fbpx
21 de agosto 2018    /   IDEAS
por
 

Elogio de la pereza

21 de agosto 2018    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¿Para qué se ha hecho el verano, si no es para dormir siestas que empalmen la comida con la cena y la hora del aperitivo con la de salir de copas? Siestas que Camilo José Cela definía como de pijama, padrenuestro y orinal.

Hay quien las considera una pérdida de tiempo, cosa de vagos y perezosos. Otros aprovechan el alejamiento de la oficina para avanzar el trabajo de septiembre. Y no, no solo son autónomos quienes hacen estas locuras. Son los que se definen como antes muertos que perezosos.

Pero ¿por qué está tan mal vista la pereza? ¿Realmente es algo tan horrendo? Tirando del tópico y respondiendo a la gallega, todo depende.

Si hacemos caso a la definición de la RAE en su primera acepción («tedio o descuido en las cosas a que estamos obligados»), es posible que sí. La obligación antes que la devoción, que decían las abuelas de antaño.

Pero si por pereza nos referimos a dormir más horas, entonces no solo es buena, sino que tendríamos que sindicarnos para luchar por su implantación.

Resulta irónico hablar de dormir en una sociedad que no lo hace, o al menos no lo hace las horas que debiera. No es necesario redundar en los beneficios del sueño. Pero como hace hace demasiado calor para estar gastando neuronas en ciertas lecturas, sirva lo siguiente a modo de resumen: el sueño ayuda a nuestro organismo a repararse, ayuda al crecimiento en los más jóvenes y oxigena nuestro cerebro.

En el artículo The Wisdom of the Sloth: Is Sleep a Lost Virtue?, publicado en Knowing Neurons, apuntan dos razones más por las que deberíamos coger la costumbre de dormir, al menos, ocho horas diarias: previene el cáncer y el Alzheimer. Eso ya son palabras mayores.

Lo cierto es que no nos tomamos en serio la necesidad de dormir. La vigilia puede ser algo tan peligroso como el alcohol, pero no sabemos verlo.

«Después de estar 20 horas despierto, estás tan perjudicado cognitivamente como lo estarías si estuvieras borracho», afirma Mathew Walker, profesor de Neurociencia y Psicología en la Universidad de California en Berkley, y director y fundador del Center of Human Sleep Science.

Hasta tal punto que si condujéramos durante 24 horas sin dormir nada, esa falta de sueño tendría efectos semejantes a cuando llevamos una tasa de alcohol en sangre superior al 0,1%.

«Con el sueño estamos como con el tabaco hace 50 años», explica Walter. «Tenemos todas las evidencias de las enfermedades que puede provocar su falta, pero el público aún no ha sido prevenido contra esto ni la ciencia ha sabido comunicarlo, al contrario de lo que sí ha sabido hacer sobre fumar».

El problema que tenemos en Occidente es que no dejan de llegarnos mensajes a favor de estar activos y productivos todo el día. Y en esa productividad a saco no entra el sueño ni la pereza entendida como una manera más lenta de hacer las cosas.

Someter las rutinas a un ritmo frenético, hacerlo todo muy deprisa, parece ser la norma en la sociedad actual. Si algo va más lento de lo que nuestros cánones mandan, se encienden las alarmas.

«Esta velocidad está correlacionada con un alto riesgo de infarto y de enfermedades respiratorias», advertía el psicólogo Luis Muiño en una entrevista para la COPE.

«La gente que va más rápido suele cometer muchísimos más errores» que aquellos individuos clasificados como de tiempo cognitivo lento, continuaba explicando Muiño. Y no son pocos los genios englobados en esa última categoría. Darwin y Einstein lo eran.

Quizá sea esa manera más lenta de proceder la que les dé fama de perezoso a estas personas con altas capacidades cognitivas.

Así lo explicaba Ares Anfruns, psicoterapeuta y coach del Institut Gomà de Barcelona, en un artículo de El País: «Las personas con altas capacidades intelectuales se caracterizan, entre otras cosas, por comprender ideas complejas y abstractas y por poseer un comportamiento creativo a la hora de encontrar soluciones».

«Su gran habilidad es su mente pensante y es ahí donde pasan muchas más horas que otras personas elaborando ideas, creando diferentes escenarios de una misma situación, asociando distintos contextos y buscando resultados diferentes».

«Debido a esta condición su ritmo para pasar a la acción y ponerse en marcha es diferente al de otros; no es que no lo hagan, sino que lo retardan. En mi opinión, no es la pereza lo que les define, sino un ritmo diferente».

Así pues, durmamos la siesta en cualquiera de sus modalidades y soltemos el pie del acelerador de la vida. Si lo llaman, pereza, que lo llamen, qué más da. No todo el mundo la ve como un vicio a evitar.

El propio Bill Gates dijo en alguna ocasión: «Siempre voy a elegir a una persona perezosa para hacer un trabajo difícil porque sabrá encontrar una manera fácil de hacerlo». Y no es el cofundador de Microsoft precisamente un modelo de fracasado.

Conviene pararse a pensar, a contemplar, a no hacer nada. Y eso lleva un esfuerzo, aunque parezca lo contrario. Ya lo dijo Oscar Wilde, «no hacer nada es lo más difícil del mundo; lo más difícil y lo más intelectual».

¿Para qué se ha hecho el verano, si no es para dormir siestas que empalmen la comida con la cena y la hora del aperitivo con la de salir de copas? Siestas que Camilo José Cela definía como de pijama, padrenuestro y orinal.

Hay quien las considera una pérdida de tiempo, cosa de vagos y perezosos. Otros aprovechan el alejamiento de la oficina para avanzar el trabajo de septiembre. Y no, no solo son autónomos quienes hacen estas locuras. Son los que se definen como antes muertos que perezosos.

Pero ¿por qué está tan mal vista la pereza? ¿Realmente es algo tan horrendo? Tirando del tópico y respondiendo a la gallega, todo depende.

Si hacemos caso a la definición de la RAE en su primera acepción («tedio o descuido en las cosas a que estamos obligados»), es posible que sí. La obligación antes que la devoción, que decían las abuelas de antaño.

Pero si por pereza nos referimos a dormir más horas, entonces no solo es buena, sino que tendríamos que sindicarnos para luchar por su implantación.

Resulta irónico hablar de dormir en una sociedad que no lo hace, o al menos no lo hace las horas que debiera. No es necesario redundar en los beneficios del sueño. Pero como hace hace demasiado calor para estar gastando neuronas en ciertas lecturas, sirva lo siguiente a modo de resumen: el sueño ayuda a nuestro organismo a repararse, ayuda al crecimiento en los más jóvenes y oxigena nuestro cerebro.

En el artículo The Wisdom of the Sloth: Is Sleep a Lost Virtue?, publicado en Knowing Neurons, apuntan dos razones más por las que deberíamos coger la costumbre de dormir, al menos, ocho horas diarias: previene el cáncer y el Alzheimer. Eso ya son palabras mayores.

Lo cierto es que no nos tomamos en serio la necesidad de dormir. La vigilia puede ser algo tan peligroso como el alcohol, pero no sabemos verlo.

«Después de estar 20 horas despierto, estás tan perjudicado cognitivamente como lo estarías si estuvieras borracho», afirma Mathew Walker, profesor de Neurociencia y Psicología en la Universidad de California en Berkley, y director y fundador del Center of Human Sleep Science.

Hasta tal punto que si condujéramos durante 24 horas sin dormir nada, esa falta de sueño tendría efectos semejantes a cuando llevamos una tasa de alcohol en sangre superior al 0,1%.

«Con el sueño estamos como con el tabaco hace 50 años», explica Walter. «Tenemos todas las evidencias de las enfermedades que puede provocar su falta, pero el público aún no ha sido prevenido contra esto ni la ciencia ha sabido comunicarlo, al contrario de lo que sí ha sabido hacer sobre fumar».

El problema que tenemos en Occidente es que no dejan de llegarnos mensajes a favor de estar activos y productivos todo el día. Y en esa productividad a saco no entra el sueño ni la pereza entendida como una manera más lenta de hacer las cosas.

Someter las rutinas a un ritmo frenético, hacerlo todo muy deprisa, parece ser la norma en la sociedad actual. Si algo va más lento de lo que nuestros cánones mandan, se encienden las alarmas.

«Esta velocidad está correlacionada con un alto riesgo de infarto y de enfermedades respiratorias», advertía el psicólogo Luis Muiño en una entrevista para la COPE.

«La gente que va más rápido suele cometer muchísimos más errores» que aquellos individuos clasificados como de tiempo cognitivo lento, continuaba explicando Muiño. Y no son pocos los genios englobados en esa última categoría. Darwin y Einstein lo eran.

Quizá sea esa manera más lenta de proceder la que les dé fama de perezoso a estas personas con altas capacidades cognitivas.

Así lo explicaba Ares Anfruns, psicoterapeuta y coach del Institut Gomà de Barcelona, en un artículo de El País: «Las personas con altas capacidades intelectuales se caracterizan, entre otras cosas, por comprender ideas complejas y abstractas y por poseer un comportamiento creativo a la hora de encontrar soluciones».

«Su gran habilidad es su mente pensante y es ahí donde pasan muchas más horas que otras personas elaborando ideas, creando diferentes escenarios de una misma situación, asociando distintos contextos y buscando resultados diferentes».

«Debido a esta condición su ritmo para pasar a la acción y ponerse en marcha es diferente al de otros; no es que no lo hagan, sino que lo retardan. En mi opinión, no es la pereza lo que les define, sino un ritmo diferente».

Así pues, durmamos la siesta en cualquiera de sus modalidades y soltemos el pie del acelerador de la vida. Si lo llaman, pereza, que lo llamen, qué más da. No todo el mundo la ve como un vicio a evitar.

El propio Bill Gates dijo en alguna ocasión: «Siempre voy a elegir a una persona perezosa para hacer un trabajo difícil porque sabrá encontrar una manera fácil de hacerlo». Y no es el cofundador de Microsoft precisamente un modelo de fracasado.

Conviene pararse a pensar, a contemplar, a no hacer nada. Y eso lleva un esfuerzo, aunque parezca lo contrario. Ya lo dijo Oscar Wilde, «no hacer nada es lo más difícil del mundo; lo más difícil y lo más intelectual».

Compártelo twitter facebook whatsapp
Del hartazgo político a la acción ciudadana
Vaqueros biónicos: el reciclaje llega a la moda
Los 6 posts más vistos de la semana
El primer viaje en bicicleta del LSD
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
  • Os dejais en el tintero a Paul Lafargue, yerno de Marx y su «Elogio de la Pereza» (al que de hecho retoma el genial Javier Krahe en el que fuera su último trabajo y adjunta el libro al cd) !
    Pero sin duda el antecesor de Bill Gates en esta apreciación para elegir colaboradores (o, en todo caso, para elogiar sus propias características personales… dejando el trabajo a los demás) fue el general Hammerstein, Jefe de Estado Mayor del Reichswehr y luego de la primera Wehrmacht (y antinazi) cuando creó su famoso esquema ideal para un Ejército (un poco como el Esquema de Eisenhower referido a la priorización de tareas:… Y es que estos generales eran muy trabajadores aparentemente o, en todo caso, muy teorizadores del trabajo) como sigue (cito de memoria):
    – Un Jefe de estado Mayor ha de ser vago e inteligente, así va a lo esencial y no se pierde en detalles (puro Bill Gates!)
    – Los oficiales han de ser Inteligentes y Trabajadores, para entender bien las órdenes y encuadrar a la tropa.
    – Los soldados pueden ser Vagos y estúpidos, si están bien dirigidos y encuadrados (ahí se nos pone pelín clasista-tayloriano, admito, pero le deja el derecho a la vagancia al pobre recluta).
    – A los que hay que hay que rehuir como de la peste es a los que son estúpidos y trabajadores, son un desastre para cualquier ejército.»
    Así, hay un elogio dela vagancia asaz «plebiscitario», que enlaza la cabeza con la base, con tal de que el intermedio sea eficaz y con un par de neuronas, oficiando de «traductor».
    Basta por hoy ! Llevo demasiado tiempo procrastinando en vez de ir a … dormir la siesta.

  • Desde pequeña escuché a mi abuela decir que una mente ociosa es el taller del diablo. ‘Ociosa’ era un vocablo habitual de los adultos dirigido a los niños. Y los niños llegábamos a asociarlo con un pecado que había que confesar: ‘padre, estoy ociosa’. Pero tampoco causaba miedo ni desasosiego porque no sabías a ciencia cierta qué era eso de estar ociosa y menos aún qué era pecar. Con el tiempo, te das cuenta de que aquellos pecadillos repetidos confesión tras confesión (obligatoria hasta que dejó de serlo), era lo mejor de tu yo: soy desobediente, estoy ociosa, cuento mentiras y, cuando me enfado, digo palabrotas. Desobedecías porque no eras un corderito; estabas ociosa porque no eras una esclava; mentías como autodefensa para escabullirte de la represión paterno-social, y te enfadabas para hacer ver que no todo el monte era orégano. Estos ‘pecados’ eran hereditarios. Cuando llegaba la primera comunión, nos veíamos apurados porque no sabíamos qué confesar (una monstruosidad alienante: ¿puede un niño tener pecados?). Entonces recurríamos a los que habían pasado la experiencia. Así modelábamos nuestro particular itinerario pecador y, cuando, pasado el trance, teníamos que asesorar a primerizos, no faltaban las novatadas: oye, si has tirado del rabo a una vaca, eso es pecado.
    Al final he descubierto que la mente ocupada es el auténtico taller del diablo. O sea, que las mentes ociosas son mentes lúcidas: responden, no reaccionan. La ociosidad es muy difícil. Entre estar unas horas con pico y pala o sin hacer nada, la gran mayoría eligiría el pico y la pala. Yo ya no estoy ociosa: soy Ociosa.

  • La siesta donde, como y cuanto?
    Tiene que ser en cama o en sofa?
    Despues de comer mucho o poco?
    Tiene que ser corta o larga?
    Hay para todos los gustos.
    Que es lo mas saludable?
    Llevan tiempo cuestionando y tratando de cambiar los horarios de trabajo en España.
    La siesta seria uno de los habitos que caeria de nuestras costumbres en el horario laboral partido.
    Aunque debe de quedar poco del mismo. El comercio con su horario libre ha convertido a sus emplead@s en correturnos siete dias a la semana y 24 horas al dia. Sin pider pasear con la familia los sabados y domingos.
    Si acaso hacer colas en los parkings de los Centros Comerciales para hacer la compra semanal.
    Pena penita pena!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies