fbpx
24 de septiembre 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Se muere y su operadora le penaliza por incumplir la permanencia del contrato

24 de septiembre 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

No son pocos los casos, leo en esta noticia, en los que a un muerto le cobran un servicio de telefonía que, por razones obvias, ya no utiliza. Por si no lo saben, la gente desgraciadamente fallece, pasamos al otro lado y el smartphone normalmente no se viene al Más Allá, sino que se queda en el planeta que lo parió.
A menos que el muerto no tenga una deuda pendiente, la compañía sabe que no puede cobrarle un céntimo más del que utilizó en vida; si acaso, debería tan solo devolver el terminal si la compañía se lo ha dado en promoción.
Pero algunas compañías aplican el ‘porchi’ –famoso ‘porchi cuela’- y tiran para adelante arramplando con todo y cobrando más que U2 en una gira. Luego ya se verá si devuelven algún céntimo a alguien.
Concretamente, al protagonista de esta noticia le piden 123 euros por no respetar la permanencia del servicio. Esto es tan surrealista como la conversación desde el Más Allá entre el muerto y una teleoperadora de la compañía que mantendrían si fuera posible…
Teleoperadora: Buenas tardes, le atiende María del Carmen, ¿en qué puedo ayudarle?
Muerto: Buenas tardes, le llamo desde el Más Allá, no sé si me oye bien.
Teleoperadora: Perfectamente. Dígame su nombre para dirigirme a usted, si es tan amable.
Muerto: ‘Cliente cabreado’… le explico: me ha llegado el reclamo de un pago de 123 euros y es que me suena a arameo. ¿Me quieren penalizar incluso muerto?
Teleoperadora: Espere un momentito, que tengo que hacer una consulta…  [siete minutos más tarde]… Perdone por la demora. Me comentan que es el procedimiento correcto. Usted contrató un servicio con nosotros y se ha muerto antes de tiempo, por lo tanto tiene que pagarnos la parte proporcional hasta su fallecimiento.
Muerto: Mire, en vida no me dio tiempo a entender el arameo, pero estoy seguro de que lo hubiera entendido más rápido que lo que usted trata de explicarme.
Teleoperadora: No, señor, como le digo…
Muerto: De acuerdo, si usted me lo cobra entonces le exijo que me dé servicio aquí arriba. Hablo con San Pedro y ustedes nos instalan un repetidor de su compañía para poder usar el servicio. Usted me cobra por un servicio y yo quiero utilizarlo llamando a la OCU.
Teleoperadora: De acuerdo señor, dígame una dirección para analizar si tenemos cobertura.
Muerto: Avenida de la Estafa nº123… El código postal no es necesario.
Teleoperadora: Muy bien. En los próximos días le llamaremos para comunicarle la decisión de los técnicos.
Muerto: Llámenme a la hora de la siesta, como siempre.
Teleoperadora: Por supuesto. ¿Tiene alguna otra duda o consulta?
Muerto: Sí, pero usted no me puede ayudar.
Teleoperadora: Perfecto. Muchas gracias por su llamada y que pase un buen día.
Esta conversación obviamente es inventada, tan obvio como que a un muerto no es ni lógico ni ético cobrarle un céntimo de más. Pero quizás un día escuchemos una noticia parecida de un muerto cabreado con su operadora al que no le dejan tranquilo ni en el Más Allá. Tiempo al tiempo…

No son pocos los casos, leo en esta noticia, en los que a un muerto le cobran un servicio de telefonía que, por razones obvias, ya no utiliza. Por si no lo saben, la gente desgraciadamente fallece, pasamos al otro lado y el smartphone normalmente no se viene al Más Allá, sino que se queda en el planeta que lo parió.
A menos que el muerto no tenga una deuda pendiente, la compañía sabe que no puede cobrarle un céntimo más del que utilizó en vida; si acaso, debería tan solo devolver el terminal si la compañía se lo ha dado en promoción.
Pero algunas compañías aplican el ‘porchi’ –famoso ‘porchi cuela’- y tiran para adelante arramplando con todo y cobrando más que U2 en una gira. Luego ya se verá si devuelven algún céntimo a alguien.
Concretamente, al protagonista de esta noticia le piden 123 euros por no respetar la permanencia del servicio. Esto es tan surrealista como la conversación desde el Más Allá entre el muerto y una teleoperadora de la compañía que mantendrían si fuera posible…
Teleoperadora: Buenas tardes, le atiende María del Carmen, ¿en qué puedo ayudarle?
Muerto: Buenas tardes, le llamo desde el Más Allá, no sé si me oye bien.
Teleoperadora: Perfectamente. Dígame su nombre para dirigirme a usted, si es tan amable.
Muerto: ‘Cliente cabreado’… le explico: me ha llegado el reclamo de un pago de 123 euros y es que me suena a arameo. ¿Me quieren penalizar incluso muerto?
Teleoperadora: Espere un momentito, que tengo que hacer una consulta…  [siete minutos más tarde]… Perdone por la demora. Me comentan que es el procedimiento correcto. Usted contrató un servicio con nosotros y se ha muerto antes de tiempo, por lo tanto tiene que pagarnos la parte proporcional hasta su fallecimiento.
Muerto: Mire, en vida no me dio tiempo a entender el arameo, pero estoy seguro de que lo hubiera entendido más rápido que lo que usted trata de explicarme.
Teleoperadora: No, señor, como le digo…
Muerto: De acuerdo, si usted me lo cobra entonces le exijo que me dé servicio aquí arriba. Hablo con San Pedro y ustedes nos instalan un repetidor de su compañía para poder usar el servicio. Usted me cobra por un servicio y yo quiero utilizarlo llamando a la OCU.
Teleoperadora: De acuerdo señor, dígame una dirección para analizar si tenemos cobertura.
Muerto: Avenida de la Estafa nº123… El código postal no es necesario.
Teleoperadora: Muy bien. En los próximos días le llamaremos para comunicarle la decisión de los técnicos.
Muerto: Llámenme a la hora de la siesta, como siempre.
Teleoperadora: Por supuesto. ¿Tiene alguna otra duda o consulta?
Muerto: Sí, pero usted no me puede ayudar.
Teleoperadora: Perfecto. Muchas gracias por su llamada y que pase un buen día.
Esta conversación obviamente es inventada, tan obvio como que a un muerto no es ni lógico ni ético cobrarle un céntimo de más. Pero quizás un día escuchemos una noticia parecida de un muerto cabreado con su operadora al que no le dejan tranquilo ni en el Más Allá. Tiempo al tiempo…

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cuando sea mayor, mi hijo será… (Fotokobu)
Los gnomos macarras de Ian the Gnome
Vivir y morir la misma mierda es
High Score House: ¡Me pido fregar los platos!
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • increible situación. yo he oído otra parecida pero aún más dolorosa.
    Un paciente que acude a un centro de esos que hacen los implantes por 222€.
    El señor acepta y firma. Bueno acepta, firma y facelle antes de acudir a consulta.
    Y resulta que los herederos se dieron cuenta que lo que había firmado no era el presupuesto, era la operación bancaria, el crédito. Así que fallecido pero toca pagar el crédito. Estilo home english, pero un poco más bizarro.
    Saludos y enhorabuena por tus aportaciones.
    Angel

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *