fbpx
22 de agosto 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

Lo que cuentan las paredes

22 de agosto 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Dos pandilleros gigantes chocan el puño desde la pared. En otro muro muy lejano, una Gioconda Belli animada dice: “Porque no quepo en el molde de tus sueños, porque me atrevo a ser esta loca, falible, vulnerable”. A otro tabique, a miles de kilómetros de distancia, se le ocurre decir: “War for peace is like fucking for virginity (La guerra para la paz es como follar por la virginidad)”. Todas las paredes hablan. Se comunican entre sí y luego aparecen en la web.

En 2010, tres colegas argentinos (Alejandro Güerri, Fernando Aíta y Tomy Lucadamo) montaron una página web para registrar todos los grafitis interesantes que había en las paredes. Empezaron por fotografiarlos y publicarlos en Escritosenlacalle para construir un archivo visual y lingüístico de tipografías, ideas y sentimientos expresados en la calle.

Desde entonces, el proyecto no para de crecer. Los lectores envían por mail escritos que se encuentran en los muros y dejan su dirección exacta para construir un mapa digital del grafiti y la poesía que se esconde en él.

5594888709_85f3fdb7e4_o

 

“Uno de los objetivos iniciales era construir un archivo colectivo y dinámico de lo que se expresa y comunica en los espacios públicos, ubicarlos en mapas y darles distintos ordenamientos mediante categorías y etiquetas. Hoy creemos haberlo logrado en algunas ciudades, pero nos dimos cuenta de que el tema es infinito y cambia todo el tiempo”, afirma Alejandro Guerri.

Durante varios años, estos colegas se dedicaron a coleccionar pintadas en una web literaria llamada Ñusléter, que tenía una sección en la que los lectores transcribían grafitis y enviaban su dirección por mail. Así se les ocurrió crear GRaFiTi, gracias a una Beca para Proyectos Grupales del Fondo Nacional de las Artes y un Subsidio Creadores del Fondo Metropolitano de las Artes y las Ciencias de la Ciudad de Buenos Aires.

7063173583_f21a494a9d_c

 

 

 

Una de las cosas más importantes fue crear el mapa para geolocalizar cada valla, muro, pared o puerta hablante, o incluso el parque en el que a un tal Ariel le dio por escribir su novela. “La ubicación es un dato que aporta información sobre el mensaje, dónde se pinta lo que se pinta, qué hay cerca, enfrente o al lado, lo cual permite salir a su encuentro. Muchas veces ya lo borraron o pintaron otro encima, y esa es la ventaja adicional de este archivo: guardar registro de algo efímero por definición”.

En menos de tres años han subido más de 4.500 grafitis a la web, cuentan con 500 usuarios registrados y más de 8.000 seguidores en Facebook. Cada día llegan a sus correos fotos nuevas y el archivo sigue creciendo. Aunque la mayoría son argentinas (Buenos Aires, Mar del Plata, Rosario, Córdoba, Neuquén, Chubut, etcétera), en ocasiones llegan imágenes de otros países como Uruguay, Chile, Bolivia, España, Francia, Colombia, Brasil y México. Todos están organizados por ubicación y categorías: algunas ligadas a técnicas (esténcil, tags, dibujos, street art…) otras a la temática (amor, sexo, música, fútbol, política…).

“El sitio ayuda a difundir una práctica tan antigua como la humanidad, con un enfoque que busca unir los discursos de la academia y de la calle. Más allá de técnicas y estilos, los grafitis son resultado de un apasionamiento, que necesita ser compartido, escrito o pintado para que todos lo veamos. Con o sin firma, son las ganas incontenibles de expresar y comunicarse”, apunta Guerri.

5808638078_8498cac553_o

5443126401_370de19340_o

5443729607_0ab1c7b927_b

5443734971_ab3b650aa0_b

5878967211_ebd7f43c45_o

5997702975_5cf11a79ba_o

5998253866_e917cf4ef2_o

6210543119_531fa2cd9d_o

6210545885_18b63d250f_o

6777096730_a86862a661_o

Dos pandilleros gigantes chocan el puño desde la pared. En otro muro muy lejano, una Gioconda Belli animada dice: “Porque no quepo en el molde de tus sueños, porque me atrevo a ser esta loca, falible, vulnerable”. A otro tabique, a miles de kilómetros de distancia, se le ocurre decir: “War for peace is like fucking for virginity (La guerra para la paz es como follar por la virginidad)”. Todas las paredes hablan. Se comunican entre sí y luego aparecen en la web.

En 2010, tres colegas argentinos (Alejandro Güerri, Fernando Aíta y Tomy Lucadamo) montaron una página web para registrar todos los grafitis interesantes que había en las paredes. Empezaron por fotografiarlos y publicarlos en Escritosenlacalle para construir un archivo visual y lingüístico de tipografías, ideas y sentimientos expresados en la calle.

Desde entonces, el proyecto no para de crecer. Los lectores envían por mail escritos que se encuentran en los muros y dejan su dirección exacta para construir un mapa digital del grafiti y la poesía que se esconde en él.

5594888709_85f3fdb7e4_o

 

“Uno de los objetivos iniciales era construir un archivo colectivo y dinámico de lo que se expresa y comunica en los espacios públicos, ubicarlos en mapas y darles distintos ordenamientos mediante categorías y etiquetas. Hoy creemos haberlo logrado en algunas ciudades, pero nos dimos cuenta de que el tema es infinito y cambia todo el tiempo”, afirma Alejandro Guerri.

Durante varios años, estos colegas se dedicaron a coleccionar pintadas en una web literaria llamada Ñusléter, que tenía una sección en la que los lectores transcribían grafitis y enviaban su dirección por mail. Así se les ocurrió crear GRaFiTi, gracias a una Beca para Proyectos Grupales del Fondo Nacional de las Artes y un Subsidio Creadores del Fondo Metropolitano de las Artes y las Ciencias de la Ciudad de Buenos Aires.

7063173583_f21a494a9d_c

 

 

 

Una de las cosas más importantes fue crear el mapa para geolocalizar cada valla, muro, pared o puerta hablante, o incluso el parque en el que a un tal Ariel le dio por escribir su novela. “La ubicación es un dato que aporta información sobre el mensaje, dónde se pinta lo que se pinta, qué hay cerca, enfrente o al lado, lo cual permite salir a su encuentro. Muchas veces ya lo borraron o pintaron otro encima, y esa es la ventaja adicional de este archivo: guardar registro de algo efímero por definición”.

En menos de tres años han subido más de 4.500 grafitis a la web, cuentan con 500 usuarios registrados y más de 8.000 seguidores en Facebook. Cada día llegan a sus correos fotos nuevas y el archivo sigue creciendo. Aunque la mayoría son argentinas (Buenos Aires, Mar del Plata, Rosario, Córdoba, Neuquén, Chubut, etcétera), en ocasiones llegan imágenes de otros países como Uruguay, Chile, Bolivia, España, Francia, Colombia, Brasil y México. Todos están organizados por ubicación y categorías: algunas ligadas a técnicas (esténcil, tags, dibujos, street art…) otras a la temática (amor, sexo, música, fútbol, política…).

“El sitio ayuda a difundir una práctica tan antigua como la humanidad, con un enfoque que busca unir los discursos de la academia y de la calle. Más allá de técnicas y estilos, los grafitis son resultado de un apasionamiento, que necesita ser compartido, escrito o pintado para que todos lo veamos. Con o sin firma, son las ganas incontenibles de expresar y comunicarse”, apunta Guerri.

5808638078_8498cac553_o

5443126401_370de19340_o

5443729607_0ab1c7b927_b

5443734971_ab3b650aa0_b

5878967211_ebd7f43c45_o

5997702975_5cf11a79ba_o

5998253866_e917cf4ef2_o

6210543119_531fa2cd9d_o

6210545885_18b63d250f_o

6777096730_a86862a661_o

Compártelo twitter facebook whatsapp
«Retrografías» para conmemorar el 80 aniversario de la Guerra Civil
Inventos sin los que no podría vivir… o sí
Los 6 posts más vistos de la semana
Lucreativo: diario gráfico de un padre 'freelance'
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *