fbpx
19 de noviembre 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

¿Pintan los androides cuadros eléctricos?

19 de noviembre 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Miden nueve centímetros de ancho por nueve de alto, son de plástico y su uso era tan común en los noventa como el de los casetes o las cintas de vídeo. La vorágine tecnológica ha relegado a los disquetes al olvido, pasando de ser el símbolo de la modernidad a una vetusta reliquia en menos de treinta años. Son basura.

descarga (4)“Creo que sería necesario cuestionar qué entendemos por basura. ¿Es algo que ya no se considera útil o es que no estamos viendo otras posibilidades?”, reflexiona Nick Gentry. Este artista inglés nunca tuvo muy claro qué es basura y qué no. A principio de su carrera abandonaba sus obras en la calle como si  fueran un montón de desperdicios. «No estaba con ninguna galería así que en lugar de dejar que mi trabajo se apilara en un rincón preferí dejarlo en las calles para que la gente se los llevara a casa» reconoce. Arte gratuito de un autor que ahora vende sus piezas hasta por 36.000 euros .»Era una forma de arte pura, no relacionado con el dinero así que era algo liberador» reflexiona echando la vista atrás. Pero Gentry no consiguió notoriedad con esta acción, se ha hecho mundialmente famoso por sus pinturas sobre disquetes.

Nació en la misma época que los discos flexibles y se rodeó de ellos en su infancia y adolescencia, pero nunca tuvo tantos como ahora. Gentry recibe donaciones de disquetes de gente que no conoce. Personas anónimas que revuelven en sus armarios y le envían sus trabajos del instituto, fotos, currículums, cuentos. Envían sus recuerdos encerrados en una lámina de plástico de nueve por nueve centímetros. Lo hacen para que Gentry cree arte con ellos. Sobre ellos.

MidnightAngel

descarga (3)

Nicholas James Gentry utiliza una tabla de madera sobre la que coloca estos pedazos de plástico hasta formar un tablero (“he cogido tanta práctica con la pistola de pegamento que podría alicatar un cuarto de baño”, comenta con sorna). Después pinta sobre ellos, como si de un lienzo se tratara. “Los disquetes son interesantes para mí, ya que representan un momento de cambio, el paso del tiempo. Me gusta utilizar los objetos que tienen una historia para poder hacer una reflexión sobre el presente”, asegura Gentry. En esta reflexión, los disquetes suponen una metáfora del ritmo desenfrenado en la vida moderna, la producción en masa y la imperante cultura del usar y tirar. Casi nada.

IMG_1989Puede que la mayoría de la gente no vea más que una ilustración estéticamente impactante sobre un material diferente al acostumbrado, pero la obra de Gentry esconde bajo una primera capa muchas lecturas. En sentido literal. “La información personal que encierra cada uno de estos disquetes está bloqueada para siempre bajo la pintura”, comenta Gentry en su libro Obsolete. “Misteriosamente, no obstante, las etiquetas pintadas a mano en cada disquete se han dejado muchas veces descubiertas, dando pistas sobre lo que yace bajo la superficie”.

También se puede hacer una lectura más metafórica de un trabajo que habla sobre la cibercultura, sobre lo efímero de los tiempos modernos y la deriva de lo material a lo intangible. En Obsolete, Gentry reflexiona sobre las personalidades abstractas que poco a poco nos estamos creando en el mundo online. “Aunque pueden crearse al detalle, no dejan de ser una representación virtual, no algo real, ni de alguna forma creado por un individuo. Las pinturas replican este proceso ya que los disquetes contienen un surtido de datos históricos, que unidos, crean una nueva personalidad”.

En ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, obra clave en la literatura de ciencia ficción, el autor Philip K. Dick habla de la prueba Voight-Kampff, un test para diferenciar a un replicante o androide de un humano. basándose en las constantes vitales y los ojos. Los ojos son una ventana al interior de las personas  y los cuadros de Gentry representan esa ventana haciendo coincidir las pupilas del retratado con el círculo del anverso del disquete, con el corazón del disco, el que mantiene unida toda la información. La ventana a los recuerdos que se esconden bajo plástico y pintura. Probablemente no pasarían la prueba Voight-Kampff, pero los cuadros de Gentry tienen mucho de humano, de quienes grabaron en su interior y de quien pinta su exterior.

descarga (2)

TheHacker

HumanNextGeneration

Stardust

descarga (5)

 

 

Fotos de Nick Gentry y Roger Fritz

Miden nueve centímetros de ancho por nueve de alto, son de plástico y su uso era tan común en los noventa como el de los casetes o las cintas de vídeo. La vorágine tecnológica ha relegado a los disquetes al olvido, pasando de ser el símbolo de la modernidad a una vetusta reliquia en menos de treinta años. Son basura.

descarga (4)“Creo que sería necesario cuestionar qué entendemos por basura. ¿Es algo que ya no se considera útil o es que no estamos viendo otras posibilidades?”, reflexiona Nick Gentry. Este artista inglés nunca tuvo muy claro qué es basura y qué no. A principio de su carrera abandonaba sus obras en la calle como si  fueran un montón de desperdicios. «No estaba con ninguna galería así que en lugar de dejar que mi trabajo se apilara en un rincón preferí dejarlo en las calles para que la gente se los llevara a casa» reconoce. Arte gratuito de un autor que ahora vende sus piezas hasta por 36.000 euros .»Era una forma de arte pura, no relacionado con el dinero así que era algo liberador» reflexiona echando la vista atrás. Pero Gentry no consiguió notoriedad con esta acción, se ha hecho mundialmente famoso por sus pinturas sobre disquetes.

Nació en la misma época que los discos flexibles y se rodeó de ellos en su infancia y adolescencia, pero nunca tuvo tantos como ahora. Gentry recibe donaciones de disquetes de gente que no conoce. Personas anónimas que revuelven en sus armarios y le envían sus trabajos del instituto, fotos, currículums, cuentos. Envían sus recuerdos encerrados en una lámina de plástico de nueve por nueve centímetros. Lo hacen para que Gentry cree arte con ellos. Sobre ellos.

MidnightAngel

descarga (3)

Nicholas James Gentry utiliza una tabla de madera sobre la que coloca estos pedazos de plástico hasta formar un tablero (“he cogido tanta práctica con la pistola de pegamento que podría alicatar un cuarto de baño”, comenta con sorna). Después pinta sobre ellos, como si de un lienzo se tratara. “Los disquetes son interesantes para mí, ya que representan un momento de cambio, el paso del tiempo. Me gusta utilizar los objetos que tienen una historia para poder hacer una reflexión sobre el presente”, asegura Gentry. En esta reflexión, los disquetes suponen una metáfora del ritmo desenfrenado en la vida moderna, la producción en masa y la imperante cultura del usar y tirar. Casi nada.

IMG_1989Puede que la mayoría de la gente no vea más que una ilustración estéticamente impactante sobre un material diferente al acostumbrado, pero la obra de Gentry esconde bajo una primera capa muchas lecturas. En sentido literal. “La información personal que encierra cada uno de estos disquetes está bloqueada para siempre bajo la pintura”, comenta Gentry en su libro Obsolete. “Misteriosamente, no obstante, las etiquetas pintadas a mano en cada disquete se han dejado muchas veces descubiertas, dando pistas sobre lo que yace bajo la superficie”.

También se puede hacer una lectura más metafórica de un trabajo que habla sobre la cibercultura, sobre lo efímero de los tiempos modernos y la deriva de lo material a lo intangible. En Obsolete, Gentry reflexiona sobre las personalidades abstractas que poco a poco nos estamos creando en el mundo online. “Aunque pueden crearse al detalle, no dejan de ser una representación virtual, no algo real, ni de alguna forma creado por un individuo. Las pinturas replican este proceso ya que los disquetes contienen un surtido de datos históricos, que unidos, crean una nueva personalidad”.

En ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, obra clave en la literatura de ciencia ficción, el autor Philip K. Dick habla de la prueba Voight-Kampff, un test para diferenciar a un replicante o androide de un humano. basándose en las constantes vitales y los ojos. Los ojos son una ventana al interior de las personas  y los cuadros de Gentry representan esa ventana haciendo coincidir las pupilas del retratado con el círculo del anverso del disquete, con el corazón del disco, el que mantiene unida toda la información. La ventana a los recuerdos que se esconden bajo plástico y pintura. Probablemente no pasarían la prueba Voight-Kampff, pero los cuadros de Gentry tienen mucho de humano, de quienes grabaron en su interior y de quien pinta su exterior.

descarga (2)

TheHacker

HumanNextGeneration

Stardust

descarga (5)

 

 

Fotos de Nick Gentry y Roger Fritz

Compártelo twitter facebook whatsapp
Punset de molde
Historias desconocidas de La Alhambra convertidas en obras de arte
Los 5 posts más vistos de la semana
Machotes en tonos pastel: el pionero del erotismo gay
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *