fbpx
1 de diciembre 2015    /   IDEAS
por
 

¿Son coherentes los discursos de los partidos con sus programas electorales?

1 de diciembre 2015    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Cuando los partidos políticos olvidaron que los programas electorales eran el contrato que suscribían con la sociedad, fue la misma sociedad la que olvidó que esos programas existían. Entonces ocurrió que los ciudadanos obviaron lo de exigir la rendición de cuentas a los dirigentes y la democracia murió un poco por dentro.
La consecuencia primera, o fue tal vez la causa del problemas, es que los votantes acudían a las urnas como el que acude al Bernabeu: con la bufanda de sus colores y sin importar si el equipo jugaba bien, jugaba mal o si los cauces del juegos transcurrían por vericuetos legales y deportivos. Se militaba y punto.
Lo que pasa, sin embargo, es que a votar se ha de ir leído, con los deberes hechos y con las propuestas básicas de cada opción política estudiada y aprendida. No es un derecho de los ciudadanos. Es una obligación cívica hacer que parezca que no importa todo un pepino. Polétika se ha encargado de hacer que eso sea algo más sencillo con un exhaustivo trabajo de escrutinio de las propuestas de los mayores partidos.
noviembre
Polétika, como ya contamos en Yorokobu hace algunos meses, es una herramienta digital avalada por unas 500 organizaciones de la sociedad civil que se encarga de analizar los discursos de los líderes de PSOE, PP, Ciudadanos, Podemos, IU (ahora Unidad Popular) y UPyD desde hace siete meses. Como explicaba Lara Contreras, responsable de incidencia política de OXFAM Intermón, en rueda de prensa esta mañana, la vigilancia se ha centrado en «temáticas que tienen que ver con ciertos indicadores sociales como la educación, sanidad, fiscalidad, protección social, desarrollo, conflictos internacionales, políticas de infancia, cambio climático, salarios, participación ciudadana y transparencia».
Ahora, a tres semanas de las elecciones, ya están todos los programas electorales sobre la mesa salvo el del Partido Popular, que no se dejó ver hasta ayer. Polétika ha podido reflejar la coherencia (o la ausencia de la misma) entre el discurso de los líderes de cada partido y el reflejo que éste ha tenido finalmente en los respectivos programas.
Javier Pérez, director de CIECODE, ha explicado que Polétika ha analizado unas mil declaraciones desde el pasado 8 de mayo. «Este trabajo permite contrastar el discurso de los líderes, lo que llega de forma natural al ciudadano a través de los medios de comunicación, con lo que finalmente se plasma en los programas electorales». Toca ahora presentar las notas al examen.
[URIS id=164848]
Lara Contreras contaba que, aunque «no es serio que muchos partidos hayan tardado tanto en presentar los programas, de lo que más se ha hablado es de todo lo que tiene que ver con políticas sociales. Por el contrario, lo que queda menos recogido en esos programas es todo lo que tiene que ver con la política exterior». Además, los responsables del proyecto han dicho que ha habido contradicciones en el discurso y puntos diferentes entre programa y declaraciones anteriores.
Pérez, sin embargo, valora positivamente las propuestas de los partidos, «quizás no en términos absolutos sino comparativos con el escenario del que venimos». Además, celebra que los programas electorales, en términos generales, son mejores para la pobreza y la desigualdad que las declaraciones que han ido haciendo los líderes en los últimos meses.
El director de CIECODE ha echado en falta algunas cosas. Los asuntos medioambientales reclamados en Polétika por Nuevo Modelo Energético, a pesar de estar en plena Cumbre del Clima 2015, «son una grandísima ausencia en los programas de los partidos que, además, tienen muy poca concreción en las medidas. En UPyD ni siquiera está mencionado».
En cuanto a la fiscalización de la gestión gubernamental, Pérez lamenta «la ausencia de medidas y herramientas para rendición de cuentas ante la ciudadanía».
Lo que queda a partir del 20 de diciembre es ver si esos programas electorales se convierten en papel mojado cuando el viento sople en contra. La obligación de los partidos es cumplir sus promesas, pero ha de ser la ciudadanía la que exija aquello que se le ha prometido.
[URIS id=164856]
El análisis completo, que es amplísimo, se puede encontrar en este enlace de Intermón Oxfam.

Cuando los partidos políticos olvidaron que los programas electorales eran el contrato que suscribían con la sociedad, fue la misma sociedad la que olvidó que esos programas existían. Entonces ocurrió que los ciudadanos obviaron lo de exigir la rendición de cuentas a los dirigentes y la democracia murió un poco por dentro.
La consecuencia primera, o fue tal vez la causa del problemas, es que los votantes acudían a las urnas como el que acude al Bernabeu: con la bufanda de sus colores y sin importar si el equipo jugaba bien, jugaba mal o si los cauces del juegos transcurrían por vericuetos legales y deportivos. Se militaba y punto.
Lo que pasa, sin embargo, es que a votar se ha de ir leído, con los deberes hechos y con las propuestas básicas de cada opción política estudiada y aprendida. No es un derecho de los ciudadanos. Es una obligación cívica hacer que parezca que no importa todo un pepino. Polétika se ha encargado de hacer que eso sea algo más sencillo con un exhaustivo trabajo de escrutinio de las propuestas de los mayores partidos.
noviembre
Polétika, como ya contamos en Yorokobu hace algunos meses, es una herramienta digital avalada por unas 500 organizaciones de la sociedad civil que se encarga de analizar los discursos de los líderes de PSOE, PP, Ciudadanos, Podemos, IU (ahora Unidad Popular) y UPyD desde hace siete meses. Como explicaba Lara Contreras, responsable de incidencia política de OXFAM Intermón, en rueda de prensa esta mañana, la vigilancia se ha centrado en «temáticas que tienen que ver con ciertos indicadores sociales como la educación, sanidad, fiscalidad, protección social, desarrollo, conflictos internacionales, políticas de infancia, cambio climático, salarios, participación ciudadana y transparencia».
Ahora, a tres semanas de las elecciones, ya están todos los programas electorales sobre la mesa salvo el del Partido Popular, que no se dejó ver hasta ayer. Polétika ha podido reflejar la coherencia (o la ausencia de la misma) entre el discurso de los líderes de cada partido y el reflejo que éste ha tenido finalmente en los respectivos programas.
Javier Pérez, director de CIECODE, ha explicado que Polétika ha analizado unas mil declaraciones desde el pasado 8 de mayo. «Este trabajo permite contrastar el discurso de los líderes, lo que llega de forma natural al ciudadano a través de los medios de comunicación, con lo que finalmente se plasma en los programas electorales». Toca ahora presentar las notas al examen.
[URIS id=164848]
Lara Contreras contaba que, aunque «no es serio que muchos partidos hayan tardado tanto en presentar los programas, de lo que más se ha hablado es de todo lo que tiene que ver con políticas sociales. Por el contrario, lo que queda menos recogido en esos programas es todo lo que tiene que ver con la política exterior». Además, los responsables del proyecto han dicho que ha habido contradicciones en el discurso y puntos diferentes entre programa y declaraciones anteriores.
Pérez, sin embargo, valora positivamente las propuestas de los partidos, «quizás no en términos absolutos sino comparativos con el escenario del que venimos». Además, celebra que los programas electorales, en términos generales, son mejores para la pobreza y la desigualdad que las declaraciones que han ido haciendo los líderes en los últimos meses.
El director de CIECODE ha echado en falta algunas cosas. Los asuntos medioambientales reclamados en Polétika por Nuevo Modelo Energético, a pesar de estar en plena Cumbre del Clima 2015, «son una grandísima ausencia en los programas de los partidos que, además, tienen muy poca concreción en las medidas. En UPyD ni siquiera está mencionado».
En cuanto a la fiscalización de la gestión gubernamental, Pérez lamenta «la ausencia de medidas y herramientas para rendición de cuentas ante la ciudadanía».
Lo que queda a partir del 20 de diciembre es ver si esos programas electorales se convierten en papel mojado cuando el viento sople en contra. La obligación de los partidos es cumplir sus promesas, pero ha de ser la ciudadanía la que exija aquello que se le ha prometido.
[URIS id=164856]
El análisis completo, que es amplísimo, se puede encontrar en este enlace de Intermón Oxfam.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Semen de verano
El siglo XIX visto desde Google Street View
‘Uberizar’: tan poderosas son las multinacionales que se convierten en verbos
Tú también puedes tener una memoria prodigiosa
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies