fbpx
5 de enero 2016    /   CINE/TV
por
 

Personajes que vuelcan mesas

5 de enero 2016    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El videocreador Roman Holiday recopila planos de películas donde los personajes vuelcan las mesas con todo lo que hay encima.

El montaje de Roman Holiday recoge momentos grabados en la memoria del público. Villanos atacados por la ira, héroes frustrados, héroes impotentes, mujeres hartas de todo…

Aparecen los violentos chicos de La naranja mecánica desordenando la casa chic del matrimonio al que atacan con violencia. Aquí, volcar la mesa es más que volcar la mesa: es un ataque visceral a la sociedad que vive en el orden y no el caos.

Cuando el tranquilo y parlanchín pistolero Samuel L. Jackson vuelca la mesa en Pulp Fiction sabemos que se acabaron las tonterías. Lo sabemos incluso la primera vez que vemos la película de Tarantino.

Cuando Orson Welles/Charles Foster Kane vuelca la pequeña mesa de miles de dólares muestra su impotencia a pesar de ser un tipo tan poderoso que pone y quita presidentes.

Rara es la versión cinematográfica sobre Jesús que no lo muestra tirando las mesas de los que hacen negocio con la religión. Por esto Roman Holiday escoge planos de cuatro películas sobre Jesús: Rey de Reyes (1927), Jesucristo Superstar (1973), Jesús (1999) y Jesús de Montreal (1989). La escena es llamativa: Jesús actúa como un hombre pacífico hasta que ve a los mercaderes.

El pretendiente de ‎Kate Winslet en Titanic vuelca la mesa con gran violencia. Una escena rara en las películas sobre la alta sociedad de otros tiempos. Por eso funciona: no esperamos que un tipo refinado vuelque una mesa.

Violentísimo momento en el Robert de Niro/Jake la Motta vuelca la mesa en Toro salvaje. Recordemos que Jake quiere un filete «en su punto» y lo quiere ya. Cuando la esposa se lo sirve de malos humos, Jake vuelca la mesa. Demuestra que Jake es un tipo con baja tolerancia a la frustración y que esta deriva en una violencia difícil de controlar.

En la recopilación está el capitán Garfio de Disney volcando una mesa. En las películas para niños solo los malos vuelcan las mesas. Las productoras de animación para niños no quieren que los padres se quejen porque la princesa o el animalito de turno vuelca la mesa y da mal ejemplo.

Mesas que unos vuelcan para desahogarse; otros, para hacer borrón y cuenta nueva; otros, porque son incapaces de usar las palabras; otros, para amedrentar… Aterrador y a la vez liberador, según el lado de la mesa en el que se esté. Pocas veces un objeto tan cotidiano ofrece tanta información cuando está del revés. Cuando un personaje vuelca una mesa todo lo que vendrá después será distinto. 

El videocreador Roman Holiday recopila planos de películas donde los personajes vuelcan las mesas con todo lo que hay encima.

El montaje de Roman Holiday recoge momentos grabados en la memoria del público. Villanos atacados por la ira, héroes frustrados, héroes impotentes, mujeres hartas de todo…

Aparecen los violentos chicos de La naranja mecánica desordenando la casa chic del matrimonio al que atacan con violencia. Aquí, volcar la mesa es más que volcar la mesa: es un ataque visceral a la sociedad que vive en el orden y no el caos.

Cuando el tranquilo y parlanchín pistolero Samuel L. Jackson vuelca la mesa en Pulp Fiction sabemos que se acabaron las tonterías. Lo sabemos incluso la primera vez que vemos la película de Tarantino.

Cuando Orson Welles/Charles Foster Kane vuelca la pequeña mesa de miles de dólares muestra su impotencia a pesar de ser un tipo tan poderoso que pone y quita presidentes.

Rara es la versión cinematográfica sobre Jesús que no lo muestra tirando las mesas de los que hacen negocio con la religión. Por esto Roman Holiday escoge planos de cuatro películas sobre Jesús: Rey de Reyes (1927), Jesucristo Superstar (1973), Jesús (1999) y Jesús de Montreal (1989). La escena es llamativa: Jesús actúa como un hombre pacífico hasta que ve a los mercaderes.

El pretendiente de ‎Kate Winslet en Titanic vuelca la mesa con gran violencia. Una escena rara en las películas sobre la alta sociedad de otros tiempos. Por eso funciona: no esperamos que un tipo refinado vuelque una mesa.

Violentísimo momento en el Robert de Niro/Jake la Motta vuelca la mesa en Toro salvaje. Recordemos que Jake quiere un filete «en su punto» y lo quiere ya. Cuando la esposa se lo sirve de malos humos, Jake vuelca la mesa. Demuestra que Jake es un tipo con baja tolerancia a la frustración y que esta deriva en una violencia difícil de controlar.

En la recopilación está el capitán Garfio de Disney volcando una mesa. En las películas para niños solo los malos vuelcan las mesas. Las productoras de animación para niños no quieren que los padres se quejen porque la princesa o el animalito de turno vuelca la mesa y da mal ejemplo.

Mesas que unos vuelcan para desahogarse; otros, para hacer borrón y cuenta nueva; otros, porque son incapaces de usar las palabras; otros, para amedrentar… Aterrador y a la vez liberador, según el lado de la mesa en el que se esté. Pocas veces un objeto tan cotidiano ofrece tanta información cuando está del revés. Cuando un personaje vuelca una mesa todo lo que vendrá después será distinto. 

Compártelo twitter facebook whatsapp
La historia de Samantha Hudson: del ‘Soy maricón y me encanta Jesucristo’ al biopic
Cómo reírse en la cara de Silicon Valley
El Joshua Tree de Charles Bergquist
Publicidad cabrona: Los vídeos del viernes
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies