fbpx
8 de mayo 2012    /   BUSINESS
por
 

Nuestros “esclavos energéticos” también emigran (o por qué esta crisis no tendrá fin)

8 de mayo 2012    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Imagen de Miss Crapula (CC, Flickr).

No los ves y seguramente nunca pienses en ellos, pero si vives en la España de 2012 tienes unos 45 esclavos energéticos trabajando para ti: cada vez que enciendes la luz, coges el autobús o el coche, te compras un yogur en el supermercado o te conectas a Internet, el equivalente al trabajo de 45 “minitús” trabajan para ti en forma de fuentes energéticas, generalmente fósiles: petróleo, gas, energía hidráulica, nuclear…

Solemos olvidar que gracias a las máquinas y el sistema energético que las nutre disfrutamos de un nivel de vida muy superior a cualquiera de nuestros ancestros del siglo XIX hacia atrás, antes de que los hidrocarburos mejoraran varios órdenes de magnitud las condiciones materiales del hombre, primero en Europa, Japón y Norteamérica, y progresivamente en el resto del mundo.

Hasta aquí las buenas noticias. Las malas: nuestros esclavos energéticos no son infinitos, sino limitados y ya empiezan a escasear; a medida que la competencia por los recursos aumente entre los países del mundo, nuestro acceso a la energía será cada vez más caro, así como el estilo de vida que nos permite. De alguna manera, ya está sucediendo: nuestros esclavos energéticos están migrando hacia China, India, Brasil, Indonesia… donde una pujante clase media demanda un nivel de consumo similar al que nosotros hemos tenido, al menos hasta ahora.

Este pretende ser un esbozo no demasiado alarmista de la situación a la que nos aboca el denominado “pico del petróleo”, el punto en el que el mundo alcanza su máxima producción de petróleo en el mundo y a partir del cual su precio va elevándose proporcionalmente a su escasez. No existe consenso sobre si ya hemos alcanzado el pico del petróleo, pero se sabe que sucederá en algún momento antes de 2020. Antonio Turiel, autor del blog The Oil Crash y estudioso de la crisis energética, asegura que el cénit de producción del petróleo crudo se situó 2005, lo que explicaría el constante aumento del precio de los combustibles durante el último lustro.

El encarecimiento del transporte es sólo la parte más perceptible y obvia del pico del petróleo. Pero “aunque el 98% del transporte es petróleo, no todo el petróleo es transporte: también es la maquinaria, la extracción, la agricultura, el plástico, etc.”, enumera Turiel. El petróleo, de hecho, “sólo” supone un tercio de la energía primaria consumida en el mundo (45% en España), pero no es fácilmente reemplazable, como veremos a continuación.

Gráfico de corte apocalíptico, publicado en The Oil Crash. Sin fuente.

¿Qué consecuencias tendrá/tiene la crisis energética en nuestra existencia?

“Ya estamos viendo algunos de los efectos –responde-. La pérdida de empleos y de poder adquisitivo de grandes sectores de la población es parte de un fenómeno que yo denomino “la Gran Exclusión”, similar a la de la Gran Depresión, pero a escala masiva: millones de personas expulsadas de la clase media, que se ven abocadas a una economía de supervivencia, trabajando esporádicamente, haciendo alguna chapuza de cuando en cuando o llevando a cabo pequeños hurtos para poder sobrevivir”.

El autor de The Oil Crash está convencido de que esta no es una crisis económica al uso sino una genuina crisis sistémica, de la que no saldremos nunca, a menos que no se transforme la misma esencia del sistema económico basado en el crecimiento: “La emisión de deuda está sujeta al crecimiento económico, pero nuestro problema es que no podemos crecer suficientemente rápido para pagar los intereses de la deuda. Y la economía necesita energía para crecer”. Este es un resumen sucinto de un largo y complejo artículo –“Digámoslo alto y claro: esta crisis no va a acabar nunca”-, de lectura sólo recomendable para gente de piel dura.

La necesidad de crecimiento inherente al capitalismo choca con el muro de la finitud de los recursos. Turiel lo ilustra con una comparación (la de los “esclavos energéticos” que abre el artículo también es suya): “Si cada año nuestro consumo energético crece un 2% (una cifra moderada en términos económicos) en tres siglos necesitaríamos absorber toda la energía del sol para mantener el sistema funcionando”.

Turiel no se considera apocalíptico, sino simplemente un divulgador (un optimista informado, como suele decirse). Físico de formación, trabaja en el Instituto de Ciencias del Mar del CSIC, en Barcelona, y su interés por la energía es tangencial a su trabajo, relacionado con la oceanografía por satélite. De hecho, empezó a estudiar el problema del “cénit del petróleo” hace 13 años, por interés personal, pero decidió comunicar sus hallazgos “por una cuestión pedagógica”.

Es precisamente su condición de científico en una institución pero desvinculado de la comunicación científica “oficial” lo que confiere credibilidad a sus estudios en el área energética: no está sujeto a ninguna agenda política o empresarial. Turiel plasma en su blog lo que el Gobierno no podría decir… porque podría cundir el pánico:

“Hay varios escenarios posibles –explica por teléfono desde Barcelona- y uno de ellos es la extinción, por supuesto, pero no es el más probable, que yo pienso que es la Gran Exclusión. De todos modos, tenemos información y somos inteligentes, de modo que si sabemos manejar la situación podremos mantener nuestro nivel de vida, eso sí, reduciendo nuestro nivel de consumo: no veo nada traumático en compartir la lavadora con los vecinos de la comunidad, vivir en ciudades más pequeñas, minimizando el gasto en transporte o consumir productos locales, con menor huella energética. Nuestro nivel de vida tendrá que ser más austero, aunque no necesariamente inferior”.

¿Qué pasa con las renovables? ¿Acaso no deberían suplir sobradamente al petróleo (y a la nuclear) cuando éste escasee, como proclaman los ecologistas? “Imposible con el consumo actual” –despacha- “El mundo consume 14 teravatios hoy en día. El máximo potencial de la eólica es de 1 teravatio y el de las fotovoltaicas, entre 2 y 5 teravatios, pero es que además esta energía tiene un problema y es que la tasa de retorno energético (TRE) [ratio de energía obtenida / energía utilizada en su extracción] no es muy alta, de entre 2 y 2,7, cuando una sociedad necesita una TRE medio de entre 5 y 10 para poder prosperar”.

Leer asiduamente The Oil Crash no es una tarea divertida, más bien deprimente, como vengo comprobando desde hace un par de años. Sin embargo, a la luz de sus explicaciones cobran sentido otras noticias, como la pérdida de interés de los jóvenes por tener un coche o el previsible cierre generalizado de los concesionarios en España. Desde su limbo de invisibilidad actúan esos esclavos energéticos que cada día serán más reacios a trabajar por nosotros.

No será por alternativas…

Cómo solucionar la crisis energética en tres sencillos pasos

5 soluciones a la crisis energética que, obviamente, han sido pensadas por un supervillano

La guerra del petróleo amazónico entre Shell y Standard Oil

 

Imagen de Miss Crapula (CC, Flickr).

No los ves y seguramente nunca pienses en ellos, pero si vives en la España de 2012 tienes unos 45 esclavos energéticos trabajando para ti: cada vez que enciendes la luz, coges el autobús o el coche, te compras un yogur en el supermercado o te conectas a Internet, el equivalente al trabajo de 45 “minitús” trabajan para ti en forma de fuentes energéticas, generalmente fósiles: petróleo, gas, energía hidráulica, nuclear…

Solemos olvidar que gracias a las máquinas y el sistema energético que las nutre disfrutamos de un nivel de vida muy superior a cualquiera de nuestros ancestros del siglo XIX hacia atrás, antes de que los hidrocarburos mejoraran varios órdenes de magnitud las condiciones materiales del hombre, primero en Europa, Japón y Norteamérica, y progresivamente en el resto del mundo.

Hasta aquí las buenas noticias. Las malas: nuestros esclavos energéticos no son infinitos, sino limitados y ya empiezan a escasear; a medida que la competencia por los recursos aumente entre los países del mundo, nuestro acceso a la energía será cada vez más caro, así como el estilo de vida que nos permite. De alguna manera, ya está sucediendo: nuestros esclavos energéticos están migrando hacia China, India, Brasil, Indonesia… donde una pujante clase media demanda un nivel de consumo similar al que nosotros hemos tenido, al menos hasta ahora.

Este pretende ser un esbozo no demasiado alarmista de la situación a la que nos aboca el denominado “pico del petróleo”, el punto en el que el mundo alcanza su máxima producción de petróleo en el mundo y a partir del cual su precio va elevándose proporcionalmente a su escasez. No existe consenso sobre si ya hemos alcanzado el pico del petróleo, pero se sabe que sucederá en algún momento antes de 2020. Antonio Turiel, autor del blog The Oil Crash y estudioso de la crisis energética, asegura que el cénit de producción del petróleo crudo se situó 2005, lo que explicaría el constante aumento del precio de los combustibles durante el último lustro.

El encarecimiento del transporte es sólo la parte más perceptible y obvia del pico del petróleo. Pero “aunque el 98% del transporte es petróleo, no todo el petróleo es transporte: también es la maquinaria, la extracción, la agricultura, el plástico, etc.”, enumera Turiel. El petróleo, de hecho, “sólo” supone un tercio de la energía primaria consumida en el mundo (45% en España), pero no es fácilmente reemplazable, como veremos a continuación.

Gráfico de corte apocalíptico, publicado en The Oil Crash. Sin fuente.

¿Qué consecuencias tendrá/tiene la crisis energética en nuestra existencia?

“Ya estamos viendo algunos de los efectos –responde-. La pérdida de empleos y de poder adquisitivo de grandes sectores de la población es parte de un fenómeno que yo denomino “la Gran Exclusión”, similar a la de la Gran Depresión, pero a escala masiva: millones de personas expulsadas de la clase media, que se ven abocadas a una economía de supervivencia, trabajando esporádicamente, haciendo alguna chapuza de cuando en cuando o llevando a cabo pequeños hurtos para poder sobrevivir”.

El autor de The Oil Crash está convencido de que esta no es una crisis económica al uso sino una genuina crisis sistémica, de la que no saldremos nunca, a menos que no se transforme la misma esencia del sistema económico basado en el crecimiento: “La emisión de deuda está sujeta al crecimiento económico, pero nuestro problema es que no podemos crecer suficientemente rápido para pagar los intereses de la deuda. Y la economía necesita energía para crecer”. Este es un resumen sucinto de un largo y complejo artículo –“Digámoslo alto y claro: esta crisis no va a acabar nunca”-, de lectura sólo recomendable para gente de piel dura.

La necesidad de crecimiento inherente al capitalismo choca con el muro de la finitud de los recursos. Turiel lo ilustra con una comparación (la de los “esclavos energéticos” que abre el artículo también es suya): “Si cada año nuestro consumo energético crece un 2% (una cifra moderada en términos económicos) en tres siglos necesitaríamos absorber toda la energía del sol para mantener el sistema funcionando”.

Turiel no se considera apocalíptico, sino simplemente un divulgador (un optimista informado, como suele decirse). Físico de formación, trabaja en el Instituto de Ciencias del Mar del CSIC, en Barcelona, y su interés por la energía es tangencial a su trabajo, relacionado con la oceanografía por satélite. De hecho, empezó a estudiar el problema del “cénit del petróleo” hace 13 años, por interés personal, pero decidió comunicar sus hallazgos “por una cuestión pedagógica”.

Es precisamente su condición de científico en una institución pero desvinculado de la comunicación científica “oficial” lo que confiere credibilidad a sus estudios en el área energética: no está sujeto a ninguna agenda política o empresarial. Turiel plasma en su blog lo que el Gobierno no podría decir… porque podría cundir el pánico:

“Hay varios escenarios posibles –explica por teléfono desde Barcelona- y uno de ellos es la extinción, por supuesto, pero no es el más probable, que yo pienso que es la Gran Exclusión. De todos modos, tenemos información y somos inteligentes, de modo que si sabemos manejar la situación podremos mantener nuestro nivel de vida, eso sí, reduciendo nuestro nivel de consumo: no veo nada traumático en compartir la lavadora con los vecinos de la comunidad, vivir en ciudades más pequeñas, minimizando el gasto en transporte o consumir productos locales, con menor huella energética. Nuestro nivel de vida tendrá que ser más austero, aunque no necesariamente inferior”.

¿Qué pasa con las renovables? ¿Acaso no deberían suplir sobradamente al petróleo (y a la nuclear) cuando éste escasee, como proclaman los ecologistas? “Imposible con el consumo actual” –despacha- “El mundo consume 14 teravatios hoy en día. El máximo potencial de la eólica es de 1 teravatio y el de las fotovoltaicas, entre 2 y 5 teravatios, pero es que además esta energía tiene un problema y es que la tasa de retorno energético (TRE) [ratio de energía obtenida / energía utilizada en su extracción] no es muy alta, de entre 2 y 2,7, cuando una sociedad necesita una TRE medio de entre 5 y 10 para poder prosperar”.

Leer asiduamente The Oil Crash no es una tarea divertida, más bien deprimente, como vengo comprobando desde hace un par de años. Sin embargo, a la luz de sus explicaciones cobran sentido otras noticias, como la pérdida de interés de los jóvenes por tener un coche o el previsible cierre generalizado de los concesionarios en España. Desde su limbo de invisibilidad actúan esos esclavos energéticos que cada día serán más reacios a trabajar por nosotros.

No será por alternativas…

Cómo solucionar la crisis energética en tres sencillos pasos

5 soluciones a la crisis energética que, obviamente, han sido pensadas por un supervillano

La guerra del petróleo amazónico entre Shell y Standard Oil

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Tenemos cada vez más miedo al amor?
Boicots y ‘buycotts’: el consumo como forma de activismo
Los vídeos del viernes: Edición para empollones
La portada de Yorokobu que corta lonchas de mortadela
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 12
  • Daniel Martí, si miras la serie de Oil Market Reports , que son los informes mensuales de la Agencia Internacional de la Energía, verás que la producción total de petróleo ha ido aumentando: sólo baja la del petróleo crudo, que es el más barato, y se está sustituyendo con sucedáneos (biocombustibles, líquidos del gas natural, petróleo de arenas bituminosas y de esquistos, etc), más caros y de peor calidad. El consumo cae en la OCDE (al alarmante ritmo del 3% anual) pero no en el resto del mundo… Y una muestra más de que la cosa está muy ajustada: durante dos años se ha consumido más petróleo del que se ha producido: Cuando la demanda supera a la oferta.

    Salu2 cordiales.

  • Bueno, es cierto que tenemos un problema con nuestra dependencia energética, y que estamos esperando año tras año a la confirmación de que sí, que este año kaput, se fini lo que se daba y a volver a las cuevas.
    Pero claro, luego ves que el barril de petróleo ha bajado 15 dólares en estos días, que de pronto a estos precios sale rentable sacar petróleo de las arenas bituminosas (Canadá está a reventar de ellas), o se descubren nuevas formas de extracción, como el shale gas.
    Y te recuerda todo esto a esos otros nostradamus que satisfacían el onamismo autodestrutivo de tanto malthusiano que se ponía a cien predicando el fin de los recursos, que se acaba la madera, que se acaba el carbón, que se acaba en hierro! y luego resulta que jamás tienen en cuenta algo que nos caracteriza, la capacidad de invención.
    ¿Tenemos un problema energético? por supuesto, pero tenemos capacidad de resolverlo, estoy convencido, además cada vez tenemos más y más tecnología.

    ¿Se acuerda alguien de los que planteaban que hacer con las toneladas de estiercol de los caballos de transporte en Nueva york a principios del XX, o de los que estimaban el fin del carbón y la catástrofe posterior?
    Tenemos nucleares, tenemos renovables, tenemos biotecnología nuevas y enormes reservas de gas y petróleo no convencional, no nos dejemos llevar por los catastrofistas.

  • Ya lo vengo diciendo desde hace algún tiempo. la Gran Exclusión es una realidad silenciada para evitar revueltas masivas. Sólo nos queda prepararnos a conciencia porque el futuro es más incierto que nunca. También me considero un optimista bien informado. 😉

  • Blaco, estoy contigo, pero como dice Marcus, tiene que haber un cambio de mentalidad y hábitos verdaderamente profundo y por ahora no parece que chinos, indios o brasileños estén dispuestos a ello, más bien da miedo su voracidad consumista. Ya lo dice el refrán, no hay peor amo que el que fue esclavo.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *