fbpx
13 de noviembre 2015    /   DIGITAL
por
 

Una pulsera para dormirte escuchando el corazón de tu pareja cuando no está

13 de noviembre 2015    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Frente a los que agradecen tener la cama para ellos solos de vez en cuando están quienes lo pasan realmente mal ante las ausencias nocturnas de sus parejas. Tanto como para no poder conciliar el sueño. Una pulsera que reproduce los latidos del corazón del ‘ausente’ que encontramos en PSFK trata de paliar estos malos tragos.
El invento, que se llama Pillow Talk, tiene abierta campaña en Kickstarter. Joanna Montgomery, quien lidera el proyecto desde el estudio de diseño londinense Little Riot, explica cómo funciona: «La pulsera envía el sonido de los latidos de tu corazón en tiempo real a un altavoz que tu pareja debe poner debajo de su almohada. De esta forma, podéis permanecer en contacto de una manera íntima y especial aunque estéis a kilómetros de distancia».
fullpillow
Cada uno de los usuarios de Pillow Talk debe portar la pulsera y colocar el altavoz debajo de la almohada. Una app para smartphones se encarga de hacer el resto.
app
«Pillow Talk no es una pulsera de fitness ni para monitorizar el sueño», aclara Montgomery en la web de la campaña, donde también explica cómo Pillow Talk surgió mientras estudiaba en la facultad como un proyecto personal puesto que ella misma mantenía una relación a distancia (aunque, en su origen el dispositivo era un anillo):

 
Visto en PSFK
 

Frente a los que agradecen tener la cama para ellos solos de vez en cuando están quienes lo pasan realmente mal ante las ausencias nocturnas de sus parejas. Tanto como para no poder conciliar el sueño. Una pulsera que reproduce los latidos del corazón del ‘ausente’ que encontramos en PSFK trata de paliar estos malos tragos.
El invento, que se llama Pillow Talk, tiene abierta campaña en Kickstarter. Joanna Montgomery, quien lidera el proyecto desde el estudio de diseño londinense Little Riot, explica cómo funciona: «La pulsera envía el sonido de los latidos de tu corazón en tiempo real a un altavoz que tu pareja debe poner debajo de su almohada. De esta forma, podéis permanecer en contacto de una manera íntima y especial aunque estéis a kilómetros de distancia».
fullpillow
Cada uno de los usuarios de Pillow Talk debe portar la pulsera y colocar el altavoz debajo de la almohada. Una app para smartphones se encarga de hacer el resto.
app
«Pillow Talk no es una pulsera de fitness ni para monitorizar el sueño», aclara Montgomery en la web de la campaña, donde también explica cómo Pillow Talk surgió mientras estudiaba en la facultad como un proyecto personal puesto que ella misma mantenía una relación a distancia (aunque, en su origen el dispositivo era un anillo):

 
Visto en PSFK
 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Hemingwrite: el ordenador antidistracción
Twitter es la hemeroteca de los tontos
Uniqlo Wake Up, la app que te despierta con una pieza para piano con cielo parcialmente nublado
D'Hondt Calculator, la app que calcula el reparto de escaños
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • ¡COMO ME ENCANTARÍA! Tener con mi novia, una pulsera así… Hace poco tiempo por circunstancias ajeras a nosotros, se tuvo que mudar a otro país… A otro continente incluso. A 8,292km de distancia… Algo realmente que te pone mal. Pero eso no nos ha detenido hasta ahora. Seguimos llevando las cosas, siempre dando lo mejor de nosotros. Siempre dando lo mejor de cada uno para que le relación continué de mil y un formas. Siempre con el mismo respeto, con la misma sinceridad que nos ha caracterizado a los dos. REALMENTE NOS AMAMOS. Y la distancia no nos impide que nos amemos con toda la fuerza de nuestra alma… Que viva el amor. Saludos desde Venezuela.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies