9 de abril 2018    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

La estructura de los periódicos digitales reproducen el yo, superyo y ello de Freud

9 de abril 2018    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

Desnudarse (es decir, el sexo) y vestirse (es decir, la moda) son los dos temas que despiertan más interés en los lectores, si hacemos caso a la prensa digital.

Por eso, la prensa online está maquetada al modo del aparato psíquico freudiano (a la prensa de papel le sucede lo mismo, pero su formato en hojas encuadernadas hace que esto sea menos evidente).

Con la prensa digital, al recorrer las noticias de arriba abajo en una sola hoja (la pantalla del móvil o del ordenador), resulta mucho más fácil descubrir esta estructura.

Primero está el superyó, instancia donde deambula el poder normativo y punitivo. Por eso, las primeras noticias se suelen referir a las decisiones políticas, judiciales, económicas y a los grandes acontecimientos internacionales.

En segunda instancia, bajando por la pantalla, aparece el yo. Es decir, el espacio encargado de generar mecanismos que proporcionen el mayor placer posible, pero dentro de los límites que el superyó autoriza. Es el lugar en el que nos encontramos con el fútbol, la cultura y los vídeos curiosos y divertidos.

Y aquí aparece la frontera entre el consciente y el inconsciente. Frontera que da entrada a otros placeres más manifiestos: gastronomía, viajes, spas, moda, decoración…

Pero es al llegar al ello cuando esa maquetación se evidencia del todo. Al tratarse del territorio de las pulsiones, los deseos y el conflicto permanente con las otras dos instancias que, según Freud, se escindieron de él por aquello de la represión de la cultura, resulta que nuestras apetencias, pánicos y frustraciones se concentran en este nivel.

El resultado: es en esta parte de los diarios donde nos encontramos de repente con un conjunto de artículos que siempre giran, día tras día, sobre los mismos temas:

  • Cómo tener orgasmos más satisfactorios.
  • Cómo ligar más a menudo.
  • Las zonas más sensibles de tu pareja.
  • Cómo prolongar el placer.

Eso en lo referente al sexo. Luego viene el otro asunto que tratar: la insatisfacción con nosotros mismos. Aquí el sobrepeso (eufemismo para no mencionar la gordura) es el rey, y las recetas para solucionarlo se multiplican en todos los diarios digitales hasta la saciedad. Y continuarán multiplicándose, porque el tema no son los kilos, es la infelicidad que nos proporciona la estructura represiva que opera en nuestra psique y que con tanta fidelidad han captado las estructuras periodísticas.

En cualquier caso, este no es un asunto exclusivo de la prensa. El aparato psíquico freudiano se reproduce en muchos otros espacios que nada tienen que ver con la prensa digital. Por ejemplo, en la arquitectura.

Hace años, el sociólogo Henry Lefebvre explicaba en una conferencia la similitud entre la estructura de un hogar tradicional y las tres instancias freudianas. Solo que en este caso, las instancias se convierten en estancias. El superyó sería el salón, lugar del discurso y la apariencia. El yo serían el comedor y la cocina, responsables del placer consentido y valorado. Y el ello residiría en los dormitorios y cuartos de baño, la parte más profunda y soterrada de nuestras pasiones.

Al final va a resultar que nuestra estructura emocional, con sus certezas, sus pasiones y sus temores, se termina reproduciendo en todo nuestro entorno. Ya sea en el diseño de nuestra vivienda o en la maqueta de nuestro periódico.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

Desnudarse (es decir, el sexo) y vestirse (es decir, la moda) son los dos temas que despiertan más interés en los lectores, si hacemos caso a la prensa digital.

Por eso, la prensa online está maquetada al modo del aparato psíquico freudiano (a la prensa de papel le sucede lo mismo, pero su formato en hojas encuadernadas hace que esto sea menos evidente).

Con la prensa digital, al recorrer las noticias de arriba abajo en una sola hoja (la pantalla del móvil o del ordenador), resulta mucho más fácil descubrir esta estructura.

Primero está el superyó, instancia donde deambula el poder normativo y punitivo. Por eso, las primeras noticias se suelen referir a las decisiones políticas, judiciales, económicas y a los grandes acontecimientos internacionales.

En segunda instancia, bajando por la pantalla, aparece el yo. Es decir, el espacio encargado de generar mecanismos que proporcionen el mayor placer posible, pero dentro de los límites que el superyó autoriza. Es el lugar en el que nos encontramos con el fútbol, la cultura y los vídeos curiosos y divertidos.

Y aquí aparece la frontera entre el consciente y el inconsciente. Frontera que da entrada a otros placeres más manifiestos: gastronomía, viajes, spas, moda, decoración…

Pero es al llegar al ello cuando esa maquetación se evidencia del todo. Al tratarse del territorio de las pulsiones, los deseos y el conflicto permanente con las otras dos instancias que, según Freud, se escindieron de él por aquello de la represión de la cultura, resulta que nuestras apetencias, pánicos y frustraciones se concentran en este nivel.

El resultado: es en esta parte de los diarios donde nos encontramos de repente con un conjunto de artículos que siempre giran, día tras día, sobre los mismos temas:

  • Cómo tener orgasmos más satisfactorios.
  • Cómo ligar más a menudo.
  • Las zonas más sensibles de tu pareja.
  • Cómo prolongar el placer.

Eso en lo referente al sexo. Luego viene el otro asunto que tratar: la insatisfacción con nosotros mismos. Aquí el sobrepeso (eufemismo para no mencionar la gordura) es el rey, y las recetas para solucionarlo se multiplican en todos los diarios digitales hasta la saciedad. Y continuarán multiplicándose, porque el tema no son los kilos, es la infelicidad que nos proporciona la estructura represiva que opera en nuestra psique y que con tanta fidelidad han captado las estructuras periodísticas.

En cualquier caso, este no es un asunto exclusivo de la prensa. El aparato psíquico freudiano se reproduce en muchos otros espacios que nada tienen que ver con la prensa digital. Por ejemplo, en la arquitectura.

Hace años, el sociólogo Henry Lefebvre explicaba en una conferencia la similitud entre la estructura de un hogar tradicional y las tres instancias freudianas. Solo que en este caso, las instancias se convierten en estancias. El superyó sería el salón, lugar del discurso y la apariencia. El yo serían el comedor y la cocina, responsables del placer consentido y valorado. Y el ello residiría en los dormitorios y cuartos de baño, la parte más profunda y soterrada de nuestras pasiones.

Al final va a resultar que nuestra estructura emocional, con sus certezas, sus pasiones y sus temores, se termina reproduciendo en todo nuestro entorno. Ya sea en el diseño de nuestra vivienda o en la maqueta de nuestro periódico.

Compártelo twitter facebook whatsapp
No te quejes de los atascos de la operación retorno, también son culpa tuya
Las aventuras de superhéroes de Kiehl’s
Vacaciones masificadas para huir de la masificación cotidiana
De símbolo del deporte a símbolo gay: la sorprendente historia del hombre que inventó el high five
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • nos maniPPulan y nos alienan en la mediocridad
    a base de quitarnos todo salvo
    el orgullo la moda el pporno y el fuPPbol

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad