Publicado: 28 de agosto 2012 01:00  /   CREATIVIDAD
por
 

Para Stacey Rozich siempre es carnaval

Publicado: 28 de agosto 2012 01:00  /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp

Stacey Rozich es como Dorothy, la del Mago de Oz. Tiene una imaginación desbordante repleta de personajes surrealistas, y aunque no son de hojalata o paja, sino como de carnaval de un pueblo escondido, ella dice venir de la ciudad esmeralda de Seattle.

Le gustaría tener una historia fantástica en la que contase por qué se dedica a esto, “Sería genial poder decir que de pequeña me cayó un rayo, pero no, mi padre es artista y siempre he estado rodeada y estimulada por ese entorno creativo”.

Estudió dibujo en San Francisco y el año pasado acabó las clases de diseño gráfico en Seattle, donde vive. Rozich se considera amante de los gatos, pero lo que verdaderamente le inspira además de artistas como Gauguin, Rousseau o Marcel Dzama y su amigo Matthew Craven, es una lista que resume en el folclore popular, los estampados de las prendas tradicionales de Europa del este o de países del oeste africano, los dibujos animados que veía de pequeña y ver a los niños actuar en situaciones cotidianas. Todo esto se aprecia claramente en sus dibujos  en acuarela y gouache.

Hace ya algún tiempo, descubrió un libro de trajes y tradiciones yugoslavo. En una de las imágenes vio un traje ceremonial con la cabeza esculpida en madera de una bestia con ramas como cuernos. Aquello le marcó tanto que siguió investigando sobre esas ceremonias en otras culturas para descubrir tribus con rituales y vestimentas de este tipo. “Luego, le añado una estética más contemporánea con latas de cerveza, cigarros o zapatillas deportivas. Así creo una narrativa más personalizada con estas figuras”.

Stacey Rozich con 25 años lo tiene muy claro y sabe que quiere ser artista. “Eso hace que trabaje duro y haya superado los miedos de enseñar mi trabajo” comenta. Gracias a esa actitud, muchas de sus obras ya han sido portadas de discos, diseños de productos y hasta protagonistas de un pedazo vídeo musical para Fleet Foxes.

The Shrine / An Argument from Sean Pecknold on Vimeo.

Hace poco pasó por Chicago para hacer una exposición en la galería de la Urban Art Society y ahora se encuentra en Europa del Este gracias a una beca. Además, Stacey acaba de firmar para ser una de las artistas residentes de la galería de Seattle Roq La Rue, con la que hará una exposición en solitario en mayo del próximo año. También quiere mostrar su trabajo en otros formatos, pero para eso, tendremos que estar atentos a los pasos disfrazados de esta joven artista.

 

Stacey Rozich es como Dorothy, la del Mago de Oz. Tiene una imaginación desbordante repleta de personajes surrealistas, y aunque no son de hojalata o paja, sino como de carnaval de un pueblo escondido, ella dice venir de la ciudad esmeralda de Seattle.

Le gustaría tener una historia fantástica en la que contase por qué se dedica a esto, “Sería genial poder decir que de pequeña me cayó un rayo, pero no, mi padre es artista y siempre he estado rodeada y estimulada por ese entorno creativo”.

Estudió dibujo en San Francisco y el año pasado acabó las clases de diseño gráfico en Seattle, donde vive. Rozich se considera amante de los gatos, pero lo que verdaderamente le inspira además de artistas como Gauguin, Rousseau o Marcel Dzama y su amigo Matthew Craven, es una lista que resume en el folclore popular, los estampados de las prendas tradicionales de Europa del este o de países del oeste africano, los dibujos animados que veía de pequeña y ver a los niños actuar en situaciones cotidianas. Todo esto se aprecia claramente en sus dibujos  en acuarela y gouache.

Hace ya algún tiempo, descubrió un libro de trajes y tradiciones yugoslavo. En una de las imágenes vio un traje ceremonial con la cabeza esculpida en madera de una bestia con ramas como cuernos. Aquello le marcó tanto que siguió investigando sobre esas ceremonias en otras culturas para descubrir tribus con rituales y vestimentas de este tipo. “Luego, le añado una estética más contemporánea con latas de cerveza, cigarros o zapatillas deportivas. Así creo una narrativa más personalizada con estas figuras”.

Stacey Rozich con 25 años lo tiene muy claro y sabe que quiere ser artista. “Eso hace que trabaje duro y haya superado los miedos de enseñar mi trabajo” comenta. Gracias a esa actitud, muchas de sus obras ya han sido portadas de discos, diseños de productos y hasta protagonistas de un pedazo vídeo musical para Fleet Foxes.

The Shrine / An Argument from Sean Pecknold on Vimeo.

Hace poco pasó por Chicago para hacer una exposición en la galería de la Urban Art Society y ahora se encuentra en Europa del Este gracias a una beca. Además, Stacey acaba de firmar para ser una de las artistas residentes de la galería de Seattle Roq La Rue, con la que hará una exposición en solitario en mayo del próximo año. También quiere mostrar su trabajo en otros formatos, pero para eso, tendremos que estar atentos a los pasos disfrazados de esta joven artista.

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
TEDxPlazaCibeles: Aprender inglés en 40 sonidos
Acero japonés y diseño británico para forjar un cuchillo
El regalito del viernes: Gatos, ‘mash-ups’, dragones y otras historias prevacacionales
Inspirational'11: En busca de la inspiración tecnológica
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp