17 de julio 2019    /   BRANDED CONTENT
 

‘Pasado continuo’: un viaje artístico a través del tiempo en busca de la distopía

La muestra, organizada por el Institut Valencià de Cultura y presentada en el EACC Espai d’Art Contemporani de Castelló, permanecerá abierta hasta el 6 de octubre de 2019

17 de julio 2019    /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Hay épocas en la historia que son propicias para imaginar el caos. Momentos en que fantasear con la distopía ofrece, de manera inexplicable, algún tipo de consuelo o desahogo. Las utopías han dejado de ser creíbles, las vemos como cuentos ingenuos; solo queda especular con qué forma tomará finalmente la fatalidad.

«La sociedad se encuentra sumida en un estado de continua transformación marcada por la saturación de información, los avances tecnológicos, los efectos del cambio climático y la globalización, la reivindicación por la igualdad de géneros…», reflexiona Soad Houman. Y ante tal caleidoscopio de seísmos, nuestra mirada ha evolucionado desde «el planteamiento utópico, esa visión optimista del futuro, hacia otro más realista y pesimista: la distopía», añade.

Houman es la comisaria, junto a Nekane Aramburu (directora de Es Baluard hasta el 17 de marzo de 2019), de Pasado continuo. Colección Es Baluard, la nueva muestra de Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma, una institución que ha dedicado últimamente varias exposiciones, como Ballard/Baluard, a afrontar (y conjurar) futuros desafíos a través de la imaginación de artistas con una capacidad de observación y una sensibilidad que provee a su obra de la virtud de la anticipación.

colección es baluard
Carles Congost, The artist behind the Aura, 2014 (fotograma del vídeo). Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma, depósito colección Ajuntament de Palma. © de la obra, Carles Congost, VEGAP, Palma, 2019

La muestra surge como colaboración del museo de las Illes Balears con el Espai d’Art Contemporani de Castelló (EACC), que está realizando una programación en torno a las colecciones de distintos museos de arte contemporáneo del territorio nacional.

El cuerpo expositivo de Pasado continuo orbita alrededor del tiempo, un tiempo comprendido de manera flexible. «En el arte contemporáneo, la línea temporal que todos conocemos –pasado, presente y futuro– se altera y llegan a convivir diversos tiempos en una misma obra», expresa Houman.

arte contemporáneo
Eulàlia Valldosera, El melic del món #3 (El cul de la terra), 1990-2001. Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma, donación Nueva Colección Pilar Citoler. © de la obra, Eulàlia Valldosera, VEGAP, 2019. Fotografía: cortesía del artista

Es un viaje que deconstruye la lógica de las manillas del reloj, es decir, que sustrae el tiempo de la ambición/ilusión humana de controlarlo y medirlo y lo sitúa en su puro salvajismo y aleatoriedad.

Ese periplo consta de tres lecturas principales. Como explica Houman, la primera se expresa a través del vídeo, un soporte genuinamente atado a lo temporal, y habla de la historia y la memoria, también mediante la escultura y la instalación. La segunda lectura se centra en «las reflexiones críticas sobre el sistema del arte, la globalización y la sociedad y el individuo actuales». La estación final enseña la labor de Es Baluard en los ámbitos de la educación y la investigación.

Pasado continuo. Colección Es Baluard integra creaciones de 15 artistas nacionales e internacionales realizadas entre 1993 y 2018. La selección persigue resaltar las formas en que el arte se vincula con la economía, el territorio, la historia, la globalización o la experiencia personal.

pasado continuo
Teresa Matas, Serie «Mirall buit», 1997. Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma, depósito colección del artista. © de la obra, Teresa Matas, 2019

Las obras de Robert Cahen (precursor del videoarte en la Europa en los 70) y del creador multidisciplinar Francisco Ruiz de Infante reflejan la «experimentación en torno a la imagen en movimiento y la estructura temporal».

A partir de los trabajos del mallorquín Bernardí Roig y de la norteamericana Patty Chang se plasma la «incomunicación del individuo en la sociedad contemporánea y la exploración de los límites del cuerpo y la mente», analiza Houman. La catalana Eulàlia Valldosera y la también mallorquina Teresa Matas se sumergen en una «mirada introspectiva» con «reflexiones en torno a la existencia».

El territorio de Oriente Medio y su sometimiento a las sacudidas históricas se transmite en Pasado continuo a través del trabajo de Hassan Sharif, creador conceptual, e Iman Issa. El primero aborda los efectos de la globalización en sociedades conservadoras como la de Emiratos Árabes. El segundo «recupera objetos procedentes de museos y zonas arqueológicas de Egipto para establecer nuevas vías de comunicación en la actualidad», señala la comisaria.

Hay también espacio para la autocrítica. El arte no vive en una esfera de cristal apartada de las contradicciones y toxicidades del mundo contemporáneo.

«Carles Congost articula la crítica a través de su experiencia personal y sus proyectos fracasados; el colectivo Democracia apunta al contexto del mercado del arte como reflejo de las diferencias sociales derivadas del capitalismo; y Juan López visibiliza el trabajo de las personas anónimas que intervienen en la seguridad y conservación de la obra de arte en los museos», sintetiza Houman.

La obra escogida como imagen de cartel es BlueSky/B. S. o. D, de Ruiz de Infante. Parece brindar el episodio final del precipicio, la última estación de la distopía. El azul es la «ausencia de señal». El silencio final, el ser humano incomunicado por la misma tecnología que desarrolló para comunicarse.

pasado continuo
Francisco Ruiz de Infante, BlueSky / B.S.o.D (Training attitude), 2009 (fotograma del vídeo). Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma, donación del artista © de la obra, Francisco Ruiz de Infante, 2019

Imagen de portada: Bernardí Roig, Vista de la instalación de las obras Father (Miscommunication Exercises), Aliento de Humo (El clown), Insultos al público y PACONOSTRO. Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma, donación del artista & Galeria Kewenig © de la obra, Bernardí Roig, 2019. Fotografía: Vicente Negre

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Hay épocas en la historia que son propicias para imaginar el caos. Momentos en que fantasear con la distopía ofrece, de manera inexplicable, algún tipo de consuelo o desahogo. Las utopías han dejado de ser creíbles, las vemos como cuentos ingenuos; solo queda especular con qué forma tomará finalmente la fatalidad.

«La sociedad se encuentra sumida en un estado de continua transformación marcada por la saturación de información, los avances tecnológicos, los efectos del cambio climático y la globalización, la reivindicación por la igualdad de géneros…», reflexiona Soad Houman. Y ante tal caleidoscopio de seísmos, nuestra mirada ha evolucionado desde «el planteamiento utópico, esa visión optimista del futuro, hacia otro más realista y pesimista: la distopía», añade.

Houman es la comisaria, junto a Nekane Aramburu (directora de Es Baluard hasta el 17 de marzo de 2019), de Pasado continuo. Colección Es Baluard, la nueva muestra de Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma, una institución que ha dedicado últimamente varias exposiciones, como Ballard/Baluard, a afrontar (y conjurar) futuros desafíos a través de la imaginación de artistas con una capacidad de observación y una sensibilidad que provee a su obra de la virtud de la anticipación.

colección es baluard
Carles Congost, The artist behind the Aura, 2014 (fotograma del vídeo). Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma, depósito colección Ajuntament de Palma. © de la obra, Carles Congost, VEGAP, Palma, 2019

La muestra surge como colaboración del museo de las Illes Balears con el Espai d’Art Contemporani de Castelló (EACC), que está realizando una programación en torno a las colecciones de distintos museos de arte contemporáneo del territorio nacional.

El cuerpo expositivo de Pasado continuo orbita alrededor del tiempo, un tiempo comprendido de manera flexible. «En el arte contemporáneo, la línea temporal que todos conocemos –pasado, presente y futuro– se altera y llegan a convivir diversos tiempos en una misma obra», expresa Houman.

arte contemporáneo
Eulàlia Valldosera, El melic del món #3 (El cul de la terra), 1990-2001. Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma, donación Nueva Colección Pilar Citoler. © de la obra, Eulàlia Valldosera, VEGAP, 2019. Fotografía: cortesía del artista

Es un viaje que deconstruye la lógica de las manillas del reloj, es decir, que sustrae el tiempo de la ambición/ilusión humana de controlarlo y medirlo y lo sitúa en su puro salvajismo y aleatoriedad.

Ese periplo consta de tres lecturas principales. Como explica Houman, la primera se expresa a través del vídeo, un soporte genuinamente atado a lo temporal, y habla de la historia y la memoria, también mediante la escultura y la instalación. La segunda lectura se centra en «las reflexiones críticas sobre el sistema del arte, la globalización y la sociedad y el individuo actuales». La estación final enseña la labor de Es Baluard en los ámbitos de la educación y la investigación.

Pasado continuo. Colección Es Baluard integra creaciones de 15 artistas nacionales e internacionales realizadas entre 1993 y 2018. La selección persigue resaltar las formas en que el arte se vincula con la economía, el territorio, la historia, la globalización o la experiencia personal.

pasado continuo
Teresa Matas, Serie «Mirall buit», 1997. Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma, depósito colección del artista. © de la obra, Teresa Matas, 2019

Las obras de Robert Cahen (precursor del videoarte en la Europa en los 70) y del creador multidisciplinar Francisco Ruiz de Infante reflejan la «experimentación en torno a la imagen en movimiento y la estructura temporal».

A partir de los trabajos del mallorquín Bernardí Roig y de la norteamericana Patty Chang se plasma la «incomunicación del individuo en la sociedad contemporánea y la exploración de los límites del cuerpo y la mente», analiza Houman. La catalana Eulàlia Valldosera y la también mallorquina Teresa Matas se sumergen en una «mirada introspectiva» con «reflexiones en torno a la existencia».

El territorio de Oriente Medio y su sometimiento a las sacudidas históricas se transmite en Pasado continuo a través del trabajo de Hassan Sharif, creador conceptual, e Iman Issa. El primero aborda los efectos de la globalización en sociedades conservadoras como la de Emiratos Árabes. El segundo «recupera objetos procedentes de museos y zonas arqueológicas de Egipto para establecer nuevas vías de comunicación en la actualidad», señala la comisaria.

Hay también espacio para la autocrítica. El arte no vive en una esfera de cristal apartada de las contradicciones y toxicidades del mundo contemporáneo.

«Carles Congost articula la crítica a través de su experiencia personal y sus proyectos fracasados; el colectivo Democracia apunta al contexto del mercado del arte como reflejo de las diferencias sociales derivadas del capitalismo; y Juan López visibiliza el trabajo de las personas anónimas que intervienen en la seguridad y conservación de la obra de arte en los museos», sintetiza Houman.

La obra escogida como imagen de cartel es BlueSky/B. S. o. D, de Ruiz de Infante. Parece brindar el episodio final del precipicio, la última estación de la distopía. El azul es la «ausencia de señal». El silencio final, el ser humano incomunicado por la misma tecnología que desarrolló para comunicarse.

pasado continuo
Francisco Ruiz de Infante, BlueSky / B.S.o.D (Training attitude), 2009 (fotograma del vídeo). Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma, donación del artista © de la obra, Francisco Ruiz de Infante, 2019

Imagen de portada: Bernardí Roig, Vista de la instalación de las obras Father (Miscommunication Exercises), Aliento de Humo (El clown), Insultos al público y PACONOSTRO. Es Baluard Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma, donación del artista & Galeria Kewenig © de la obra, Bernardí Roig, 2019. Fotografía: Vicente Negre

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Te suena el estómago? Cómete tus notas de papel
El pintor del crimen
Feminismo de datos: por qué la inteligencia artificial es machista y cómo podemos cambiarla
Bukake de marcas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp