centro a centro. «Los pacientes son torturados: no comen bien, hay casos de violación correctiva, uso de esposas y sogas, baños con agua fría. De vez en cuando les suministran un líquido desagradable a base de agua del retrete, cloro y café amargo, que les obligan a tomar cuando no se portan bien», relata la autora del proyecto.

Paredes logró que le ofreciesen este tratamiento en tres clínicas clandestinas, en las que se presentó fingiendo tener una prima con problemas de alcoholismo y homosexualidad. Estas clínicas tienen una fuerte base religiosa, basada en creencias católicas y evangélicas. También son muy lucrativas: los familiares llegan a pagar entre 500 y 1.200 dólares al mes.

Para preservar el anonimato de las víctimas y evitar que reviviesen un trauma que deja muchas secuelas, como el estrés postraumático o el delirio de persecución, la autora optó por reconstruir las escenas e interpretar el papel de las pacientes maltratadas. Fue necesario un entrenamiento con un director de teatro y con actores. Las fotos fueron realizadas durante un acto performático, que exigió una gran preparación previa.

«Primero pensé en contratar a una actriz, pero al final me decanté por el autorretrato. Sentí que podría inyectar algo de verdad en las fotos por ser lesbiana, por haber sentido miedo de aceptar mi sexualidad y de poder ser encerrada en estas clínicas», revela.

Desde que lo lanzó en 2016, Until you change ha tenido muchísimas publicaciones y ha generado debates dentro y fuera de Ecuador. Paredes se muestra satisfecha con el resultado y optimista de cara al futuro.

«En Ecuador hay mucha resistencia a cualquier cambio que quiera hacer el Estado para mejorar las condiciones de vida de las personas LGBTI. La población tiende a reaccionar, pero al mismo tiempo veo que en ciudades como Quito empieza a haber lugares abiertos donde la gente puede ser gay libremente. El año que viene podría incluso aprobarse el matrimonio gay».

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Por qué la Administración y las empresas envían papeles indescifrables?
Bollywood como recurso para músicos sin recursos
Lo único bello de un crimen puede ser su relato
Nuevos talentos de la electrónica en streaming
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Por ser amable etc no se es gay, ( espero que al decir esto los gays vean que les considero amables y que lo digo por que hay chicos que se hacen los machotes por que si no creen serían gays y saben que un machista es algo malo un lo digo para que haya menos machismo).
    Cada persona tiene su evolucion y proceso personal pero lo mejor es ser consciente de ello. SE puede ser gay y dejar de serlo por ello.
    La ideologia de género no existe, por que no es ideologia que alguien tenga libertad para ser como siente y
    se le enseñe que tiene derecho a serlo sin sentirse culpable raro enfermo etc y a tomar precauciones con
    una buena educación sexual. Seria ideologia si quisieran conseguir controlar gente como han hecho los catolocos .
    Esto de la ideologia de género lo dice precisamente quien se ha pasado siglos controlando absolutamente todo
    en la vida de las personas. A la secta catoloca cuando recomienda terapias para homos, no le preocupa la locura sino la homosexualidad, por que si fuera por la locura, las aplicaria a los curas pederastas-etc cuando solo les tiene apartados.
    Dios les ha hecho asi.

    Toda orientacion de genero está definida por :
    . Genes : generalmente optan por cambio de género.
    . Cultura, como en algunas regiones por todo el mundo
    . Hormonas, en la cosmética y con la comida contaminada a través de envases y pesticidas, metemos al
    cuerpo disruptores endocrinos que alteran funcionamiento de gñandulas y hormónas. Para saber mas : http://www.libresdecontaminantes
    . Dieta : la soja y los hongos -etc tienen bastantes estrégenos. No hay que abusar .
    . Traumas : hay sádic@s en toda orientacion, tambien en los homos, son p-ej, quienes sabiendo que contagian
    el sida por no usar goma no la usan y hay masocas que se dejan,
    Total que dejan mal a los demas y promueven la privatizacion de la sanidad publica.
    Hablando respecto al contagio entre gays, asi ha contagiado la vieja-guardia-gay sida a nuevas generaciones.
    Pero entre los heteros tambien hay locos :
    violadores ppederastas maltratadores
    radicales, violentos, ultras, pasotas (ideologica o economicamente )
    sumisos, dogmáticos, sectarios, misticos, sadicos, masocas, pasotas,
    sicopatas sociopatas, esquizoides paranoicos
    penitentes puteros / pornógrafos etc
    Desde el punto d vista bioenergetico, que ahora sera muy largo de explicar, ( segun la medicina bioenergetica los hombres son yang por fuera y yin por dentro ..y las mujeres al revés ) y esto se compagina al tener realciones sexuales :
    las lesbis obtienen maximo placer pero con los años las radicales se quedan mustias y
    y los gays son geniales ( artistas militares etc los hay a patadas ) pero el riesgo de enfermar es altisismo
    Los heteros son los mas equilibrados bioenergéticamente , pero los mas anodinos tambien…
    Todo tiene sus ventajas en inconvenientes.
    Y esa genialidad de los gays, se consigue también con la meditacion, que además procura ecuanimidad y capacidad-pedagogica por que desarrolla la empatia y la percepcion de ver las evidencias de la realidad desde el aqui ahora .
    Para la medicina bioenergética oriental, la homosexualidad puede ser sintoma de sindrome de higado energético yang llamado también » dragón yang » ( higado sobrecargado – bloqueado energéticamente : ira, borderío, tensión, amaneramiento exagerado, etc , aunque esta puede estar provocada por los prejuicios que los gays soportan ).

    Los menores de progenitores homos no se van a hacer homos necesariamente, por que tienen
    su propia asertividad etc y distinguen que hay diferentes posibilidades salvo que se les adoctrine,
    y si es por adoctrinamiento mas lo hacen los heteros, incluso en politica.
    Mas habiendo prácticas de riesgo de graves consecuencias, parece una irresponsabilidad,
    aunque lo mismo que otras actividades como deportes de riesgo, estar en las FSE,
    apostar, conducir temerariamente, etc etc .

    El coito anal es una práctica de riesgo para el contagio del VirusPapilomaH, porque produce microtraumatismos en la mucosa anal que facilitan la entrada del virus hacia capas más profundas.
    • El preservativo tal vez no protege de la infección por VPH, ya que puede haber fallos en la técnica de utilización y lesiones que pueden estar asentadas én zonas no cubiertas por el preservativo.

    Lo mejor es ducharse antes juntos, enjabonarse también por la zona, meter dedos aprovechando el jabón y usar la manguera del telfno de la ducha , al cual se le ha desenroscado el telefono, para limpiar dentro del ano,
    lo que da gustito también.
    Luego lubricante al agua, y caricias (no ahorrarlas),
    besos (recomiendo usar un plástico de cocina de los de congelar lubricado por el lado del contacto con el cuerpo. El plástico da mucho juego por que resbala etc ), tambien por las nalgas;
    Luego meter un dedo, luego dos, menearlos un poco…y Tantra kundalini :
    Algunos yoguis de India, practican un tipo de sexo anal muy estipulado .
    Se trata de rozar repetidamente la última vertebra del coccis para estimular el enorme haz de nervios del coccis
    llamado cola de caballo, de modo que la energia suba por la columna y se extienda a todo el cuerpo.
    La penetracion es poco profunda y lenta.
    La postura del que recibe no es sumisa ni abandonada al que penetra ( no se está ni tumbad@ ni a «4 patas» )
    sino que controla la penetración, estando su tronco en ángulo de 45ª o 90º, casi erguido, apoyado contra algo sólido.
    La respiración que se usa es :
    la persona que recibe, inspira y espira tres veces,
    al espirar lentamente echa el aire, para relajarse y
    la penetración se hace en la tercera espiración.
    Luego puede seguir con esa respiración en la postura indicada.
    Otra postura es que quien penetra, mete los brazos por debajo las axilas de quien recibe,
    y agarrando los hombros, los echa sus hacia atras-hacia si, pronunciadamente,
    hasta que por contorsion de la columna, el coccis sube y el ano queda facilmente expuesto.
    Aunque si la persona que recibe no quiere, no se produce esa torsion de la columna.

    El anal siempre con condon.

    Casi todos la gente homo que conozco es borde y/ o chivata : pocos se libran.
    Uno del barrio me sobó la entrepierna de repente y en mitad de la calle, de dia.
    Otro se me acerca en la playa y me dice que se metía zanahorias y como no le dije nada (solo me fui) me insultó.
    He conocido lesbis tan posesivas y celosas como quién mas. Aveces alguna juega a hacerse las desvalidas y atrapadas por su «chula» para luego ambas burlarse, etc

    https://www.publico.es/tremending/2018/08/31/el-hilo-sobre-la-palabra-marica-y-la-homofobia-en-los-colegios-que-todo-el-mundo-deberia-leer/
    Dice ser trans para ir a cárcel de mujeres y abusa de las presas :
    https://www.bbc.com/mundo/noticias-45470052
    https://blogs.publico.es/strambotic/2018/09/galeones-sodomitas/

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *