fbpx
27 de enero 2011    /   CREATIVIDAD
por
 

Phillip Toledano, el culto a nuestro amado líder artístico

27 de enero 2011    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Hay gente que no tiene abuela. Y, en algunos casos, es una suerte. El artista londinense Phillip Toledano ha articulado su obra en torno al mesianismo y al culto desenfrenado por el elegido. El resultado es un ‘alter ego’, Kim Jong Phil, que se ha convertido en protagonista de una serie de delirantes pinturas y tres figuras de bronce.

Los cuadros retratan una sucesión típica de las escenas que todo gran líder debe protagonizar en su día a día. Por eso, no se hace extraño mirar cómo Kim Jong Phil escenifica la dominación mundial o salva a un niño de un edificio envuelto en llamas.«Como un dictador, debo vivir en un cerrado bucle de auto-desilusión, un lugar en el que mis palabras e ideas siempre suenan a a verdad, un onírico día a día de grandiosidad. Debo convencerme de que tengo algo vital que decir y creer que el mundo está esperando mi mensaje», comenta en la web de la colección.

La obra está presentada en óleos sobre lienzo con paleta y motivos inspirados en los cuadros que exaltan la figura de Kim Jong Il, el ‘amado líder’ de Corea del Norte, y tres figuras de bronce de 20 centímetros inspiradas en tres adorables dictadores.

 

 

Hay gente que no tiene abuela. Y, en algunos casos, es una suerte. El artista londinense Phillip Toledano ha articulado su obra en torno al mesianismo y al culto desenfrenado por el elegido. El resultado es un ‘alter ego’, Kim Jong Phil, que se ha convertido en protagonista de una serie de delirantes pinturas y tres figuras de bronce.

Los cuadros retratan una sucesión típica de las escenas que todo gran líder debe protagonizar en su día a día. Por eso, no se hace extraño mirar cómo Kim Jong Phil escenifica la dominación mundial o salva a un niño de un edificio envuelto en llamas.«Como un dictador, debo vivir en un cerrado bucle de auto-desilusión, un lugar en el que mis palabras e ideas siempre suenan a a verdad, un onírico día a día de grandiosidad. Debo convencerme de que tengo algo vital que decir y creer que el mundo está esperando mi mensaje», comenta en la web de la colección.

La obra está presentada en óleos sobre lienzo con paleta y motivos inspirados en los cuadros que exaltan la figura de Kim Jong Il, el ‘amado líder’ de Corea del Norte, y tres figuras de bronce de 20 centímetros inspiradas en tres adorables dictadores.

 

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Trump dona su sueldo a un campamento de verano. ¿Llevarías a tus hijos?
Los coches que sobrevuelan las ciudades fantásticas de Steve McDonald
Entre el humano, la máquina y el monstruo
‘Trópicos’: el relato de Naranjalidad sobre sentirse perdido
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *