13 de mayo 2015    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Una psicóloga usa los muebles de Ikea para hacer terapia con parejas

13 de mayo 2015    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Ikea puede ser un foco de pesadillas para las parejas, por eso la psicóloga californiana Ramani Duvarsula les aplica una terapia muy singular basándola en la experiencia de compra de muebles y utensilios para el hogar en la firma sueca.
La primera pareja que no haya discutido en Ikea que tire el primer mueble. Bien lo sabe esta psicóloga de Los Ángeles, convencida de que entrar con la pareja en un centro de esta clase es sinónimo de discusión y, a veces, rupturas.
En su opinión, un paseo por la sección de cocinas o dormitorios de niños puede reavivar rencillas conyugales. ¿Por qué? Porque, por asociación de ideas, es fácilo que el hombre o la mujer aprovechen para recriminarle al otro: «Te metes poco o nada en la cocina últimamente… te escaqueas» o la rotunda afirmación «Quiero un hijo». Para evitar discusiones, Ramani les ofrece pautas y consejos de cómo ayudarse y no caer en el intento de liarla en uno de los cientos de pasillos arrebatados de parejas, niños, abuelos y demás familia.
Pero esto no acaba aquí. Cuando uno llega cargado de cajas a casa debe enfrentarse al gran desafío de montar un mueble y salir indemne de una riña sentimental. Si hay supervivientes, después de apretar la última tuerca hay que volver con la parienta o el lechón –como diría Gomaespuma– a terapia para analizar cómo fue la cosa y soltar más guita.
Lo que no sabe esta psicóloga es que a los hombres en general nos aburre eso de elegir cosas para la casa. Somos unos cuantos pasotas los que a la media hora de andar de acá para allá por los pasillos, anestesiados e imbuidos, empezamos a quejarnos como un niño de cinco años y a preguntar cuánto falta. Quizás sería más práctico echárselo a suertes, como Ella baila sola, y al que le toque, que elija muebles. Más práctico para una ruptura segura…
Ikea también ha sido foco de atención en las últimas semanas por anunciar que prohibía jugar al escondite en sus tiendas. Luego a los chinos les impidió dormir la siestecica en los sofás… A este paso lo próximo va a ser prohibir robar más lápices para abandonarlos sin punta en el cajón de casa. Esperamos impacientes la siguiente noticia de la marca sueca.
 
Imagen de portada: Paolo Bona / Shutterstock

Estos artículos, escritos por PARECE DEL MUNDO TODAY, pueden ser a veces interpretaciones ficticias y humorísticas de noticias reales que aparecen en medios de comunicación.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Ikea puede ser un foco de pesadillas para las parejas, por eso la psicóloga californiana Ramani Duvarsula les aplica una terapia muy singular basándola en la experiencia de compra de muebles y utensilios para el hogar en la firma sueca.
La primera pareja que no haya discutido en Ikea que tire el primer mueble. Bien lo sabe esta psicóloga de Los Ángeles, convencida de que entrar con la pareja en un centro de esta clase es sinónimo de discusión y, a veces, rupturas.
En su opinión, un paseo por la sección de cocinas o dormitorios de niños puede reavivar rencillas conyugales. ¿Por qué? Porque, por asociación de ideas, es fácilo que el hombre o la mujer aprovechen para recriminarle al otro: «Te metes poco o nada en la cocina últimamente… te escaqueas» o la rotunda afirmación «Quiero un hijo». Para evitar discusiones, Ramani les ofrece pautas y consejos de cómo ayudarse y no caer en el intento de liarla en uno de los cientos de pasillos arrebatados de parejas, niños, abuelos y demás familia.
Pero esto no acaba aquí. Cuando uno llega cargado de cajas a casa debe enfrentarse al gran desafío de montar un mueble y salir indemne de una riña sentimental. Si hay supervivientes, después de apretar la última tuerca hay que volver con la parienta o el lechón –como diría Gomaespuma– a terapia para analizar cómo fue la cosa y soltar más guita.
Lo que no sabe esta psicóloga es que a los hombres en general nos aburre eso de elegir cosas para la casa. Somos unos cuantos pasotas los que a la media hora de andar de acá para allá por los pasillos, anestesiados e imbuidos, empezamos a quejarnos como un niño de cinco años y a preguntar cuánto falta. Quizás sería más práctico echárselo a suertes, como Ella baila sola, y al que le toque, que elija muebles. Más práctico para una ruptura segura…
Ikea también ha sido foco de atención en las últimas semanas por anunciar que prohibía jugar al escondite en sus tiendas. Luego a los chinos les impidió dormir la siestecica en los sofás… A este paso lo próximo va a ser prohibir robar más lápices para abandonarlos sin punta en el cajón de casa. Esperamos impacientes la siguiente noticia de la marca sueca.
 
Imagen de portada: Paolo Bona / Shutterstock

Estos artículos, escritos por PARECE DEL MUNDO TODAY, pueden ser a veces interpretaciones ficticias y humorísticas de noticias reales que aparecen en medios de comunicación.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¡Hoy no salgo!: qué es el ‘nesting’ y por qué no querer salir de casa da tanto gustirrinín
Así quiere escribir el Ayuntamiento de Madrid para que entiendas sus notificaciones
Body Branding: una alternativa sado al tatuaje
Houdini, el mago que liberó la magia del engaño
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.

Publicidad