fbpx
20 de marzo 2015    /   IDEAS
por
 

Dame dos minutos y te enseño cómo va

20 de marzo 2015    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Para difundir conocimiento, es más efectivo utilizar bala de francotirador que alguno de los cañones de Navarone. Así lo creen en Pildorea, un portal de formación en línea dirigido a la clase creativa audiovisual.
Pildorea es un repositorio de píldoras, de vídeos de menos de tres minutos de duración, que enseñan al espectador a ejecutar acciones concretas con diferentes programas de entre los más habituales entre los creativos de todo pelaje.
La cosa tiene sentido. Si hay algo más aburrido en la vida que un concierto de UB40 es aprender a utilizar un programa a lo bestia, es decir, a través de cursos interminables en los que no se dará uso a un gran porcentaje de lo que se ha aprendido.
Contenido_02 (1)
Como explica Patricia Rivera desde la propia empresa, «la idea era crear contenidos pensados para consumirse de manera independiente y resolver dudas concretas o para empaquetarse en cursos y microcursos que permitan al usuario crear diferentes itinerarios formativos».
Rivera dice que la idea ha nacido de una necesidad propia. «La mayoría del equipo de Pildorea somos freelance y lo hemos vivido en carne propia. El proyecto comenzó a fraguarse hace un año. Pildorea no quería ser un sitio donde encontrar solo tutoriales de calidad, sino una verdadera plataforma de formación digital, adaptada a las normas del mundo online y a las necesidades de la sociedad actual».

El fundador del proyecto se llama Olmo Romero. Romero es formador con más de 8 años de experiencia en edición, postproducción, fotografía y 3D y es el responsable del modelo de negocio de la startup.
Los contenidos se pueden consumir de diferentes maneras. El usuario puede comprar píldoras sueltas para necesidades concretas. Cada una de ellas cuesta 0.99€ y trata de satisfacer una necesidad muy concreta explicando una función de un programa determinado.
Pildorea ofrece también microcursos cuyos precios oscilan entre los 3.90 y 12.90€. Estos microcursos agrupan varias píldoras -entre 4 y 15- que ayudan a entender acciones más amplias en los programas. Los cursos más grandes, los que agrupan varias decenas de tutoriales, tienes precios desde 14.90€ en adelante.
Como cuenta Patricia Rivera, Pildorea ha lanzado «una versión beta con más de 200 píldoras, 22 microcursos y cuatro cursos» con contenidos que explican el funcionamientos de programas como Photoshop, After Effects, Nuke X, Illustrator o Premiere entre otros. «El modelo actual es el del pago independiente de contenido (píldoras, curso o microcuros), pero caminamos hacia un modelo de suscripción, que permita a los profesionales tener acceso ilimitado de píldoras para resolver sus dudas o crear su propio itinerario formativo para especializarse. También pondremos en marcha los bonos de píldoras, para aquellos que solo nos consulten de vez en cuando».
Además, acaban de lanzar una campaña de crowdfunding para poder hacer una mayor inversión en desarrollo tecnológico.
Contenido_01 (2)

Para difundir conocimiento, es más efectivo utilizar bala de francotirador que alguno de los cañones de Navarone. Así lo creen en Pildorea, un portal de formación en línea dirigido a la clase creativa audiovisual.
Pildorea es un repositorio de píldoras, de vídeos de menos de tres minutos de duración, que enseñan al espectador a ejecutar acciones concretas con diferentes programas de entre los más habituales entre los creativos de todo pelaje.
La cosa tiene sentido. Si hay algo más aburrido en la vida que un concierto de UB40 es aprender a utilizar un programa a lo bestia, es decir, a través de cursos interminables en los que no se dará uso a un gran porcentaje de lo que se ha aprendido.
Contenido_02 (1)
Como explica Patricia Rivera desde la propia empresa, «la idea era crear contenidos pensados para consumirse de manera independiente y resolver dudas concretas o para empaquetarse en cursos y microcursos que permitan al usuario crear diferentes itinerarios formativos».
Rivera dice que la idea ha nacido de una necesidad propia. «La mayoría del equipo de Pildorea somos freelance y lo hemos vivido en carne propia. El proyecto comenzó a fraguarse hace un año. Pildorea no quería ser un sitio donde encontrar solo tutoriales de calidad, sino una verdadera plataforma de formación digital, adaptada a las normas del mundo online y a las necesidades de la sociedad actual».

El fundador del proyecto se llama Olmo Romero. Romero es formador con más de 8 años de experiencia en edición, postproducción, fotografía y 3D y es el responsable del modelo de negocio de la startup.
Los contenidos se pueden consumir de diferentes maneras. El usuario puede comprar píldoras sueltas para necesidades concretas. Cada una de ellas cuesta 0.99€ y trata de satisfacer una necesidad muy concreta explicando una función de un programa determinado.
Pildorea ofrece también microcursos cuyos precios oscilan entre los 3.90 y 12.90€. Estos microcursos agrupan varias píldoras -entre 4 y 15- que ayudan a entender acciones más amplias en los programas. Los cursos más grandes, los que agrupan varias decenas de tutoriales, tienes precios desde 14.90€ en adelante.
Como cuenta Patricia Rivera, Pildorea ha lanzado «una versión beta con más de 200 píldoras, 22 microcursos y cuatro cursos» con contenidos que explican el funcionamientos de programas como Photoshop, After Effects, Nuke X, Illustrator o Premiere entre otros. «El modelo actual es el del pago independiente de contenido (píldoras, curso o microcuros), pero caminamos hacia un modelo de suscripción, que permita a los profesionales tener acceso ilimitado de píldoras para resolver sus dudas o crear su propio itinerario formativo para especializarse. También pondremos en marcha los bonos de píldoras, para aquellos que solo nos consulten de vez en cuando».
Además, acaban de lanzar una campaña de crowdfunding para poder hacer una mayor inversión en desarrollo tecnológico.
Contenido_01 (2)

Compártelo twitter facebook whatsapp
La creatividad, según Stephen King
The Lord of the P.I.G.S: un juego de mesa «pata negra» sobre la crisis del sur de Europa
En el Ojo Ajeno: ¡Se me escapan los caracoles!
Los chinos confunden a los españoles con ‘cowboys’
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *