8 de abril 2016    /   IDEAS
por
 

Una segunda oportunidad para mamás que quieren retomar su carrera profesional

8 de abril 2016    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Suelen ser mujeres, aunque también hay hombres. El cuidado de sus hijos o el de algún familiar dependiente les aparta durante una temporada de su vida profesional. Cuando pretenden volver a retomarla no les resulta nada fácil. La tecnología o las técnicas con las que se solían manejar han cambiado tanto que vuelven a ser novatos en trabajos en los que antes eran especialistas.

En Estados Unidos, donde la situación es más habitual de lo deseable (al igual que en muchísimos otros países), ha nacido Path Forward, una organización sin ánimo de lucro que trata de ayudar a esos trabajadores a recuperar su carrera profesional.

La fórmula propuesta por Path Forward consiste en un programa de 20 semanas de prácticas remuneradas en empresas para formarse y volver a tomar contacto con el entorno laboral. Una vez finalizado el periodo de prácticas, el profesional se incorpora a esa misma empresa o bien pasa a formar parte de la bolsa de trabajo de Path Forward que esta pone a disposición de las compañías que busquen perfiles similares.

«Se trata de una especie de rampa a la vida laboral remunerada. Una vía para tratar de paliar el estigma que puede generar en el entorno de trabajo una persona que regresa tras un tiempo retirada», explica Tami Forman, directora la ejecutiva de la compañía.

parallax path forwad

Fue en Return Path, la empresa de la que hasta hace poco Forman era vicepresidenta de marketing corporativo, donde fue concebida la idea de fundar Path Forward. Allí hace años, se puso en marcha un programa returnship para recuperar especialmente a mujeres que habían dejado aparcada su carrera profesional en áreas técnicas. La fórmula funcionó y algunas compañías comenzaron a sumarse a la iniciativa, entre ellas PayPal. Fue entonces cuando Matt Blumberg, CEO de Return Path, optó por externalizar estos programas a través de Path Forward.

«El único requisito para los profesionales es que hayan estado, al menos, dos años sin trabajar», explica Blumberg, quien insiste en que los programas se dirigen tanto a hombres como a mujeres. Aunque son, sin duda, estas las que más necesitadas están de programas como este.

Según un estudio publicado por Center for Talent Innovation en 2010, y recogido por Fortune, un 31% de las mujeres altamente calificados dejaron voluntariamente sus puestos de trabajo en 2009 durante una media de 2,7 años. Casi tres cuartas partes de ellas lo hicieron para cuidar a sus hijos. Y casi nueve de cada 10 afirmaron querer volver a reanudar sus carreras. Aunque el 73% lo logró, solo el 40% encontraron a tiempo completo y en puestos de responsabilidad.

La citada revista asegura que aunque el concepto returnship fue registrado por Goldman Sachs en 2008 y que desde hace tiempo tanto estas como otras compañías como J. P. Morgan, Morgan Stanley o Credit Suisse vienen aplicando programas similares a los de Return Path, el propósito de Path Forward es llevar el concepto más allá de las «compañías de cuello blanco». Es el caso del sector tecnológico cuyas empresas, en ocasiones, «necesitan una inyección de talento femenino».

Es también en Fortune donde Courtney Graham, directora de recursos humanos para ReadyTalk, una de las cinco empresas que pusieron en marcha un programa returnship el pasado año, explica por qué su empresa opta por recurrir a este perfil de empleado: «Buscamos un grupo heterogéneo formado por gente con diferentes niveles de educación y experiencia. Además, las personas que han trabajado como cuidadores aportan un valor único para el lugar de trabajo».

A esto la directora de investigación de Center for Talent Innovation, Laura Sherbin, añade la importancia de que estos trabajadores retomen sus carreras en puestos relevantes: «Muchos de ellos, mujeres en su mayoría, sacrifican sus carreras para encontrarse con una larga y dura cuesta arriba cuando quieren volver. Si lo logran, muchas veces se encuentran trabajando en puestos para los que no se requiere de su cualificación y a menudo con un salario muy bajo».

Suelen ser mujeres, aunque también hay hombres. El cuidado de sus hijos o el de algún familiar dependiente les aparta durante una temporada de su vida profesional. Cuando pretenden volver a retomarla no les resulta nada fácil. La tecnología o las técnicas con las que se solían manejar han cambiado tanto que vuelven a ser novatos en trabajos en los que antes eran especialistas.

En Estados Unidos, donde la situación es más habitual de lo deseable (al igual que en muchísimos otros países), ha nacido Path Forward, una organización sin ánimo de lucro que trata de ayudar a esos trabajadores a recuperar su carrera profesional.

La fórmula propuesta por Path Forward consiste en un programa de 20 semanas de prácticas remuneradas en empresas para formarse y volver a tomar contacto con el entorno laboral. Una vez finalizado el periodo de prácticas, el profesional se incorpora a esa misma empresa o bien pasa a formar parte de la bolsa de trabajo de Path Forward que esta pone a disposición de las compañías que busquen perfiles similares.

«Se trata de una especie de rampa a la vida laboral remunerada. Una vía para tratar de paliar el estigma que puede generar en el entorno de trabajo una persona que regresa tras un tiempo retirada», explica Tami Forman, directora la ejecutiva de la compañía.

parallax path forwad

Fue en Return Path, la empresa de la que hasta hace poco Forman era vicepresidenta de marketing corporativo, donde fue concebida la idea de fundar Path Forward. Allí hace años, se puso en marcha un programa returnship para recuperar especialmente a mujeres que habían dejado aparcada su carrera profesional en áreas técnicas. La fórmula funcionó y algunas compañías comenzaron a sumarse a la iniciativa, entre ellas PayPal. Fue entonces cuando Matt Blumberg, CEO de Return Path, optó por externalizar estos programas a través de Path Forward.

«El único requisito para los profesionales es que hayan estado, al menos, dos años sin trabajar», explica Blumberg, quien insiste en que los programas se dirigen tanto a hombres como a mujeres. Aunque son, sin duda, estas las que más necesitadas están de programas como este.

Según un estudio publicado por Center for Talent Innovation en 2010, y recogido por Fortune, un 31% de las mujeres altamente calificados dejaron voluntariamente sus puestos de trabajo en 2009 durante una media de 2,7 años. Casi tres cuartas partes de ellas lo hicieron para cuidar a sus hijos. Y casi nueve de cada 10 afirmaron querer volver a reanudar sus carreras. Aunque el 73% lo logró, solo el 40% encontraron a tiempo completo y en puestos de responsabilidad.

La citada revista asegura que aunque el concepto returnship fue registrado por Goldman Sachs en 2008 y que desde hace tiempo tanto estas como otras compañías como J. P. Morgan, Morgan Stanley o Credit Suisse vienen aplicando programas similares a los de Return Path, el propósito de Path Forward es llevar el concepto más allá de las «compañías de cuello blanco». Es el caso del sector tecnológico cuyas empresas, en ocasiones, «necesitan una inyección de talento femenino».

Es también en Fortune donde Courtney Graham, directora de recursos humanos para ReadyTalk, una de las cinco empresas que pusieron en marcha un programa returnship el pasado año, explica por qué su empresa opta por recurrir a este perfil de empleado: «Buscamos un grupo heterogéneo formado por gente con diferentes niveles de educación y experiencia. Además, las personas que han trabajado como cuidadores aportan un valor único para el lugar de trabajo».

A esto la directora de investigación de Center for Talent Innovation, Laura Sherbin, añade la importancia de que estos trabajadores retomen sus carreras en puestos relevantes: «Muchos de ellos, mujeres en su mayoría, sacrifican sus carreras para encontrarse con una larga y dura cuesta arriba cuando quieren volver. Si lo logran, muchas veces se encuentran trabajando en puestos para los que no se requiere de su cualificación y a menudo con un salario muy bajo».

Compártelo twitter facebook whatsapp
¡Independencia para Plastiquistán!
Aprenda sumerio en 15 días
Cómo usar tu smartphone de forma elegante
Esta diseñadora sí que apura los lápices hasta el final
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
  • ¿No es un poco paternalista referirse a mujeres que resulta que han tenido hijos (como otros tantos hombres) como «mamás»?

  • buenas a todos y todas!!! me parece que mamá es una palabra demasiado hinchada de significados, como dice Roberto Pérez, no se es pianista por comprarse un piano ni se es mamá por tener un hijo. Tenerlos, en mi concepto, es un proyecto, y por definición, los proyectos empiezan y terminan.

  • Comentarios cerrados.

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad