fbpx
5 de diciembre 2014    /   DIGITAL
por
 

Los pixelazos de Game Boy en gloriosa alta definición

5 de diciembre 2014    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La Game Boy original tenía una pantalla LCD cuadrada con una resolucion de 160 x 144 píxeles y cuatro tonos de gris. Es una máquina maravillosa y sigue teniendo muchísimo potencial para divertir (y para hacer muchísimas otras cosas), pero cuesta creer que solo han pasado 25 años desde su lanzamiento si la comparas con la tecnología actual.
hdmyboy, el invento de Zane y Joshua de Haan, no convierte la Game Boy en tecnología punta, pero sí ayuda a conciliar las nuevas pantallazas de alta definición con la vieja portátil de Nintendo. Ahora mismo están intentando recaudar 65.000 dólares en Kickstarter para empezar a producirlos y venderlos al público.
Captura de pantalla 2014-12-05 a las 0.05.58
El hdmyboy es una pieza que se monta en la Game Boy clásica, el ladrillo gris de toda la vida. Para instalarlo tienes que desarmar la máquina quitando los seis tornillos de la carcasa, colocar el hdmyboy entre las dos piezas y recolocar uno de los cables. «Encaja entre la parte frontal y la parte trasera de la consola», cuenta Zane por email, «es como un sándwich HD». Promete que solo se tarda 10 minutos en montarlo y que no daña la consola de ninguna forma.
Después de hacer esto, la consola tiene dos nuevas ranuras: una para el cable HDMI que se enchufa al televisor y otra para conectar un mando de NES, que tiene la misma configuración que el de una Game Boy (la cruceta, la A, la B y los botones Start y Select). «La Game Boy se convierte en una consola con gráficos de alta definición con la que puedes jugar en la pantalla de televisión», dice Zane. «Nuestro hardware accede a la señal digital de la Game Boy y genera una imagen de alta calidad que multiplica por 84 la cantidad de píxeles».

Joshua, el menor de los dos hermanos, es ingeniero electrónico y gestiona un hacklab en la localidad del sur de Países Bajos, donde viven. Hace un año modificó una Game Boy para enchufarla al monitor de su ordenador y para poder jugar los juegos de su infancia en una pantalla más grande.
«La Game Boy salió en Europa el 28 de septiembre de 1990, exactamente el mismo día que cumplí 11 años», cuenta Zane, «fuimos afortunados de tener una». Por aquel entonces, Josh tenía sólo cinco meses, pero Zane está «bastante seguro de que aprendió a jugar al Tetris antes de comenzar a andar».
Títulos como The Legend of Zelda: Link’s Awakening o Super Mario Land marcaron la niñez de los dos hermanos: «Nintendo ha creado algunas de las mejores consolas de la historia. Esta es nuestra contribución para que estos juegos vuelvan a la vida otros 25 años».
Durante tres meses, Zane y Joshua han trabajado en un primer prototipo en alta definición que funciona, encaja en el diseño de la consola y se monta con facilidad. «El primer modelo con gráficos de poca calidad lo montó Josh en un par de días», explica Zane, «Como queríamos una versión en alta calidad tuvimos que encargar un circuito personalizado que se fabrica en China».
Tras llegar a este punto, Joshua volvió a construir otro prototipo a mano y se centró en testear el hdmyboy y en hacerlo fácil de usar, mientras que Zane se ha ocupado de la logística, los números, el diseño y la comunicación del proyecto.
Captura de pantalla 2014-12-05 a las 0.08.06
Parte de la fabricación se lleva a cabo con una impresora 3D. «Fui madrugador al comprar una Makerbot ThingOMatic», confiesa Zane, «así que la hemos utilizado para fabricar las primeras carcasas del prototipo». En su página de Kickstarter, sin embargo, explican que quieren ofrecer una mayor calidad fabricando las piezas con la técnica del moldeo por inyección, que es mucho más precisa pero también más cara.
Explican que necesitan producir una buena cantidad de hdmyboy para mantener el precio lo más bajo posible, pero ahora mismo hay que soltar al menos 125 euros en la campaña de crowdfunding para poder comprar uno de los primeros ejemplares. Con este dinero también tienen previsto encargar parte del trabajo a terceros, mejorar el software y terminar de pulir el aparato.
Es un producto caro, pero hay que reconocer que el resultado es magnífico. Los pixelazos de la Game Boy se ven limpios y nítidos en las pantallas de alta definición, incluso mejor que en las reediciones que ha hecho Nintendo para sus últimas consolas. El hdmyboy permite mantener el formato cuadrado de la pantalla de la portátil o estirar ligeramente la imagen para adaptarla al formato panorámico y ofrece la opción de cambiar los colores de la máquina para alternar ese mítico tono verdoso de la pantalla LCD con paletas más alegres (algo que ya podía hacerse en la Game Boy Color).
Cada cinco o seis años aparece una nueva generación de videoconsolas que deja obsoleta a la anterior, pero hay algunas máquinas que se niegan a envejecer. La Game Boy es una de ellas. Es magnífica como consola, como instrumento musical y como herramienta artística. A la vieja portátil de Nintendo no le hacen falta muchos añadidos para seguir brillando pero, maldita sea, esto que le han hecho Zane y Josh está bastante bien.

La Game Boy original tenía una pantalla LCD cuadrada con una resolucion de 160 x 144 píxeles y cuatro tonos de gris. Es una máquina maravillosa y sigue teniendo muchísimo potencial para divertir (y para hacer muchísimas otras cosas), pero cuesta creer que solo han pasado 25 años desde su lanzamiento si la comparas con la tecnología actual.
hdmyboy, el invento de Zane y Joshua de Haan, no convierte la Game Boy en tecnología punta, pero sí ayuda a conciliar las nuevas pantallazas de alta definición con la vieja portátil de Nintendo. Ahora mismo están intentando recaudar 65.000 dólares en Kickstarter para empezar a producirlos y venderlos al público.
Captura de pantalla 2014-12-05 a las 0.05.58
El hdmyboy es una pieza que se monta en la Game Boy clásica, el ladrillo gris de toda la vida. Para instalarlo tienes que desarmar la máquina quitando los seis tornillos de la carcasa, colocar el hdmyboy entre las dos piezas y recolocar uno de los cables. «Encaja entre la parte frontal y la parte trasera de la consola», cuenta Zane por email, «es como un sándwich HD». Promete que solo se tarda 10 minutos en montarlo y que no daña la consola de ninguna forma.
Después de hacer esto, la consola tiene dos nuevas ranuras: una para el cable HDMI que se enchufa al televisor y otra para conectar un mando de NES, que tiene la misma configuración que el de una Game Boy (la cruceta, la A, la B y los botones Start y Select). «La Game Boy se convierte en una consola con gráficos de alta definición con la que puedes jugar en la pantalla de televisión», dice Zane. «Nuestro hardware accede a la señal digital de la Game Boy y genera una imagen de alta calidad que multiplica por 84 la cantidad de píxeles».

Joshua, el menor de los dos hermanos, es ingeniero electrónico y gestiona un hacklab en la localidad del sur de Países Bajos, donde viven. Hace un año modificó una Game Boy para enchufarla al monitor de su ordenador y para poder jugar los juegos de su infancia en una pantalla más grande.
«La Game Boy salió en Europa el 28 de septiembre de 1990, exactamente el mismo día que cumplí 11 años», cuenta Zane, «fuimos afortunados de tener una». Por aquel entonces, Josh tenía sólo cinco meses, pero Zane está «bastante seguro de que aprendió a jugar al Tetris antes de comenzar a andar».
Títulos como The Legend of Zelda: Link’s Awakening o Super Mario Land marcaron la niñez de los dos hermanos: «Nintendo ha creado algunas de las mejores consolas de la historia. Esta es nuestra contribución para que estos juegos vuelvan a la vida otros 25 años».
Durante tres meses, Zane y Joshua han trabajado en un primer prototipo en alta definición que funciona, encaja en el diseño de la consola y se monta con facilidad. «El primer modelo con gráficos de poca calidad lo montó Josh en un par de días», explica Zane, «Como queríamos una versión en alta calidad tuvimos que encargar un circuito personalizado que se fabrica en China».
Tras llegar a este punto, Joshua volvió a construir otro prototipo a mano y se centró en testear el hdmyboy y en hacerlo fácil de usar, mientras que Zane se ha ocupado de la logística, los números, el diseño y la comunicación del proyecto.
Captura de pantalla 2014-12-05 a las 0.08.06
Parte de la fabricación se lleva a cabo con una impresora 3D. «Fui madrugador al comprar una Makerbot ThingOMatic», confiesa Zane, «así que la hemos utilizado para fabricar las primeras carcasas del prototipo». En su página de Kickstarter, sin embargo, explican que quieren ofrecer una mayor calidad fabricando las piezas con la técnica del moldeo por inyección, que es mucho más precisa pero también más cara.
Explican que necesitan producir una buena cantidad de hdmyboy para mantener el precio lo más bajo posible, pero ahora mismo hay que soltar al menos 125 euros en la campaña de crowdfunding para poder comprar uno de los primeros ejemplares. Con este dinero también tienen previsto encargar parte del trabajo a terceros, mejorar el software y terminar de pulir el aparato.
Es un producto caro, pero hay que reconocer que el resultado es magnífico. Los pixelazos de la Game Boy se ven limpios y nítidos en las pantallas de alta definición, incluso mejor que en las reediciones que ha hecho Nintendo para sus últimas consolas. El hdmyboy permite mantener el formato cuadrado de la pantalla de la portátil o estirar ligeramente la imagen para adaptarla al formato panorámico y ofrece la opción de cambiar los colores de la máquina para alternar ese mítico tono verdoso de la pantalla LCD con paletas más alegres (algo que ya podía hacerse en la Game Boy Color).
Cada cinco o seis años aparece una nueva generación de videoconsolas que deja obsoleta a la anterior, pero hay algunas máquinas que se niegan a envejecer. La Game Boy es una de ellas. Es magnífica como consola, como instrumento musical y como herramienta artística. A la vieja portátil de Nintendo no le hacen falta muchos añadidos para seguir brillando pero, maldita sea, esto que le han hecho Zane y Josh está bastante bien.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Adidas tunea el cuento de Navidad de Dickens
El periodismo en la era WhatsApp (inventado como si el papel no hubiera existido nunca)
El fin de Nikodemo y el futuro del mundo audiovisual online en España
Cómo hacer una campaña de éxito en Kickstarter
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • No me cabe en la cabeza que alguien esté dispuesto a pagar 125€ por ese aparato cuando además necesitas, la consola y juegos, si con ese dinero te puedes montar un emulador de todas las consolas hasta playstation con una raspberry pi.
    Lo de hd no sé como se verá, pero lo de ‘miles de paletas de colores’ es tan timo como lo fue en super game boy

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *